¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

17°
16 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Ciencia determina los peligros para la salud mental con los Ghostbots de IA para chatear con muertos

La IA de los Ghostbots que nos permiten chatear con gente que ha fallecido puede representar un problema para nuestra salud mental. 

Lunes, 01 de abril de 2024 16:43

Antes del reciente boom de los sistemas de Inteligencia Artificial (IA) como ChatGPT no existían términos ni servicios que ahora se han convertido en un elemento habitual de nuestra vida diaria en la red, como sucede con los Ghostbosts, avatares digitales potenciados por esta tecnología que nos permiten tener una conversación en formato de chat con personas que ya han muerto.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Antes del reciente boom de los sistemas de Inteligencia Artificial (IA) como ChatGPT no existían términos ni servicios que ahora se han convertido en un elemento habitual de nuestra vida diaria en la red, como sucede con los Ghostbosts, avatares digitales potenciados por esta tecnología que nos permiten tener una conversación en formato de chat con personas que ya han muerto.

El proceso es relativamente simple. Una Inteligencia Artificial, como la del sitio Character AI es alimentada con un set completo de mensajes de texto, declaraciones, audios, documentos y toda clase de materiales autoría de la persona que ya no está con nosotros y a partir de ahí se crea un clon digital impulsado por IA que es capaz de responder en un chat como si la persona estuviera todavía entre nosotros.

Sin embargo hay un pequeño gran detalle que al parecer colectivamente como humanidad jamás pensamos antes de impulsar esta clase de proyectos que casi se acercan a un experiencia paranormal: Qué sucede con nuestra salud mental al interactuar mediante ghostbots con alguien que ya dejó este plano de existencia.

Los riesgos innegable para la salud mental usando ghostbots potenciados por IA
Desde Science Alert se ha publicado un artículo muy interesante, redactado por Nigel Mulligan, Profesor Asistente de Psicoterapia, Escuela de Enfermería, Psicoterapia y Salud Comunitaria, por la Universidad de la Ciudad de Dublín, en donde analiza el actual fenómeno de los Ghostbots y el impacto emocional que puede causar a la personas la posibilidad de interactuar con personas que ya han partido, particularmente cuando se trata de seres amados.

La tecnología avanza a pasos agigantados, y con ella se incrementan las posibilidades de interactuar con los que ya no están presentes. Estos avatares virtuales que recrean a nuestros seres queridos fallecidos son el máximo ejemplo de ello. Y si bien la idea puede parecer atractiva para quienes buscan consuelo en el duelo, los expertos ahora advierten sobre los posibles riesgos para la salud mental que esta tecnología podría traer consigo.

En su ensayo Mulligan parte de la anécdota de cómo para el cumpleaños número 40 de Kim Kardashian, su entonces esposo Kanye West le regaló un holograma de su padre fallecido, Robert Kardashian. La reacción de Kim fue de sorpresa y alegría inicialmente, para luego dar paso a una reacción emocional intensa, lo que nos lleva a preguntarnos si ver y hablar con un ser querido que ya no está entre nosotros puede ser una ayuda o un obstáculo en el proceso de duelo.

A Mulligan en particular le preocupan los efectos de los ghostbots en la salud mental de las personas que los usan. Ya que desde su perspectiva resucitar a un ser querido como avatar podría causar más daño que bien, perpetuando la confusión, el estrés, la depresión, la paranoia e incluso detonando episodios de psicosis que volverían mucho más complicado avanzar por las etapas del duelo.

Es más sano no depender de la IA ni los Ghostbots para avanzar por un duelo
El duelo es un proceso natural que lleva tiempo y que no debe ser acelerado artificialmente, utilizar una IA como complemento a través de estos chatbots puede ser una herramienta peligrosa que incluso, según algunos casos documentados, podría crear una dependencia emocional a esa tecnología.

En conclusión podríamos afirmar que no siempre es la mejor solución para nuestras necesidades emocionales el depender de la Inteligencia Artificial.

El duelo idealmente debe ser vivido con el apoyo de seres queridos y profesionales de la salud mental, si bien los ghostbots pueden ser una herramienta útil en algunos casos.

Aunque al final la balances y cuidados con su uso deben ser muy balanceados.