Telecomunicaciones
Francia "cuelga" el teléfono fijo
El avance de las nuevas tecnologías aplicadas a las telecomunicaciones provocaron que se discontinúe el servicio inventado por Alexander Graham Bell. 

Las tecnologías vinculadas a la telefonía móvil avanzan a paso firme, no solo en el desarrollo de la tecnología, sino que también a través de nuevos servicios, y así como en su momento la funcionalidad de la telefonía fija hizo que el telégrafo quedara obsoleto, está sucediendo lo mismo con el invento de Alexander Graham Bell con el permenente crecimiento y penetración de la telefonía celular. 

Sucede que la compañía Orange, a cargo de la telefonía en Francia, tiene a cargo la transición para que queden solo aquellas líneas que funcionen con conexión directa a internet. Es que según informó el diario Le Parisien, a partir del 15 de noviembre, los usuarios que quieran un teléfono en su casa deberán pedir un aparato que funcione con la tecnología IP. De esa manera, esperan que en el 2023 empiece a desaparecer totalmente la red de cables telefónicos.

En la actualidad hay 20 millones de usuarios de telefonía fija en todo el país, una cifra que viene disminuyendo año a año por el poco uso y por las molestias en las llamadas con fines comerciales.

De ese total, la mitad de los abonados no tiene acceso a Internet, por lo que la empresa propondrá un servicio de triple play, que incluya telefonía, TV por cable e Internet. "Para ellos habrá equipos simplificados”, afirmó Laurent Benatar, director del Sistema de Información de Orange en declaraciones a Le Parisien.

"Gente poco habituada a las nuevas tecnologías, pienso en los ancianos, se encontrarán sin teléfono, justamente como se encontraron sin televisión en el momento del paso a la digital terrestre. Habrá que vigilar para no dejar en la calle a nadie", dijo el abogado, experto en comunicaciones, Olivier Gayraud a Le Parisien.