Los candidatos, más preocupados  por retener que por seducir

La falta de propuestas concretas por parte de los candidatos es realmente alarmante y contribuye de manera decisiva en la incertidumbre económica que aún atraviesa la Argentina. Esta ausencia de definiciones, sin lugar a dudas, amenaza la estabilidad de los pequeños brotes verdes que aparecieron en los últimos meses, sobre todo en materia cambiaria y financiera. 
La situación, que ocurre a menos de dos meses de las Paso, guarda una íntima relación con la difusa identidad política que presentan todas las fórmulas presidenciales y sus respectivos equipos económicos. 
Si gana el Frente de Todos como indican varias encuestas, ¿prevalecerá la radicalización de Cristina, la moderación de Alberto Fernández o el conservadurismo de Guillermo Nielsen, quién suena fuerte como eventual titular del Palacio de Hacienda? El interrogante no es menor, ya que los mercados y el círculo rojo hoy descuentan que la primera opción sería la más probable, aunque aún hubo pocos indicios por parte del kirchnerismo sobre cómo se resolverá esa disputa ideológica puertas adentro.
En Juntos por el Cambio la situación no es muy diferente, ya que la incorporación de un peronista histórico como Miguel Pichetto y una eventual mayor presencia en las decisiones del radicalismo podrían terminar presionando a Mauricio Macri en temas claves como la política tarifaria y el ajuste en las cuentas públicas. Ambas cuestiones, en caso de una reelección de Macri, serán centrales para el normal cumplimento del acuerdo con el FMI, algo que el mandatario considera como la piedra angular de su sustentabilidad económica.
La tercera vía, encabezada por Roberto Lavagna, tampoco mostró todavía sus cartas y sólo se ampara en que la sociedad no debe quedar atrapada dentro de la grieta. El argumento de campaña sirve para un posicionamiento inicial, pero es absolutamente insuficiente para romper la polarización entre Macri y Cristina. A diferencia de Sergio Massa, quien en 2015 tuvo propuestas bastante innovadoras en comparación al resto de los candidatos, Consenso Federal todavía no se expidió sobre temas clave como los plazos de renegociación de la deuda o cuáles serán sus medidas concretas para incentivar el consumo sin disparar la inflación. 
En ese frente también se asoma una posible contradicción ideológica entre el exministro de Economía y su compañero de fórmula, Juan Manuel Urtubey. Ocurre que el gobernador salteño fue uno de los principales respaldos de Macri durante estos tres años y que se manifestó a favor de varias iniciativas del Gobierno como el Presupuesto o la reforma previsional aprobada a fines de 2017. Esas iniciativas, que fueron claves para este Gobierno, fueron repudiadas públicamente por Roberto Lavagna.
“La estrategia de los principales candidatos es básicamente profundizar la polarización con críticas hacia su adversario, pero nadie se quiere animar a despuntar propuestas de las que después pueda arrepentirse o no poder cumplir”, aseguró a El Tribuno uno de los encuestadores más influyentes del país, quien pidió reserva de su identidad. 
La campaña electoral se está haciendo cada vez más chata a medida que se va reduciendo el número de los indecisos. En la actualidad esa cifra se ubica sólo entre el diez y el quince por ciento del electorado, lo que provoca que los postulantes al sillón de Rivadavia estén más atentos a no perder lo que ya obtuvieron que en seducir a nuevos votantes con iniciativas que tengan incierta aceptación en la opinión pública. 

Acuerdo con la UE

El anuncio de una gigante zona de libre comercio entre el Mercosur y los países de la Unión Europea fue presentado por el presidente Macri como una epopeya histórica para la economía de la Argentina. Es evidente que el jefe de Estado exhibió este acuerdo como un reflejo de la reinserción de la Argentina en el mundo desarrollado y como un contraste de lo que se vivía en la década kirchnerista, cuando se hablaba de la importancia de “vivir con lo nuestro”.
Las reacciones en el mundo sindical no fueron para nada coincidentes con el positivismo de la Casa Rosada, ya que los sindicalistas alertaron sobre la eventual pérdida de puestos de trabajo a raíz de una apertura indiscriminada de las importaciones. La postura fue compartida por Alberto Fernández, quien advirtió ayer que podría revisar ese acuerdo si llega a la presidencia. 
¿Cuáles serán los sectores beneficiados por este acuerdo en la Argentina? Sin conocerse la letra chica del convenio, a primera vista parecería que los grandes exportadores tendrán más oportunidades por la reducción de los aranceles. El problema es que la mayoría de las empresas en Argentina son pymes y que estas compañías podrían verse afectadas por el ingreso de productos con dumping por parte del “viejo continente”.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Nacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...