El líder del grupo radical Estado Islámico (EI), Abu Bakr al Baghdadi, pidió ayer a sus combatientes que no se rindan durante la batalla que se libra en el feudo yihadista Mosul, donde la lucha es encarnizada, pero horas después el ministro de Exteriores británico, Boris Johnson, afirmó que el yihadista abandonó la ciudad asediada por las tropas iraquíes.
Además, ayer medio centenar de yihadistas murieron en las últimas horas en enfrentamientos con las fuerzas iraquíes y sus milicias aliadas, que tomaron decenas de aldeas al sur y al oeste de la ciudad.
"Hoy el Estado Islámico libra una gran yihad (guerra santa) que solo aumenta nuestra fe", dijo Al Baghdadi en un audio de 31 minutos publicado en foros yihadistas, el primero en un año que difunde y cuya autenticidad no pudo ser comprobada.
Horas después de este mensaje, el jefe de la diplomacia británica sostuvo en la Cámara de los Comunes que -basado en información de inteligencia- Al Bagdadi "abandonó la escena (Mosul), aunque continúa utilizando internet para animar a la gente a tomar parte en la violencia".
Johnson afirmó que el grupo extremista está "cayendo y desintegrándose" y se mostró confiado en que Mosul camine hacia la "estabilización".
Sobre una futura ofensiva en Al Raqqa, bastión del Estado Islámico en Siria y posible desde donde opera o pudo haber huido el líder del grupo terrorista, Johnson dijo que "es todavía prematuro avanzar un calendario para su recuperación".

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...