"Los cuadros tienen una etapa", dice sin prisa

La artista plástica Elisa Barrientos está exponiendo después de algún tiempo de ausencias públicas, la muestra "Sensaciones" en la Casa de la Historia y la Cultura del Bicentenario de la ciudad de El Carmen (Avenida 9 de Julio esquina avenida Juan Domingo Perón). La muestra estará disponible hasta el viernes próximo.

 

Barrientos viene de ganar el primer premio en pintura del Salón Provincial de Artes 2018, con su obra "Los Andes son los abuelos".

Sin embargo, Barrientos viene de ganar el primer premio en pintura del Salón Provincial de Artes 2018, con su obra "Los Andes son los abuelos".

 

Se trata de doce obras algunas de gran formato, que tienen la particularidad de haber nacido a partir de la muestra "Entre el cielo y la tierra", que marcó mucho su camino en la plástica, allá por el año 2010. Fue en el Centro Cultural "Culturarte" y coincidía con el año del Bicentenario de la Revolución de Mayo.

Desde el momento en que se desmontó esta muestra, comenzó un proceso que se fue trasluciendo en distintos momentos de sus obras, hasta llegar a la que hoy presenta en El Carmen.

"Los cuadros tienen una etapa", dice en medio de una larga charla en la que buscamos desandar ese proceso. "El cuadro que ganó en el Salón Provincial de Artes Visuales, "Los Andes son los abuelos" es el último de la serie que empezó hace casi 20 años", dice, refiriéndose a esa que había visto una primera luz en 2010 ("Entre el cielo y la tierra"). "Esa muestra tenía un proceso de 10 años, y ahora 9 años después prosiguió", cuenta la artista, "dentro de esa serie hay otra que se llama "El vestido de la Pachamama", que fue seleccionada para el Bicentenario del Éxodo Jujeño, dos años después, donde está la obra "El árbol de la vida". En esa serie se fue sumando el texto también, algunos míos que iba escribiendo mientras iba pintando, y otros de otros autores, por ejemplo de una obra de teatro boliviana que leí, que hablaba del vestido de la Pachamama. De cómo un hombre había llegado a un pueblo, su ser amado no estaba, en el pueblo ya no se cultivaba, y se va buscando pueblo por pueblo a la chica, y ve la trasnformación en cada lugar de ese vestido de la Pachamama".

ELISA BARRIENTOS / LA ARTISTA NOS CUENTA SU ESTILO, SU PROCESO

A pesar de que además de artista plástica, Elisa es escritora, coreuta, realizadora audiovisual, etc, asegura que siempre le costó expresarse a través de la palabra, "en algún momento pintaba porque la palabra no me servía para comunicarme, pero voy incluyéndole textos cortos. Cada texto que ingresa a esos cuadros tiene un significado. Por ejemplo el cuadro "El árbol de la vida" tiene textos de reflexión de varias culturas, hay textos en inglés, quechua, náhuatl, aymara, hay pensamientos propios", explica.

Estas obras que surgieron después de la muestra "Entre el cielo y la tierra", no se expusieron, pero algunas participaron de concursos, "porque no tengo la motivación de exponer todos los años o de mantenerme en la vidriera. Mis procesos de creación son largos", aclara.

Es autodidacta en el arte y como tal "soy reflexiva de mi obra permanentemente. No busco formarme viendo el arte europeo porque son clasificaciones que a mí no me corresponden. Yo pertenezco a las comunidades originarias", dice.

Curiosa

Recuerda en otro momento de la entrevista, que "mi primera pintura en el año "93 surge cuando tenía un vacío existencial porque no sabía lo que quería. Estaba por terminar la carrera de Ciencias Económicas, y no me sentía feliz, además de otras cuestiones personales. La única cosa que me surge fue volver a mi raíz. Encontré unas pinturitas de mi hermano que estaba en jardín de infantes, y salió una pintura de los cerros", cuenta.

"El primer espectador de eso fue mi viejo (su padre) -recuerda- y cuando lo vio dijo "mirá la china de curiosa". Y eso me dijeron toda mi vida. Para mi familia, curioso significa personas que buscan el conocimiento", narra.

Todos esos cuadros que fueron surgiendo después del 2010 forman parte de la muestra, entre ellos algunos de gran formato. "Se llama "Sensaciones" porque hace referencia a las sensaciones de mi pasaje todos los días por Atalaya de Los Huaycos, la sensación de estar en Juella (que se refleja en un cuando de 1.80 x 1.80 metros), la sensación de un mensaje oscuro, de relacionarme con el cielo, con la tierra, con la tierra atravesada por los edificios, etc", explica Elisa, "trabajo mucho con pintura asfáltica", y dice que la técnica que utiliza se inspira en el maestro Pastor Monzón Titicala, "él usaba betún de judea, y yo hago casi lo mismo, pero con la pintura asfáltica. Todas esas búsquedas suceden porque no estamos solos. Es una comunidad. No es copiar pero sí ver un camino", dice un poco manifestando su idea de que todos deben compartir esas exploraciones, las técnicas personales. No está de acuerdo con mezquinar o esconder los aprendizajes personales.

Su camino es el proceso, eso queda claro, y ella agrega a esta idea que "mi vacío existencial, siempre lo llené con arte". Cuenta que esta muestra "tiene mucho más de 19 años de proceso, son doce cuadros, algunos que ya se mostraron y otros nuevos".

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...