Uno de cada  59 niños tiene  autismo

Hace muy pocos días se publicó la nueva cifra de prevalencia de personas con condiciones del espectro autista en los Estados Unidos. Según el estudio publicado, 1 de cada 59 niños en edad escolar presenta una condición del espectro autista.

Si extrapolamos esta cifra a la población argentina (casi 44 millones de habitantes), podemos calcular que hay un total de 745 mil familias afectadas por esta problemática en nuestro país.

Un número que nos obliga a tomar conciencia y a accionar rápidamente para que todas las personas que presenten esta condición puedan acceder a un diagnóstico integral y a todos los apoyos que necesiten de manera temprana.

Las personas dentro del espectro autista se caracterizan por tener desafíos socio-comunicacionales y patrones repetitivos y restringidos de intereses, conductas y actividades.

En las dimensiones del lenguaje y del nivel cognitivo pueden tener características muy variadas, desde, por ejemplo, no hablar a hablar con un vocabulario muy amplio y sofisticado, y desde tener discapacidad intelectual a tener un nivel de inteligencia muy por arriba de la media.

Además, pueden tener una variedad de problemas médicos asociados al diagnóstico que son importantes identificar y tratar, como problemas gastrointestinales, problemas inmunológicos, alergias, etc.

Las personas con condiciones del espectro autista tienen una muy variada necesidad de apoyos, desde aquellos que no necesitan prácticamente de apoyos, a los que lo necesitan en un nivel muy sustancial. Por todas estas diferencias es que se habla de un grupo muy heterogéneo de personas y de un espectro.

Siempre cabe recordar que la diversidad existente dentro del espectro autista es la misma diversidad que existe entre los seres humanos.

Tomar conciencia

Es más que relevante hablar de autismo (la ONU declaró al 2 de abril como el Día Mundial de la Toma de Conciencia sobre el Autismo) porque es fundamental que la sociedad toda se informe y tome conciencia, porque es una de las maneras más efectivas de derribar mitos y prejuicios; de eliminar las múltiples barreras con que se topan cotidianamente los padres o tutores, como la demora en el diagnóstico, la falta de cobertura de los tratamientos por parte de las obras sociales y prepagas, las dificultades de admisión en las escuelas, la falta de acceso a abordajes de calidad, la altísima desocupación de los adultos.

Es importante saber que la intervencióntemprana mejora el pronóstico de los niños como la calidad de vida de familias.
Algunas señales de alerta para tener en cuenta son: Bebés mayores de 2 meses que no miran a los ojos al interactuar con sus padres.
Bebés de 6 meses que no sonríen cuando les sonríen y bebés que a los 9 meses no responden cuando los llaman por su nombre.
Niños que tienen 1 año que no muestran objetos de su interés, no señalan, no hacen gestos como saludar, no balbucean.
Niños de 1 año y 4 meses que no dicen palabras sueltas o niños de 2 años que no dicen frases de 2 palabras(comopor ej: “dame agua”).
Otras de las señales para tener en cuenta son los niños que pierden cualquier tipo de habilidad que había sido adquirida previamente.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...