"En este CD se puede apreciar la magnitud de lo que viví"

Un disco es sin dudas una obra de arte, pero cuando nace de una experiencia sublime, sin dudas trasciende el placer de tenerlo y escucharlo. Es el caso de "José Simón en la Usina del Arte", el disco grabado en vivo, durante un recital inolvidable que dio el cantor humahuaqueño en este espacio maravilloso de Buenos Aires, el 4 de octubre de 2017.

La energía que envuelve este especial trabajo, va desde el protagonista, el propio José Simón, pasando por los invitados a esta grabación, el público que lo disfrutó en vivo, y llega al público que lo aprecia ya con el disco físico o desde las redes a este trabajo terminado.

La cita fue un momento que pude registrar personalmente, en un trabajo para El Tribuno de Jujuy, con invitados muy especiales y el acompañamiento de una orquesta dirigida por el uruguayo Daniel Camelo, en un momento de plenitud de nuestro folclorista, en el que todas las vibraciones se alinearon para lograr algo que se imaginó, diseñó y logró hacerlo realidad. La emoción que lo embargó aquel día, sin dudas sobrepasó los límites de eso que había previsto y le infló el corazón de cantor por mucho tiempo.

Dos años después, finalmente y después de muchos sacrificios y esfuerzos económicos, llegó a sus manos el disco que registró aquella vivencia. Así se completa la felicidad y la satisfacción de haber logrado un momento sublime en su camino artístico. El trabajo también está disponible en YouTube para verlo y escucharlo y en Spotify.

"Nos ayudaron un montón de amigos, la Municipalidad de San Salvador de Jujuy, en ese momento el ministro de Cultura Carlos Oehler", dice el cantautor de la oportunidad de haber logrado ese espectáculo, "fue un momento increíble, mágico".

Uno de los invitados a ser parte de este elenco que acompañó el concierto, fue el artista plástico Ariel Cortéz, que cumplía años ese día, y aun así aceptó la propuesta de José, quien quería que pintara en vivo lo que sería luego la tapa del disco.

"Se alinearon los astros y la fuerza de la Pachamama", dice tratando de encontrar una explicación a ese momento, "fue un trabajo de muchos meses de programación. Cuando tuve todo el contenido artístico, cuando tenía más o menos un plan, me esmeré en conseguir la fecha", cuenta. Lo cierto es que la idea de hacer un segundo disco en vivo (José ya tiene uno grabado durante un concierto en el Centro Cultural "Martín Fierro" del Colegio "José Hernández" en Jujuy), surge en mayo del 2017. "En ese momento no había ni lugar, ni cuándo, ni qué, ni nada", dice risueñamente. "Surge porque me presentaron a Alberto Cagliero, un técnico de sonido de los más importantes del país para sonido en vivo, quien fue el sonidista de León Gieco por muchos años. Tuve la suerte de conocerlo, y que él me diga que grabemos un disco en vivo. Luego fue gestionar y trabajar para eso, pensando en hacer un registro fílmico y la grabación. Todavía me faltaba el contenido", cuenta en conversación con nuestro matutino.

Más adelante comenzaron a salir las canciones que formarían parte de esta experiencia, y por segunda vez se alistaron un montón de canciones de su autoría, algunas reversionadas de discos anteriores como "Churito / Engualichao"; o primeras versiones de temas nuevos como "Pujllay" o el tema que le compuso a su padre ya fallecido, "Tu imagen en mis sueños"; un tinku instrumental, y mucho más.

Y entonces empezaba a delinearse el show que daría en el lugar que había elegido, la Usina del Arte.

"Digo que todo fue gracias a la Pachamama", continúa, "porque conocí a Daniel Camelo (el director de la orquesta que formó parte del recital) en una corpachada que hice en mi casa en Jujuy. Él llegó de la mano del Chango Pantaleón -músico de Dúo Tacta, que también fue parte del concierto-. Él es un director de orquestas uruguayo. Nos conocimos, y el destino quiso que a los dos días viajemos juntos en el avión a Buenos Aires, fueron dos horas, y cuarenta y cinco minutos de charla, donde surgieron historias, yo ya tenía más o menos el lugar y la fecha. Me puse a escuchar lo que él hacía, y me animé a invitarlo. Y claro está, dijo que sí".

Camelo eligió "Amalia", un tema del boliviano Yayo Jofré, para orquestarla, y "La espejeada".

Cuando llegaron a Buenos Aires, él se encargó de armar la orquesta para esa ocasión, y José de armar la banda que lo acompañaría. Se hizo un solo ensayo el día anterior al espectáculo "y salió increíble", resume Simón.

Participaron como invitados Los Carabajal, el Dúo Tacta (Chango Pantaleón y Pipo Meriles), Pucho González, y el plástico Ariel Cortéz.

Dos días después de semejante show, en el avión regresando a Jujuy, y todavía embargado de sensaciones de las más bellas, José Simón escribió un texto que subió a Facebook, describiendo su felicidad y agradeciendo a cada uno de los que acompañaron. Fue tan genuino que ese texto está en el arte de tapa del disco.

El post

Después de ese increíble concierto "nos encontramos con dificultades económicas, y una serie de situaciones que estaban firmes antes de que se haga el recital, que luego no estuvieron, y esto hizo que se demore la posibilidad de hacer el disco", cuenta. "El disco recorrió un camino bastante complicado y lento, pero se logró". Está disponible físicamente y en redes. "Cada canción tiene su video en vivo, y se puede apreciar la magnitud de lo que viví", dice.

Actualmente

Consultado por los proyectos a partir de ahora, dice que “estoy en un proceso de preproducción de algo nuevo, de canciones que están gestándose, y preparado una presentación de este nuevo disco”.
Y confiesa que sueña con montar este espectáculo en Jujuy y en Humahuaca, con una orquesta más grande dirigida también por Daniel Camelo. Sin dudas sería una experiencia también maravillosa. Los sueños suelen llegar cuando las energías se alinean e interviene la fuerza de la Pachamama. José Simón ya lo sabe. 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...