Estados Unidos sobrevoló ayer Corea del Sur con dos bombarderos estratégicos de largo alcance como demostración de poder frente al reciente ensayo nuclear de Corea del Norte, y China se apresuró a alertar que acciones como esta "conducirán a un círculo vicioso".
Los dos bombarderos supersónicos, del tipo B-1B Lancer, fueron enviados desde la base aérea estadounidense en la isla de Guam en el Pacífico, informaron las Fuerzas Armadas de Estados Unidos en Corea (Usfk).
Los bombarderos sobrevolaron el espacio aéreo de Corea del Sur escoltados por aviones F-16 estadounidenses y F-15K surcoreanos, dijo un portavoz militar estadounidense.
Los aviones realizaron un vuelo a baja altura cerca de la base de Osan, unos 50 kilómetros al sur de Seúl.
Con el despliegue de los dos bombarderos, traídos expresamente desde la base estadounidense de Guam en el Pacífico, Seúl y Washington quieren enviar a Pyongyang el mensaje de que "están preparados para responder en todo momento a las amenazas contra la estabilidad y la seguridad" en la región, según el comunicado.
La demostración de fuerza es "solo un ejemplo de las diversas capacidades militares que forman parte de los recursos de esta sólida alianza para proporcionar y reforzar una amplia disuasión", afirma el general Vincent Brooks, comandante de las Usfk.
El general añade que la prueba nuclear llevada a cabo el viernes por Corea del Norte "supone una peligrosa escalada (armamentística) y plantea una amenaza inaceptable", y remarcó el "compromiso inquebrantable de Washington de defender a sus aliados en la región".
China, por su parte, urgió a evitar una escalada de tensión mayor en la península coreana, y alertó de que acciones así "conducirán a un círculo vicioso". "La situación me resulta muy clara. Ante tales circunstancias, esperamos que las partes involucradas se contengan, dejen de provocarse los unos a los otros y no escalen las tensiones en la región", subrayó Hua Chunying, la portavoz de la cancillería china, en rueda de prensa.
La portavoz reconoció la "grave situación" tras la prueba nuclear realizada el viernes por Corea del Norte, pero reiteró, tras haberlo hecho el lunes, que la prueba fue en respuesta a los planes de Estados Unidos de desplegar el escudo antimisiles Thaad en Corea del Sur.
Beijing y Moscú se oponen a ese despliegue. "Las acciones unilaterales sólo pueden agravar la situación y complicar las cosas, así como hacer que el objetivo último (la desnuclearización) sea más difícil de conseguir", añadió Hua, quien reiteró que para Beijing la única solución está en "las consultas y el diálogo".
La última prueba nuclear de Pyongyang fue la más potente hasta el momento.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...