"Me aferré a la fe y a las  ganas de triunfar"

Del barrio Mariano Moreno y estudiante del Colegio Nº 1 "Teodoro Sánchez de Bustamante" Pedro Zutara es otro de los tantos jujeños que, "aferrado" a sus "ganas de triunfar" decidió dejar la provincia y con ella a sus afectos para retomar sus estudios y conseguir sus sueños.

 

Si estás en el extranjero o conocés a alguien que quiera contar su experiencia, comunicate a: lasnotas2003@yahoo.com.ar.

La situación no le resultó tan traumática ya que en sus tiempos de estudiante secundario, Pedro se fue de intercambio por seis meses al estado de Virginia Occidental, Estados Unidos. Viaje que resultó clave en su vida, ya que por su destreza en el fútbol no pasó desapercibido. Quién hubiera dicho que su talento en el futuro le abriría las puertas de una nueva vida.

 

"Por la crisis del 2001, la oportunidad de quedarme estudiando Medicina en Tucumán se desvaneció por lo que me tuve que volver a Jujuy. Yo sabía que quería estudiar pero como veía la situación complicada en la Argentina vi la posibilidad de irme a estudiar afuera", contó Pedro. Menuda contradicción, "si no me alcanzaba para estudiar en mi propio país, menos me alcanzaría para irme a Estados Unidos, pero yo sabía que había oportunidades a través de las becas", exclamó.

Y así fue, creyó más en su potencial, y su entusiasmo lo movilizó a contactarse nuevamente con aquellos entrenadores de fútbol de Virginia en busca de una oportunidad. Y así fue, le ofrecieron varias becas de las cuales eligió una completa que le daba mucha importancia al deporte y le permitía trabajar en la misma universidad para ganarse sus pesos, los que juntaba para mandar a su familia en Jujuy.

"Seguí mi instinto y me aferré a la fe y a las ganas de triunfar. Yo sabía que nadie había sido exitoso sin haber superado algún tipo de dificultad, que en mi caso fueron el desarraigo, y estar estudiando lejos de mi familia y sin un respaldo económico", dijo.

JUNTOS EN FAMILIA. PEDRO , SU HIJO HUGO Y MARTHA DE PASEO EN MORAINE LAKE

Así empezó su vida en Estados Unidos donde "bendecido" tanto por su suerte como por todas aquellas personas que le aparecieron en su camino, después de cuatro años se recibió con honores como contador de finanzas, se especializó en energías y ya trabajando en Washington DC en la firma Kpmg lo transfirieron a la ciudad de Calgary de la provincia de Alberta, Canadá, dónde actualmente reside.

"Vine a hacer una rotación por un par de años para aprender la parte de energía. Pero ese par de años se convirtieron en casi 11 años en los cuales hice mi maestría en impuesto canadiense y ahora estoy haciendo otra maestría en la universidad de Nueva York de impuestos de Estados Unidos", contó.

Con los logros académicos también le llegó el amor. Estabilizado en Canadá conoció a una hermosa colombiana que se convirtió en su esposa y mamá de su pequeño hijo.

Afortunado como pocos, Pedro vive actualmente en Calgary con su madre y su hermana Daniela, quien también viajó a Canadá para estudiar y terminó encontrando allí a su actual esposo, también colombiano, con el que decidieron formar su familia.

"Mi vida está hecha acá, estoy a punto de cumplir 39 años, me fui de mi provincia casi a los 17, si me pongo a pensar estuve más tiempo afuera que en Argentina", contó pero aclaró que pese a que su familia se encuentra en Canadá con él, todavía tiene a mucha gente querida, como sus tíos, primos y amigos a los que extraña mucho y destacó a sus compañeros del secundario con los que afortunadamente se mantiene en contacto a través de las redes sociales. "La última vez que visité mi provincia fue en 2013, pero quiero que mi mujer y mi hijo conozcan Jujuy y Argentina, quiero que mi pequeño vea de dónde viene su papá", exclamó.

"Soy muy afortunado y bendecido por todo lo que conseguí en mi vida. Muchas veces las ganas y las intenciones no son suficientes para que se te abran las puertas pero afortunadamente encontré aquí hermosas personas que sin ellas en mi camino, todo hubiera sido más difícil", cerró.

Lo que más se extraña de Jujuy


“Si hay algo que ahora extraño de Jujuy es ese estilo de vida que es mucho más tranquilo, enfocado en la familia en el que se puede disfrutar de los almuerzos del domingo y no tenés que salir corriendo por alguna reunión. Recuerdo que la vida era mucho más relajada en Jujuy”, rememoró.
Con respecto a la comida Pedro destacó que tiene la suerte de tener con él a su mamá y a su hermana que además de “tener buena mano” preparan riquísimos platos que lo mantienen un poco más cerca de su tierra. “Lo que sí extraño es el api desde que lo probé por primera vez todos los domingos me iba al mercado a tomarlo, pero más allá de lo que uno pueda llegar a extrañar, los hijos superan todo y se convierten en prioridad”, exclamó.

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Jujuy

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...