¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

21°
24 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

El jujeño que asa carne argentina en Milazzo, Italia

Con 26 años, Manuel Rivas Serra se desempeña como cocinero en la parrillada "Terra Pampa" de la localidad siciliana.
Domingo, 13 de agosto de 2023 00:36

Desde que era niño, siempre tuvo ganas de conocer las playas de Italia. Es que sabía que iba a disfrutarlas algún día. Y ese momento llegó, cuando a fines del año pasado, Manuel Rivas Serra decidió que su tiempo para concretarlo era ya. Este joven de 26 años que es abogado de profesión pero cocinero por vocación, le hizo frente a la incertidumbre de no saber qué le depararía y aceleró su predisposición a la aventura.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Desde que era niño, siempre tuvo ganas de conocer las playas de Italia. Es que sabía que iba a disfrutarlas algún día. Y ese momento llegó, cuando a fines del año pasado, Manuel Rivas Serra decidió que su tiempo para concretarlo era ya. Este joven de 26 años que es abogado de profesión pero cocinero por vocación, le hizo frente a la incertidumbre de no saber qué le depararía y aceleró su predisposición a la aventura.

"En aquél momento Andorra estaba muy promocionada en cuanto a viajes para los turistas del mundo y eso terminó por decidirme a partir", destacó Manuel Rivas Serra. El jujeño -que estudió en el colegio "Martín Pescador"- llegó al viejo continente y trabajó primero cinco meses para probar suerte. "Al principio vivía con siete personas más, me reconfortaba saber que al estar afuera tenía estabilidad y seguridad. Económicamente es increíble, por ejemplo, las zapatillas, cuando en Argentina las comprás con el sueldo de un mes, aquí con trabajar un día ya lo podés hacer", detalló Rivas Sierra quien no dudó en asumir este desafío personal como de autoconocimiento para alcanzar la plenitud.

AMOR DE HERMANOS | JUNTO A CANDELARIA EN EL TARTER, ANDORRA.

"Mi primer trabajo fue en una casa de comida marroquí trabajé 12 horas primero y 14 horas después. No me pagaron. Las cosas no prosperaron y me fui a otro restaurant", contó este jujeño que llegó en pleno invierno, estación que le permitió descubrir lugares montañosos y centros de esquí. Allí, una de las ciudades que visitó fue Encamp cuyos paisajes "son una locura", como lo remarcó.

Como su hermana Candelaria estaba viviendo en Sicilia, él volvió a creer en un cambio a mejor. Y así fue. Así que comenzó a trabajar en una parrilla argentina denominada "Terra Pampa". Todo traslado implica empezar de cero. A pesar de estar lejos, Manuel Rivas se sintió cerca de sus afectos gracias a los sabores en carnes y empanadas. "El primer día que llegué, sentí la piel de pollo al ver la cocina porque es mi pasión. Al entrar a un lugar nuevo estaba motivado a mil. Pasé de un frío jodido de Andorra a días más cálidos en Milazzo, al frente a una parrilla argentina que como sea me dio confianza para poder empezar con el pie derecho", indicó.

PILARES FUNDAMENTALES | SUS PADRES Y UN APOYO INCONDICIONAL PARA SU VIAJE.

El joven que se formó en derecho en la Universidad Nacional de Córdoba, hoy es un apasionado cocinero que trabaja medio turno de 10 a 16 y que aplica su dedicación en preparaciones con cortes de carnes argentinas y empanadas. "Si bien 'Terra Pampa' tiene comidas saladas como especialidades en pastas y panino; también se hacen postres y yo estoy explorándolos, aunque no estaba acostumbrado a hacerlo, hoy preparo alfajores tipo marplatenses con tapitas unidas con dulce de leche y baño de chocolate", aseguró Rivas Serra quien además sazona carne argentina y empanadas de estilo casero.

Que un jujeño se ocupe de mostrar la cultura gastronómica argentina al mundo, es una acción que reconoce con orgullo.

EN LA COCINA DE “TERRA PAMPA”

"El restaurante queda en Milazzo, una ciudad en Sicilia, está cerca de las costas", aseguró este viajero que tiene como proyecto tener su propio restaurant. "Cuando salgo voy a la playa, salgo a correr y a despejar la cabeza. Es bueno hacerse un tiempo para uno", dijo Rivas Serra que ya conoce Palermo, Mongiobe y el sur de Sicilia. Esta semana el plan es seguir viajando.

El próximo destino es Israel y es muy posible que a fin de mes, la ciudad a visitar sea Milán. Con respecto al idioma, no hubo mayores inconvenientes para este joven que había estudiado antes de concretar la travesía, pero que aprendió más del diálogo cotidiano con compañeros y clientes. "Me tocó trabajar como mozo y es toda una experiencia hablar con el cliente, pero no fue una barrera", explicó Manuel motivando a los futuros viajeros que se animen a vivir experiencias nuevas porque la vida es tan corta, que es necesario hacer lo que a uno verdaderamente le apasiona.

ITALIA PARADISÍACA | EL JOVEN DE PASEO POR LAS COSTAS DE MONGIOVE EN SICILIA.

Extrañar a su familia y amigos, lo moviliza como así también el pensamiento de querer que el país -a nivel económico- esté mejor. "La movida de argentinos es muy grande en cualquier parte del mundo. A dónde vayas, te sentís como en casa, la Argentina es una linda cultura que al mundo le genera de todo", aseguró este fanático "xeneize" y de la selección nacional de fútbol, equipo con el que vivió una "pasión hermosa" al celebrar el campeonato mundial en Andorra, país al que llegó gracias a su mérito personal pero -sobre todo- con el apoyo incondicional de sus padres.