¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

26°
22 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Tus pensamientos construyen tu vida, elígelos bien. . .

Lunes, 26 de febrero de 2024 08:11

Conocemos la naturaleza y calidad de nuestros pensamientos a partir de sentimientos elaborados en el sistema límbico, luego lo racional. Este espacio encuentra su origen en el lóbulo frontal, complejo esotérico que identifica y da sustento al ser humano en cuanto a su proceso de descubrimiento, aprendizaje y reconocimiento. íDestacada actividad del yo!

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Conocemos la naturaleza y calidad de nuestros pensamientos a partir de sentimientos elaborados en el sistema límbico, luego lo racional. Este espacio encuentra su origen en el lóbulo frontal, complejo esotérico que identifica y da sustento al ser humano en cuanto a su proceso de descubrimiento, aprendizaje y reconocimiento. íDestacada actividad del yo!

Desde el pensamiento, el mundo personal, en ocasiones el universo, es administrado y proyectado en el tiempo y espacio hacía la historia; sin medida ni fronteras. Todo pasa por él, más allá de transitar las estructuras de "ser consciente". El pensamiento, entre un sinnúmero de características destacadas, se distingue por su origen o nacimiento. A partir de ese instante marca su total soberanía porque ya no pertenece al mentor, tiene una particular vinculación, pero, con vida propia, sin poder decir sea totalmente independiente.

La censura es difícil de aplicar en su matriz original, más allá que esté signada con frecuencia de una corta existencia. Sin calificar su contenido, posee autonomía llevando la intención o mensaje al cosmos de donde no regresa, salvo su propósito o consecuencia.

Hoy aseguramos conocer el área cerebral donde fue elaborado, y el posterior análisis del que será objeto, pero eso en nada modifica la consideración arriba señalada.

Ocupó y puede seguir ocupando un tiempo y espacio, ísin dudas!, y en ese gesto se vuelve un hecho irrefutable. No obstante conocer su origen biológico, no es tan fácil en general gobernarlo, detalle que a diario reivindica en su autoconstrucción, demostrando en ese acto pertenecer en un comienzo más a los sentimientos que a la razón.

Se me ocurre compararlo a un potro salvaje que sale a batallar su motivo aferrado al instinto. En ocasiones y cuando el pensamiento es reiterado o prolongado, surge su análisis o "contra" pensamiento que tiende a corregirlo o aseverarlo. Pero de todas maneras ya fue puesto en la escena mental, y a veces en las calles del mundo. El resto solo tendrá carácter calificativo y viabilidad; análisis que no hace más que reafirmar su trascendental existencia.

El pensamiento da evidencia, vida, y habla de una personalidad, también datos no menores de su espíritu y estado de ánimo.

Tiene como particularidad manifestarse de muchas maneras, puede hacerlo con palabras, miradas, gestos, actitudes. Es decir, su expresión casi no conoce límites. Lleva con frecuencia su propósito u obstinación aun ante la adversidad y poca lógica, a extremos, debido a que la "imaginación" está en la base del pensamiento; como un espejo. Su agraciada presencia, como savia luminosa, eleva al artista o al poeta a crear otros mundos posibles. También sustenta los sueños. Puede estar al margen de la realidad, y en ocasiones constituir una patología; como ocurre en la esquizofrenia, pero nunca deja de ser un pensamiento.

Su existencia es fundamental en la vida, espacio desde donde se construyen los más bellos castillos o universos anhelados. También ser su irresoluto cautivo.

Desde el pensamiento, el razonamiento encuentra su fuente y fuerte nutricional para el análisis. Es como la forma o idioma que usa el razonamiento para comprenderse y hacerse comprender. Sin él no lograría encontrar el comienzo o porque de fenómenos, hechos, causa o efecto realizado o a realizar.

Como vemos, ya podemos comenzar a decir que sin él no existimos. "Somos lo que pensamos", aunque sería conveniente comenzar a "pensar más lo que somos". Nos daría un plus o seguro sobre huellas con frecuencia difusas, no muy claras; no es dato menor en una selva peligrosa e inclemente.

Siempre atentos sobre los desaconsejables pensamientos, estos malvados tienden a torcer la sana existencia, constituyen un importante capítulo a tener en cuenta, estar atento en su espacio, tiempo y consideración; descuidarlos lleva a su desnaturalización, corrupción, incluso a la destrucción de sí mismo y el mundo que le rodea.

Por eso es tan importante y en la medida que crecemos mucho más, porque puede hacernos profundamente más humanos. Un anónimo rescata exactamente lo que pretende este artículo... "Tus pensamientos construyen tu vida, elígelos bien...".

 

Temas de la nota