El ideal de belleza femenina: la mujer en el arte (Primera Parte)

La mujer en la historia del arte siempre ha sido presentada como el símbolo de la belleza. Es que vivimos o vivíamos en un mundo donde el hombre decidía qué se hacía y cómo. También se decía que la mujer era el sexo bello, pero, ¿y a los que no les gustan las mujeres? El sexo bello será otro. En tiempos donde tomamos distancias de lo que una sociedad donde el hombre heterosexual decide el qué, el cómo y el cuándo, aparecen nuevas formas de arte donde se cuestiona o bien se presentan otros estereotipos de belleza. También el hombre ha sido objeto de esculturas y pinturas, pero no se le decía el sexo bello. Quizás ahora, donde la liberación y el dejar de lado la hipocresía o sincerarnos con nosotros mismos hacen más claras que las elecciones y las actitudes son personales y no tienen que adecuarse necesariamente con lo que la sociedad dicta como normal. Los tiempos han cambiado.

En los tiempos prehistóricos el arte existía, seguramente no como lo conocemos ahora como un medio de vida y una profesión honorable, con la cual una persona se gana la vida, gracias a su creatividad. Antes estaba muy posiblemente ligado a la religión y las creencias. Mientras los chamanes de las sociedades prehistóricas preparaban a los guerreros o a los que llevaban la comida para las familias, muchos de ellos se servían de métodos para anticipar o "anunciar" una productiva cacería. Es así como se ven escenas de cazas pintadas en las cavernas pintadas por ellos, pero también es posible que algún artista del grupo haya plasmado lo que vio en esas paredes una escena que deseaban que se repitiera con éxito y así asegurarse con esta programación una cacería abundante. Como esta columna se escribe desde Alemania y tiene como objeto el arte y dentro de ésta, la música, vamos a iniciar una serie de tiradas sobre la mujer en el arte. Empezaremos con los yacimientos y museos alemanes donde hay retratos o bustos de mujeres así como palacios donde están expuestos y luego veremos la influencia de ellas en la música, su creación y su difusión. Hoy vamos a descubrir la Venus de la caverna de Hohle Fels, en el sur de Alemania.

Su hallazgo fue una conmoción, pues encontrar una figura de más de 40.000 años nos muestra que en esa época ya había un interés por el arte, la música y la religión en una sociedad primitiva pero ya estructurada. Esta Venus, a diferencia de la Venus del Milo, famosísima por la perfección de sus formas y que podemos observarla en el Museo de Louvre, es un pequeña escultura de unos 6 cm de altura y 3,5 cm de anchura que pesa apenas 33 gramos y está esculpida en marfil de mamut. Representa el ideal de la figura femenina de ese tiempo, con los atributos sexuales muy marcados, es decir, pechos prominentes y abundante carne en las caderas así como los órganos sexuales muy pronunciados, digamos, como una obesa que ha encontrado su lugar como depositaria de la belleza absoluta. Sin embargo, su cabeza es por demás pequeña. Nos hace recordar que en los tiempos pasados la figura de la mujer perfecta era más bien de una mujer de carne abundante, alejada de la figura de modelo delgada, de brazos y piernas largas y flacas. Para hacernos una idea, podemos ver las pinturas y dibujos de Fernando Botero, el famoso pintor y escultor contemporáneo colombiano para imaginarnos cómo era el símbolo de belleza humana hace más de 40.000 años.

Es la escultura humana más antigua de la que se tiene constancia y sin haber sido pensado así, es una musa que se repite en esculturas como la del nombrado Botero, cuya escultura de una "Gorda" recostada sobre un bronce con una fruta en la mano ha pasado a ser un símbolo de la ciudad de Bamberg, en Bavaria, al sur de Alemania y no tan lejos de Hohen Fels, donde se encontrara a la Venus abundante. También Niki de Saint Phalle, escultora, pintora y cineasta francesa famosa por sus "Nanas" .

Al igual que la Venus antigua, las Nanas representan una figura femenina fecunda, de figuras con pechos enormes y redondos, glúteos similares y con extremidades abiertas a menudo en posturas de baile. Cabe destacar también la famosa Venus de Willendorf, una venus paleolítica entre 28.000 y 25.000 años descubierta en 1908 en un yacimiento cerca de Willendorf, Austria, en quien se cree que Nik de Saint Phalle se inspiró, en un momento en que el ideal de belleza iba hacia la anorexia.

De la serie de Nanas podemos encontrar una en una fuente en París, conocida como la "Fuente Stravinsky" situada en una plaza al lado del Centro Pompidou de París, del que hablamos en una edición anterior. Otra de sus Nanas se puede observar en el jardín Herrenhausen, de Hannover. Es un jardín que servía de lugar de caza y recreo para el rey que tenía un palacio en las afueras de esta ciudad alemana. En fin, el arte refleja la forma de pensar y sentir de una sociedad, pero también puede ser una reacción a los modelos que ella impone. Querido lector: ¿Qué te parecen las gordas de Botero? ¿Has visto alguna de sus esculturas?

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...