SALTA (Agencia). La tranquilidad del Barrio Juan Toranto, en Orán, se rompió de repente en la madrugada del sábado con desesperados gritos de auxilio. Dos policías que viven en el lugar, la cabo Sonia Ramírez y el sargento Pedro Molina, se encontraban descansando en su casa luego de una larga jornada laboral, sin embargo, los gritos les hicieron "saltar de la cama". Se vistieron rápidamente y salieron a la calle para acudir al auxilio de esa persona que no paraba de pedir ayuda. Creían que se trataba de algún robo en la zona, pero no, se toparon con una madre y una adolescente de 17 años que estaba a punto de dar a luz. Ya no había tiempo para llamar un remís o un taxi, debían actuar de inmediato, y así lo hicieron. Recostaron a la adolescente en el piso sobre una manta, y comenzó el trabajo de parto. La cabo Ramírez recibió al bebé en sus brazos, mientras que Molina la ayudaba a tranquilizar a la joven madre. Todo se desarrolló en cuestión de minutos. Una vez que dio a luz, la policía paró un automóvil que pasaba por el lugar y partió rumbo al hospital San Vicente de Paul con el bebé, mientras que el sargento se quedó con la mamá y pidió una ambulancia. Los dos, madre e hijo, se reencontraron en el nosocomio. "Los dos gozan de muy buena salud. El trabajo que hicieron los policías fue perfecto", resaltaron desde el hospital. Sucedió a las 4.30 del sábado, en el Bicentenario de la Independencia nacional.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...