Tres atentados dejaron al  menos 38 víctimas fatales

Al menos 38 personas murieron y casi un centenar resultaron heridas en tres atentados cometidos en el sur y en el noroeste de Pakistán, informaron autoridades locales y fuentes hospitalarias.

En la tarde de ayer explotaron dos bombas consecutivamente en un concurrido mercado de la ciudad de Parachinar, en el noroeste del país. Mussarat Hussain, un funcionario local, habló de al menos, 25 muertos y 80 heridos en ese lugar.

Las víctimas con heridas graves estaban siendo trasladadas a hospitales cercanos a la capital en helicópteros, según fuentes militares.

El doble atentado habría estado aparentemente dirigido contra la comunidad chiíta.

Esta hipótesis se desprende luego que el diputado Ali Hussain, declarara ante la prensa que las bombas explotaron poco después de una procesión chiíta en la zona.

Parachinar está ubicada en la llamada región de Kurram, un territorio semiautónomo en la frontera con Afganistán, lugar donde vive una mayoría chiíta y donde los ataques perpetrados por extremistas sunnitas son frecuentes.

Todavía se desconoce quién cometió el doble atentado. Al cierre de esta edición ningún grupo se había adjudicado el ataque.

A finales de marzo tuvo lugar un ataque similar que causó 24 muertos y 108 heridos, reivindicado por uno de los grupos más extremistas que operan en el país, Jamaat ul-Ahrar, que advirtió entonces que habría más ataques contra los chiítas.

El doble atentado de ayer fue el tercer ataque del año en la ciudad de Parachinar desde que comenzó 2017.

Tercer ataque

En la mañana de ayer un atentado con coche bomba fue perpetrado en la ciudad de Quetta, en el suroeste de Pakistán, dejando 13 muertos y 16 heridos, informó un hospital de la zona. Entre los muertos hay seis civiles y seis policías.

El autor del atentado murió tras detonar su coche cargado de explosivos.

Un funcionario policial manifestó que las fuerzas de seguridad habían parado el vehículo frente a una comisaría y una escuela de niñas, después de lo cual el conductor hizo estallar la carga explosiva.

El ataque fue reivindicado por Jamaat ul-Ahrar en la página de Facebook del grupo.

Quetta es la capital de la provincia de Baluchistán, que limita tanto con Afganistán como con Irán y que está siendo el escenario de una gran violencia cometida por diversos grupos, entre militantes islamistas, yihadistas y nacionalistas separatistas.

Un kamikaze se hizo estallar entre civiles dejando 12 muertos
El hombre se inmoló cuando cientos de personas querían escapar de Mosul.
l menos 12 personas murieron ayer al hacerse estallar un kamikaze entre civiles que huían del casco antiguo de Mosul, donde las fuerzas iraquíes prosiguen su avance frente a los yihadistas, indicaron fuentes militares.
“Tenemos en nuestro hospital de campaña a 12 muertos y más de 20 heridos, entre ellos mujeres y niños” declaró Ahmed Hashem, médico y militar del Ejército iraquí.
Precisó que el atentado se produjo en el barrio de Mashahda, ubicado en el casco antiguo.
“El kamikaze se infiltró en un grupo de personas desplazadas y se hizo estallar entre ellas, antes de que lograran acercarse a nuestras tropas” declaró por su lado un coronel de la 16º división de infantería.
Añadió que es difícil obtener un balance definitivo del número de víctimas, ya que la zona del ataque no está completamente bajo control.
Miles de civiles han huido del casco antiguo de Mosul desde que las fuerzas iraquíes lanzaron el domingo su asalto contra el último reducto del grupo Estado Islámico (EI). 
Unas 100 mil personas siguen atrapadas en este reducto y los yihadistas las utilizan como escudos humanos ante el avance de las fuerzas iraquíes.
 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...