Solicitan preventiva para un supuesto homicida

El fiscal de Investigación Penal Aldo Hernán Lozano solicitó la prisión preventiva para el hombre acusado de asesinar a una mujer de 87 años, hecho dado a conocer el pasado 12 de octubre en un complejo habitacional del barrio Los Perales.

Se trata de un hombre de apellido Morales, detenido en la vía pública los primeros días del corriente mes, por los efectivos de la División de Homicidios de la Brigada de Investigaciones y está imputado por ser el supuesto autor del delito de "homicidio doblemente calificado por ensañamiento y criminis causa" y "robo simple en coautoría".

Amelia Romero (87) era una mujer jubilada del Poder Judicial de la provincia de Buenos Aires y desde hace un tiempo estaba radicada en nuestra provincia. Había comprado un departamento en uno de los complejos habitacionales del tranquilo barrio de Los Perales y vivía sola.

La mujer fue hallada sin vida el viernes 12 de octubre en horas de la mañana con signos de haber sido brutalmente golpeada en el rostro y asfixiada con una bolsa de nylon.

A partir de estos datos, los efectivos de la Brigada de investigaciones empezaron un complejo trabajo investigativo coordinado por el fiscal interino en la especializado en Delitos Complejos del Ministerio Público de la Acusación.

Nuestro diario tomó conocimiento que el joven detenido tendría residencia en la ciudad de Palpalá y trabajó durante mucho tiempo en la obra de construcción del mismo complejo habitacional.

Morales conoce cada rincón de ese complejo a los investigadores creen que hasta antes de ocurrido el crimen, frecuentaba los departamentos y se ofrecía a los moradores como albañil, plomero o electricista.

Días previos al 12 de octubre, Romero había cobrado una importante cantidad de dinero y los investigadores tienen la certeza que el móvil del crimen fue robarle a Rivero.

Muchos elementos probatorios que están incorporados a esta causa involucran directamente a Morales en este crimen, pero el más importante es el hallazgo de sus huellas dactilares dentro del departamento de Rivero, según las fuentes judiciales y policiales que fueron consultadas por nuestro medio.

Luego del pedido de prisión preventiva para Morales, los investigadores tienen la plena certeza que el imputado no actuó solo y ahora resta determinar cómo obtuvo la información que en ese departamento vivía una mujer sola y que acababa de cobrar una importante cantidad de dinero.

Ni las puertas ni las ventanas fueron violentadas, este dato no es menor, ya que al parecer Morales de alguna manera se habría ganado la confianza de la mujer e ingresó al departamento.

Cabe recordar que la fecha y hora de muerte según el examen forense determinó que Rivero fue asesinada entre las 15 y las 18 del jueves 11 de octubre, pero su cuerpo fue hallado al otro día, en horas de la mañana.

 

Una imputación que cabe la pena de prisión perpetua


El crimen que conmocionó a toda la comunidad jujeña, que en los últimos días se fue resolviendo, tiene muchos puntos que siguen siendo materia de investigación.

Nuestro diario pudo saber que ese jueves 11 de octubre, las cámaras de seguridad del complejo habitacional “casualmente” habían sido desconectadas y el modem que almacena los registros fílmicos apareció dañado, sin que se pudiera registrar esas imágenes como elemento probatorio. De lo que el supuesto homicida no se percató, es que en otras viviendas del barrio Los Perales, su figura fue captada por las cámaras de seguridad, que ya fueron analizadas por los investigadores.

Toda esta serie de elementos que fueron saliendo a la luz, derivaron en la aprehensión del joven que hoy por hoy, con la calificación que fue imputado, puede cumplir la pena máxima establecida por nuestro Código Procesal Penal.

El cuerpo de Amelia Rivero fue hallado en la mañana del viernes 12 por la mujer que realizaba tareas domésticas en el domicilio y una amiga de confianza de la víctima fatal.

De inmediato dieron aviso a los efectivos, que notaron que ni la puerta ni la ventana había sido violentada.

El fiscal Aldo Lozano ordenó una serie de allanamientos en el domicilio de Morales y otras viviendas que frecuentaba, encontraron valiosos elementos de interés para la causa, pero todavía no lograron dar con el botín que fue robado a Rivero.

Para los investigadores, este crimen ocurrido en el barrio de Los Perales, no es producto de una ausencia policial en ese sector, sino de un trabajo de seguimiento por parte de delincuentes.

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...