Los caciques sindicales de todo el arco estatal coincidieron en un paro general de actividades el viernes pasado. El reclamo puntual, obviamente, fue una recomposición salarial que llegue al 42%. El gobernador, a pesar de haber reiterado con absoluta sinceridad que reconocía la legitimidad de los pedidos, y de afirmar que "lo menos que podemos hacer es sentarnos a dialogar" no estuvo presente en las mesas de conversaciones, aunque sí estuvieron sus ministros, los que se esforzaron por puntualizar el esfuerzo del estado jujeño en el cumplimiento del pago de la grilla salarial en tiempo y forma, y no salirse de la previsibilidad. La ronda de conversaciones, se caracterizó por realizarse, como siempre, por compartimentos estancos, una charla con la Intersindical, otra con el Frente de Gremios Estatales, otra más con la Multisectorial, y finalmente con el gremio Municipal (SEOM). Pero el esfuerzo llegó demasiado tarde, apenas horas antes del día elegido para la huelga, cuando hasta se hubiese hecho casi imposible comunicar con éxito la decisión si ésta hubiese sido el levantamiento de la medida. El gobernador jujeño, luego de haber pedido, casi como un ruego que no se llegue al paro, seguramente indignado por la intransigencia de los jefes gremiales, no dudó en calificarlo de "paro político". Sin embargo, no se rompieron las conversaciones, y el próximo miércoles, se estarían sentando nuevamente a fatigar otras mesas de acercamiento, que al menos hasta hoy, parece muy difícil de lograr. Naturalmente, las autoridades de Hacienda, explicaron la imposibilidad de acceder al reclamo, y se comprometieron a realizar "gestiones en Buenos Aires" para tratar de obtener ayudas extraordinarias que mejoren la situación financiera del estado.

Todo se repite

La noticia, parece extraída de las páginas de El Tribuno de Jujuy de hace un año, o dos, o cinco, o diez. Pero esta semana el gobernador no eran Eduardo Alfredo ni Walter Basilio, es Gerardo Rubén. Los ministros no fueron ni Ricardo Enrique Pierazzoli, ni Miguel Lembo de Economía, sino Carlitos Sadir; ni Pablo La Villa ni Alberto Matuk por Gobierno, sino Oscar Agustín Perassi; y las autoridades laborales no eran las insulsas que acompañaron al gobierno ido el 10 de Diciembre, sino el titular del nuevo Ministerio de Trabajo y Empleo, Jorge Isaac Cabana Fucz. Los que si eran los mismos, y al mismo tiempo, eran naturalmente los encargados de guiar el tour de todo el grupo por el túnel del tiempo, fueron los conocidos Nando Acosta ( ATE), Víctor Aramayo (APUAP), Freddy Berdeja (JUDICIALES), Luis Cabana (UPCN), Matías Brizuela (ATE), Susana Ustarez (APOC), Yolanda Canchi (ATSA)y Carlos Nolasco Santillán (SEOM), sólo por citar a los más emblemáticos y experimentados. Los ministros peronistas de Cambia Jujuy, Jorge Isaac y Oscar Agustín sufrieron entre la pared y la espada, la fuerte presión de sus compañeros peronistas sindicales, y más aún la de los dirigentes de izquierda, liberados de cualquier consideración o delicadeza. Le correspondió al ministro radical, Carlitos, aliviar a sus colegas de gabinete y ser el duro de las conversaciones: "de ninguna manera estamos en condiciones de dar el aumento de un 20% más sobre el 22 que ya se dio" dijo con contundencia. Después de las reuniones, y retomando el paseo por el túnel del tiempo, el más nuevo de los ministros de GM habría mostrado su contrariedad por las enorme dificultad de la situación. Filtraciones de su entorno más íntimo, aseguran que Carlitos padece la sordera de Buenos Aires, donde las cosas están muy difíciles, y donde algún funcionario les habría recordado a los jujeños que el gobierno nacional ya ayudó en más de dos ocasiones al gobierno de GM con fuertes envíos de fondos extraordinarios que se publicitaron profusamente. Y cualquier otro favor, les generaría un efecto dominó con el resto de las provincias. Por su parte, el jefe de Hacienda de Jujuy, fue muy concreto con la definición que las ayudas extraordinarias, son para una sola vez, y que para cualquier aumento salarial, la ayuda especial, debe ser pactada, firmada y sostenida cada mes con iguales desembolsos, para que no haya que padecer cada treinta días los mismos problemas. Todo vuelve a quedar en los oficios técnicos clarísimos de Carlitos, y en la muñeca política de GM. Alfonso Prat Gay, está difícil. Rogelio Frigerio puede ser un aliado importante, pero hasta cierto límite. Precisamente, un conjunto de funcionarios técnicos del Ministerio del Interior, estuvo hace horas en Jujuy realizando un extenso balance de la situación en que se encuentra la provincia, y "todos los números de la herencia, dan para atrás", se resfrió un infidente en voz baja. Y en voz mucho más baja todavía, confesó que preocupado por el cuadro existente, el ministro Carlitos pidió, casi en tono de súplica, que todo el gobierno de Cambia Jujuy asuma la austeridad y la prudencia como reglas 1 y 2 de su proceder diario. "Algunos son dispendiosos" abundó el informante, "y otros actúan como nuevos ricos", completó. En todo este escenario, este último y brevísimo comentario oficioso, es lo único nuevo. Todo lo demás, es un dêjâ vu, parece la remake de una película que ya vimos varias veces. GM, lo sabe, y su mal humor, a veces, es producto de estos indeseados reingresos al túnel del tiempo que lo alcanzan justo cuando más necesita escapar de ellos. En estas horas apuran encontrar fondos, al menos para reducir a la mitad la diferencia entre las partes y llegar con algo a las charlas de pasado mañana.

"Nocturnidad"

No fue el único paseo por el túnel del tiempo. La Legislatura de Jujuy tuvo el jueves como tema central, la cuestión de la "nocturnidad", nuevo vocablo instalado para definir el "empoderamiento" (otro engendro adosado al idioma) de la delincuencia, el descontrol y los excesos en la noche de Jujuy. Detrás de una extensa sesión, donde obviamente abundaron chicanas e ironías en las cuestiones previas al orden del día, sobre las que volveremos brevemente luego, los legisladores volcaron estudios, experiencias (muchas propias), observaciones y una síntesis de la audiencia pública realizada al efecto. Hace siete años, el archivo dice que un mes de Octubre del 2009, el entonces gobernador Walter Basilio Barrionuevo, enviaba al parlamento local, dos proyectos "innovadores": la creación del cargo de jefe de gabinete, para el que designó a su amigo, el prestigioso abogado del foro local Vicente Apaza, hombre ajeno a los ajetreos políticos, cuya gestión –como era de esperar- duró menos que un suspiro en una canasta. El cargo no se cubrió hasta el regreso de Eduardo Alfredo. El otro proyecto, decían, era nada menos que la reglamentación de la ley Nº 5597, que había sido aprobada casi un año antes, y cuyos objetivos eran poner la noche jujeña bajo control. Había sondeos periodísticos, encuestas, una sensación generalizada que era tiempo de,"por un lado, minimizar los riesgos que acarrea el consumo masivo de alcohol y, por otro, acentuar la responsabilidad en los padres y su tarea de cuidar a los hijos". Y se determinó para resolverlo, cerrar los boliches a las 4 de la mañana. También se habló en ese momento del avance de la droga, de la falta de seguridad, de un estado ausente, de la carencia de un sistema de transporte urbano eficiente. Los dueños de boliches, nucleados en su Cámara se mostraron indignados y prometieron no quedarse de brazos cruzados. Aseguraban que desde el Ministerio de Gobierno y Justicia esperaban -listos- "cualquier reacción que afecte la decisión de empezar a poner orden en la noche y empezar a cambiar las reglas de juego, evitando, por ejemplo, las muertes causadas por accidentes de tránsito a razón de los altos niveles de ebriedad. La diferencia entre hoy y hace un año -confiaron altos funcionarios- es que la discusión mediática planteada... nos da la razón y de ahí no nos vamos a mover". Ni se puso orden ni se mejoraron las reglas del juego. Aumentaron las muertes, el consumo de droga, se notó cada vez más la ausencia de controles floreció la basura de los "afters" y la "tolerancia" de los que debían controlar. El jueves, se volvió atrás en horarios, recomendaciones, promesas y buenos deseos. Ojalá que esta vez todo mejore, si los responsables del control, los empresarios de los boliches, del transporte, de la venta de alcohol, los medios de comunicación, los jóvenes que viven la noche, y los padres, asumimos el rol que nos corresponde en defensa de la vida.Porque pretender seguir corrigiendo errores con otro viaje el túnel del tiempo, para ir más atrás todavía, ya no será posible.

Electroshock

Hubo otros temas en la semana, también ventilados en la Legislatura. La fallida instrumentación de la terapia del electroshock para pacientes mentales. El grave error de introducir esa posibilidad no fue el ministro de saludMario Fiad, ni del secretario de Salud Mental, Juan Manzur, quienes "seguramente fueron mal asesorados", se dijo, ni del gobernador, quien al enterarse lo repudió inmediatamente, por ser un método horriblemente invasivo, y por las dolorosas e inevitables connotaciones de su uso trae desde el túnel del tiempo. GM dejó a todos pedaleando en el aire. El error fue aparentemente de un par de médicos, uno director del Hospital Neuropsiquiátrico de la provincia Eduardo Padilla y de su esposa, María Calvó, directora de Salud mental del Gobierno, quienes además son reconocidos profesionales de la especialidad en el ámbito privado. El episodio concluyó cuando la oposición se ensañó con el oficialismo en el recinto de las leyes, tuvo a maltraer al presidente del bloque radical Piki Bernis, quien comprometió la visita del ministro para explicar todo. A pesar de ese compromiso, y de la promesa de adherir ahora de manera urgente –y tardía- a la Ley Nacional de Salud Mental –que prohíbe el electroshock- la estructura del ministerio quedó crujiendo, pero aunque las únicas renuncias presentadas fueron las de los hilos más delgados, Padilla y Calvó. Pero los costos del espantoso e imperdonable blooper, se anotaron en el "Debe" de la administración de Cambia Jujuy. Un tema que esquivó el túnel del tiempo, felizmente fue la presentación de un proyecto para adherir a la Ley Nacional de tratamiento y cuidado del autismo. Ojalá que no duerma en comisiones, hasta que se convierta en pasado.

Bloques nuevos

Otra excursión por el túnel del tiempo, fue la aprobación de la modificación del artículo 34 del reglamento de la legislatura. A partir de ahora, los diputados que quieran separarse del bloque con el que llegaron a sus bancas, podrán hacerlo y si se agrupan en dos o más, podrán solicitar ser considerados como otro bloque actuante. La disposición en su momento trató de evitar la sangría de aquellos que muchas veces llegaban flojos de ideología y compromisos morales con sus orígenes, y les era más fácil que el esfuerzo de compatibilizar, convertirse en tránsfugas, armar un rancho aparte y negociar su propia vigencia. Ahora todos recuperan ese derecho, y el Poder Legislativo, la obligación de proveerlos de personal administrativo, espacios físicos, cuerpo de asesores, vehículos y todos los otros emergentes conocidos. El FPV rechazó el proyecto y logró que los nuevos bloques queden excluidos del armado de las sesiones en labor parlamentaria. Es de esperar, que no haya abusos de esta posibilidad democrática recuperada.

Ghandi y Silo

Como cosa nueva, el caso Milagro Amalia Ángela Sala de Noro, tuvo otro giro, dentro del espiral descendente de su situación legal y su relación con la Justicia y el gobierno. En declaraciones telefónicas no autorizadas a radio Vorterix de Buenos Aires, la ex diputada denunció malos tratos, requisas permanentes, apurones a las seis de la mañana para sacarla en pijamas a declarar ante los jueces, y elevó la vara al extremo cuando señaló: "me pueden pegar una piña, lo morado se me irá, pero los maltratos psicológicos no se van", y agregó que por eso "he pensado atentar contra mi vida". No se sabe a ciencia cierta si fue genuino sentimiento o picardía cuando rechazó que la sigan tratando de violenta, justo a ella que pasa su encierro leyendo a Ghandi y a Silo. O cuando expresó que Gerardo Morales, le tiene miedo. Allí se sumó una expresión del entrevistador porteño cuando recomendó:"Tienen que cuidarla a Milagro, ella es la principal opositora al gobierno de Morales". Los descontroles con la detenida, y sus contactos telefónicos no autorizados, se van haciendo moneda corriente, para una Justicia que ahora evalúa trasladarla a un penal federal, y para un gobierno que ya no podrá seguir alimentándose mucho tiempo más de la victoria jurídica y política de tenerla privada de la libertad. Todavía los sondeos de opinión los acompañan, pero estos contratiempos, pueden comenzar a volverse en contra en cualquier momento. Y eso, sin dudas, sería sacar un boleto para otro viaje por el túnel del tiempo, y con destino incierto.

Final actual

Francisco derritió el hielo con pocas palabras: "Macri me parece un hombre bien nacido, un hombre noble. No tengo problemas con él. Fue suficiente, demasiado, para que un aire fresco se cuele por las ventanas de Olivos y de la Casa Rosada. El Papa, fiel a su estilo, sabe cuándo y cómo, acomodar sus sentencias. Y, claro, lo que ellas representan.

Cristina Elisabet Fernández de Kirchner está de vuelta en Buenos Aires. Para "poner orden" en lo que va quedando de su tropa diezmada, para romper el cerco de allanamientos de su lugar en el mundo, que ya amenazaban con tocarle el timbre en su mismísmo lugar en el mundo, para repetirles a los jueces y a la prensa en vivo, que todo se trata de una persecución política al modelo. Su cada vez más complicada situación judicial, se va cerrando día a día, y su única respuesta hasta ahora fue tan clara y contundente como poco convicente: "Conmigo no podrán". Y aunque todo parece estar en su contra, la escasa militancia que la recibió esta vez, no dejó de gritar el clásico estribillo: "Che gorila, che gorila no te lo decimos más, si la tocan a Cristina, qué quilombo se va a armar". Del incendio que la televisión encendió anoche desde Buenos Aires, a todo el país, se hablará toda la semana. Lo importante será que las conclusiones no nos acerquen otra vez a la entrada del túnel del tiempo.

Mauricio Macri llegará de nuevo a Jujuy este viernes. Después de volver a compactar la promesa de mejores tiempos para el último trimestre de este año, el objetivo presidencial será esperar las cero horas del 9 de Julio al pie del Monumento a la Independencia en la histórica Humahuaca para recibir el bicentenario de la Independencia de la Patria, entonando el Himno Nacional, por cadena nacional, y con todo el país. Un lujo para los jujeños, que quedará como un hito en las páginas de oro de la historia provinciana. Ese sí será uno de esos momentos, que cuando pasen los años, será magnífico revivir, metiéndonos de cabeza, en el túnel del tiempo.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...