¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

18°
22 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Absuelven a un joven que estuvo casi dos años preso por un asalto que no cometió

El robo sucedió en septiembre, en San Luis. "Este sumario fue totalmente deficiente, con una investigación mediocre, pobre, que ha llevado a Selada a un proceso judicial solamente por haber transitado causas con anterioridad", sentenció la fiscal. 

Martes, 25 de julio de 2023 16:07

Un hombre que estuvo preso 1 años y 8 meses tras ser detenido por un asalto en una farmacia de la ciudad de San Luis, en septiembre del 2021, fue absuelto y se ordenó su inmediata libertad en un juicio oral, luego de que la fiscalía y el defensor oficial coincidieran en que la investigación policial "fue mediocre y pobre" y que solo se lo acusó al imputado porque tenía antecedentes.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Un hombre que estuvo preso 1 años y 8 meses tras ser detenido por un asalto en una farmacia de la ciudad de San Luis, en septiembre del 2021, fue absuelto y se ordenó su inmediata libertad en un juicio oral, luego de que la fiscalía y el defensor oficial coincidieran en que la investigación policial "fue mediocre y pobre" y que solo se lo acusó al imputado porque tenía antecedentes.

Se trata de Lautaro Selada, quien permanecía detenido desde noviembre del 2021 y hoy fue liberado por decisión de la jueza Adriana Lucero Alfonso por el beneficio de la duda y por ausencia de acusación fiscal.

"Hace meses que espero el debate para demostrar mi inocencia, que haya hecho mal las cosas una vez no significa que sea culpable de todo, me perdí el nacimiento de mi primer hijo por estar preso y solo quiero volver a mi casa para estar con él", dijo Selada en la última audiencia del juicio en su contra antes de ser liberado.

El hecho ocurrió el 17 de septiembre del 2021 cerca de las 19.30 en la Farmacia Franzi, en la manzana 266 del barrio 116 Viviendas de esta capital, cuando un joven delgado, con barbijo y gorra roja ingresó simulando ser un cliente, sacó un arma para exigirle a la dueña del local y a una cliente, dinero y sus objetos personales, y huyó.

Efectivos de la comisaría 39a de San Luis utilizaron imágenes de las cámaras de seguridad de la farmacia para identificar al sospechoso y solicitó colaboración al personal de la Brigada de la Unidad Regional I, que elaboró un informe basado en análisis de imágenes de redes sociales, en el que señalaban a Selada, que ya había tenido una condena por otro delito contra la propiedad.

Cerca de un mes después del robo, la Policía pidió una orden de allanamiento, que se concretó el 11 de noviembre, en la casa familiar de los Selada en el barrio Amppya, donde secuestraron, debajo de un colchón, un arma negra tipo revólver, una gorra, un pantalón, un par de zapatillas y tres tickets de cobro expedidos por la máquina de la Farmacia Franzi.

Con esos elemento se procesó al joven con prisión preventiva por el delito de "Robo calificado por el uso de un arma de fuego", confirmaron las fuentes judiciales.

Ayer, durante el juicio oral, la fiscal Virginia Palacios y el defensor oficial Esteban Sala sostuvieron que esa identificación se realizó sin trabajo de calle por parte de los investigadores y que solo se limitó a comparar un buzo y una gorra que vestía el delincuente con imágenes publicadas por el imputado en Facebook.

"Este sumario fue totalmente deficiente, con una investigación mediocre, pobre, que ha llevado a Selada a un proceso judicial solamente por haber transitado causas con anterioridad", sentenció la fiscal, quien además cuestionó los tickets hallados en su vivienda, preguntándose si "¿no sería una torpeza llevarse tres tickets sin utilidad?" y dijo que su hallazgo entra "en el plano de la incertidumbre".

Por su parte, el abogado defensor del imputado, Esteban Salas, se preguntó "¿Con qué motivo una persona se llevaría y conservaría esos tickets hasta dos meses después de cometido el hecho? El personal policial insulta nuestra inteligencia si piensa que podíamos creer que esto fue así", apuntó.

Finalmente, argumentó que su cliente posee tatuajes en ambas manos desde 2015 y que en las imágenes de los videos de seguridad en la que se ve la mano derecha del asaltante, no hay tatuaje alguno.

Por todo lo expuesto, Palacios dijo que le era imposible sostener la acusación fiscal y pidió que el joven fuera absuelto y tras un cuarto intermedio, la jueza Adriana Lucero Alfonso lo absolvió.

Temas de la nota