La marcha federal realizada por diferentes centrales obreras, organizaciones sociales y políticas concluyó ayer en un acto en Plaza de Mayo, en donde los principales gremialistas Hugo Yasky (CTA de los Trabajadores) y Pablo Micheli (CTA Autónoma) coincidieron en manifestar una advertencia al gobierno de Mauricio Macri sobre la realización de un paro general si no hay respuestas a los reclamos de "frenar los despidos, el tarifazo y el ajuste".

Con una asistencia que colmó la Plaza de Mayo y las zonas aledañas, la marcha federal, que se inició en diferentes puntos del país el pasado miércoles, impulsada por las dos CTA junto con organizaciones sociales y políticas vinculadas al kirchnerismo y de izquierda, mostró a un sindicalismo que tiende a unirse en la protesta.
Desde un escenario que reunió a diversos referentes como el secretario general de Camioneros, Pablo Moyano, y la titular de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Cartolotto, Yasky cerró el acto con una frase contundente que marcó el espíritu de la movilización contra el Gobierno: "Hoy empezó la cuenta regresiva para realizar el paro nacional para decir hasta acá llegó el ajuste".

Además, durante su discurso, el titular de la CTA de los Trabajadores manifestó que "todas las centrales obreras vamos a movilizar el día que se debata la audiencia pública sobre las tarifas del gas" y remató: "Vamos a dar batalla para que no haya ni un despido más".

Sin dudarlo, el líder de la CTA kirchnerista y orador de cierre advirtió que "si no hay respuestas, si el Gobierno no escucha y da respuestas a los reclamos de los trabajadores, va a aumentar la conflictividad social y va a haber muchas congestiones de tránsito", en referencia a una crítica a los medios de comunicación de como presentan la noticia de la marcha en contra del rumbo económico de la gestión de Macri.

En declaraciones a la prensa previo al acto, Pablo Moyano, acompañado por Facundo Moyano (empleados de peajes) y Víctor Santa Maria (Suterh), aseveró que "se va a consensuar un paro general" y pronosticó que hacia fin de año "se van a ir acrecentando las protestas callejeras".

Otro de los puntos centrales para la construcción de futuras medidas de fuerza gremiales, según resaltaron los dirigentes, fue la "unidad de acción con sus diferencias" de todas las centrales obreras junto con el resto de las organizaciones sociales y políticas que conforman el campo popular.

En ese sentido, Micheli afirmó: "Hay que construir unidad con inteligencia y ayudando a nuestro pueblo. Da mucha esperanza y fuerza ver cómo nos ponemos de pie de esta forma. La diversidad nos tiene que dar la madurez suficiente, las diferencias las discutimos en la calle codo a codo" porque "o hay unidad y vencemos o hay desunión y nos derrotan".

Además de los críticos discursos de los gremialistas de la CTA, en el acto central de cierre se pudieron observar carteles y banderas con leyendas críticas hacia el gobierno nacional y algunas a favor de la expresidente Cristina Fernández de Kirchner.

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...