¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

18°
18 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

María, Gabriel y Luis no aparecen en San Pedro

La búsqueda fue intensa, incluso, con el aporte de unidades especiales y canes entrenados. El pedido de las tres familias es que la búsqueda continúe, que no se cierre el caso.

Miércoles, 28 de febrero de 2024 01:00
DESAPARECIDOS | MARÍA ANGÉLICA RODRÍGUEZ, GABRIEL CHÁVEZ Y LUIS GORDILLO.

NORA RUIZ

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

NORA RUIZ

Desde abril del 2021 a noviembre del 2023, se registraron en la ciudad de San Pedro de Jujuy tres denuncias por búsqueda de persona, de tres adultos mayores, uno de ellos con retraso madurativo y los dos restantes con demencia senil y principio de Alzheimer. Es necesario aclarar que hubo numerosas denuncias por personas que se ausentaron de sus domicilios pero, particularmente, estas tres que se mencionan tienen un común denominador: las tres continúan desaparecidas hasta la fecha.

Ana María Rodríguez (65), conocida como "Centavito", quien reside en barrio Las Maderas, el docente jubilado Luis Gordillo (76), quien fija domicilio en las 137 Viviendas del barrio Santa Rosa de Lima, pero desapareció desde una plazoleta en el barrio Antonio Bernacchi, que colinda con la casa de su hermana, a donde había llegado a compartir el almuerzo, y el abuelo Gabriel Chávez, quien vive en el barrio Ejército del Norte, donde está a cargo de una nieta.

Hasta para la policía es todo un misterio la desaparición de los tres adultos mayores, todos ellos conocidos en el seno de la comunidad sampedreña, porque pese a la intensa búsqueda y rastrillajes realizados, no fueron localizados y tampoco hallaron restos óseos.

Muchos vecinos coincidieron al reflexionar que "no pueden haber desaparecido como si se los hubiese tragado la tierra, son personas mayores y no pueden haberse alejado tanto de la ciudad". Desde la fuerza policial, se convocó a todas las seccionales, unidades especiales, incluso con profesionales en búsqueda de personas que llegaron desde la capital provincial y canes debidamente entrenados para estos casos, pero todas las búsquedas no tuvieron el resultado esperado.

Familiares se preguntaron cómo es que nadie pueda haberlos visto caminar por las calles, "aquí todos nos conocemos, no se puede creer que nadie los viera en alguna calle o en algún barrio", sostuvieron.

Lo cierto es que pese a todos los esfuerzos y medidas judiciales realizadas en pos de encontrarlos, el gran interrogante ¿qué pasó con los abuelos? continúa hoy sin respuesta.

María Angélica Rodríguez

Corría la jornada del 12 de abril de 2021, cuando familiares de María Angélica Rodríguez, al observar que la reja ubicada en la puerta de ingreso a la vivienda estaba abierta, advirtieron que la abuela, conocida por la comunidad vecinal con el apodo de "Centavito", no estaba en el interior, por lo que de inmediato salieron a buscarla, radicando la denuncia en la Seccional 48º de barrio Patricios.

La abuela "Centavito" padece retraso madurativo y solía salir a pedir por las calles, para no tenerla encerrada y sin que pudiese ver a la gente, algo que a ella le gustaba mucho, familiares hicieron colocar una puerta reja y por allí solía asomarse a saludar a la gente y pedir moneditas, hojitas de coca o cualquier otra cosa. Todos al pasar le regalaban algo. Pero ese día, alguien olvidó la puerta abierta, la abuela salió y hasta el momento no regresó, continúa desaparecida.

Luis Gordillo, docente jubilado y pastor evangélico

Transcurría el horario de la siesta del 9 de octubre de 2022. Horas antes, Luis Gordillo, docente jubilado, pastor evangélico y gran luchador por la defensa de los derechos de los maestros, había llegado a la casa de su hermana Amelia, ubicada en barrio Bernacchi. Juntos compartieron el almuerzo, luego, se sentó en un tronco que adorna el jardín de la casa y posteriormente, cuando salió su hermana, se fue a sentar en un banco ubicado a tres metros de la casa. Después, se trasladó a otro banco para poder ver pasar a la gente por la avenida.

"Volví a casa a buscar la llave para irme con él y cuando regresé ya no estaba. Mi hermano no estaba en ese banco y no volví a verlo nunca más. Es una persona muy conocida acá en San Pedro, muy querida. Por eso nadie puede entender cómo una persona puede desaparecer a plena luz del día y que no se sepa absolutamente nada. No se puede entender que nadie lo haya visto. Que nadie sepa para dónde fue, que no lo vieran caminando, no saben nada. Para mí es una desaparición muy extraña, no se lo puede haber tragado la tierra", relató en una oportunidad Amelia Gordillo.

Durante un tiempo, la casa fue invadida por integrantes de organismos y personal policial, todos colaboraron en la búsqueda, pero hasta el momento no fue encontrado.

Gabriel Chávez

Corría la tarde del 30 de noviembre, cuando una vecina identificada como Belén Chávez acudió a la Seccional 52º del barrio La Merced para denunciar la desaparición de su abuelo Gabriel Chávez (86).

La mujer estaba a cargo a su abuelo, quien tenía principio de Alzheimer. Al regresar de su trabajo a las 18, Belén llamó a su abuelo y se preocupó al ver que no estaba en el interior de la vivienda. Al consultarle a su pareja dónde estaba el abuelo, le respondió que había salido a las 15 a caminar y aún no había regresado. Al salir a preguntar a los vecinos y no recibir respuesta, la mujer se dirigió a la dependencia policial y radicó la correspondiente denuncia.

Como en los casos anteriores, se activó de inmediato el protocolo de búsqueda, se convocó a las unidades especiales de búsqueda de personas, Caballería, Infantería, División canes, se realizaron rastrillajes en barrios, canales de riego, cañaverales, incluso alguien sostuvo que había visto al abuelo caminar hacia Las Pichanas, un lugar ubicado detrás del predio de Caballería. Hasta allí se dirigieron los efectivos, monte adentro. La búsqueda se extendió, sin resultado positivo; hasta el momento no fue encontrado, tampoco se hallaron restos óseos.

El pedido de las tres familias es que la búsqueda continúe, que no se cierre el caso, describiendo la gran angustia que significa el hecho de no saber qué es lo que pasó con cada uno de ellos.