Líderes de Occidente recuerdan el desembarco de Normandía

El puerto de Portsmouth, en el sur del Reino Unido, fue epicentro ayer de la conmemoración del 75 aniversario del desembarco de los aliados en Normandía durante la Segunda Guerra Mundial, con la presencia de la reina Isabel II de Inglaterra, y los mandatarios de Alemania, Angela Merkel; Estados Unidos, Donald Trump; Francia, Emmanuel Macron, y el Reino Unido, Theresa May, entre otros.

El gobierno de Londres había anunciado el "mayor espectáculo militar británico de la historia reciente" con la participación de numerosos soldados, buques de guerra y aviones militares.

Tras los desfiles militares, la reina Isabel II, de 93 años de edad, agradeció el "heroísmo, coraje y sacrificio" de los soldados de las fuerzas aliadas en la II Guerra Mundial.

En su intervención, recordó que cuando asistió al evento de conmemoración del 60 aniversario del desembarco, algunos pensaron entonces que sería "el último" de este tipo.

"Pero la generación de la guerra, mi generación, es resistente, y estoy encantada de estar hoy con ustedes en Portsmouth", señaló.

El 6 de junio de 1944 las tropas aliadas desembarcaron en Francia, ocupada por la Alemania nazi durante la Segunda Guerra Mundial. Una parte de la flota aliada partió desde el puerto de Portsmouth cruzando el Canal de la Mancha en dirección a Normandía.

La mayor operación de desembarco de la historia militar tuvo una importancia decisiva para el posterior curso de la Segunda Guerra Mundial, ya que el llamado ‘Día D‘ marcó el comienzo de la liberación de Europa de la Alemania nacionalsocialista desde Occidente.

También Trump, Macron y May, subieron al escenario. Trump, que cerró su visita de Estado al Reino Unido, fue el primero de los tres mandatarios en leer un texto, en su caso de una oración escrita por el expresidente estadounidense Franklin Roosevelt.

El mandatario estadounidense se ubicó tras una verdadera pared de vallas metálicas, comparadas por los vecinos de Portsmouth con el muro de México, además de tener que soportar nuevas protestas en su contra tal como sucedió en Londres.

Macron se encargó de pronunciar la última carta a sus padres de un joven militar de la resistencia, Henri Fertet, ejecutado con apenas 16 años. "Mis queridos padres, mi carta va a ocasionaros una gran pena, pero en el pasado los he visto tan llenos de coraje que no dudo de que seguirán siendo valientes, aunque solo sea por amor hacia mí. Voy a morir por mi país. Quiero que Francia sea libre y que los franceses sean felices (...)", leyó el presidente francés.

La primera ministra May se encargó de la lectura de otra misiva fechada el 3 de junio de 1944, escrita por el capitán Norman Skinner, del Ejército británico, y dirigida a su esposa, Gladys. La carta aún estaba en su bolsillo cuando el capitán participó en el desembarco, un día antes de morir, dejando viuda a su esposa y huérfanas de padre a dos niñas pequeñas. "Mis pensamientos ahora, en esta adorable tarde de sábado, están con ustedes. Te imagino en el jardín, tomando té, mientras Janey y Anne se preparan para irse a dormir. Aunque daría lo que fuera por estar contigo, no sentí aún ningún deseo de retirarme del trabajo que tenemos que hacer", señala parte del fragmento.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...