Dictaron la prisión preventiva para 8 rugbiers

La Justicia de Villa Gesell dictó ayer la prisión preventiva de los ocho rugbiers detenidos por el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell y sumó el agravante de "alevosía" al "homicidio premeditado" que les había adjudicado la fiscal, informaron fuentes judiciales.

 

"Hasta el momento no se pudieron probar el homicidio por placer ni el de "odio racial" en la causa", dijo el juez.

 

De acuerdo a la resolución del juez de Garantías de Villa Gesell, David Mancinelli, los acusados "ejercieron especial violencia sobre Fernando, exteriorizando un claro accionar dirigido a concretar su muerte".

Al momento de justificar el agravante de la alevosía, el magistrado escribió: "Los aquí imputados, aprovechando la inadvertencia de la víctima, quien se hallaba de espalda a los atacantes conversando con su grupo de amigos, propinaron el primer golpe por detrás, logrando desestabilizarlo, oportunidad en que cayó al suelo en un total estado de indefensión".

Mancinelli descartó, en tanto, el agravante de "homicidio por placer" también solicitado por los abogados de la familia de Báez Sosa, al considerar que ni este ni el de "odio racial" pudieron probarse por ahora en la causa.

"No observo abastecido el elemento subjetivo que exige la figura, esto es, la finalidad de satisfacer el deseo de sentir placer, pues, más allá de la forma de exteriorizar sus comportamientos previo al ataque (...) no resultan suficientes a los fines de configurar el delito", explicó el juez sobre "el placer".

En tanto, sobre el odio racial, indicó: "La figura requiere para su configuración que (...) haya sido la motivación principal de la muerte; circunstancia que no acontece en autos".

En la resolución, de 50 páginas, al igual que en la acusación fiscal, los rugbiers Máximo Thomsen (20) y Ciro Pertossi (19) fueron considerados "coautores" del crimen; mientras que Blas Cinalli (18), Luciano (18) y Lucas Pertossi (20), Enzo Comelli (19), Matías Benicelli (20) y Ayrton Viollaz (20), "partícipes necesarios".

El juez fundamentó la medida de prisión al valorar que la calificación del hecho no permite una excarcelación, la elevada pena en expectativa, la actitud de los imputados cuando incriminaron falsamente al remero de Zárate Pablo Ventura y los mensajes que se intercambiaron por WhatsApp, en los que mencionaban que la víctima "caducó" y que no debían hablar de lo sucedido con "nadie".

No obstante, Mancinelli adelantó que abrirá otro incidente para analizar si hace lugar o no al pedido de la morigeración de la prisión preventiva que hizo la defensa, para que los rugbiers puedan cumplirla de manera domiciliaria,

La prisión preventiva fue dictada pasado el mediodía, tras la audiencia oral realizada ayer en el juzgado de Mancinelli, a la que asistieron la fiscal de la causa, Verónica Zamboni; los abogados de la familia de la víctima, Fernando Burlando y Fabián Améndola; el defensor, Hugo Tomei, y los ocho acusados,

Sólo uno de los rugbiers, Cinalli, hizo en esa oportunidad uso de la palabra cuando el juez se los ofreció: "Lo que pasó, ninguno de nosotros quiso que pase", manifestó el imputado en nombre del grupo en referencia al crimen ocurrido el 18 de enero último en la puerta del boliche gesellino Le Brique.

 

David Mancinelli hizo especial referencia al hecho de que Fernando Báez Sosa fue atacado estando de espalda a su agresor.
El juez fundamentó la medida de prisión al valorar que la calificación del hecho no permite una excarcelación.

 

El “desprecio por la vida” tiene presos a los jóvenes

La pena en expectativa de prisión perpetua, el “desprecio por la vida” evidenciado en el crimen de Fernando Báez Sosa, el haber incriminado a un inocente y los mensajes de WhatsApp donde los imputados informaron que la víctima “caducó” y luego dieron la orden de no hablar del tema con “nadie”, fueron los elementos que evaluó el juez David Mancinelli para dejar a los ocho acusados en prisión.

Para fundar el dictado de la prisión preventiva, el juez en principio explicó que el delito que se les imputa a los ocho acusados -homicidio doblemente agravado-, tiene una “pena en expectativa” -la prisión perpetua-, “que no posibilita operativizar ninguno de los supuestos de procedencia de la excarcelación ordinaria”.

Extrema violencia

Pero luego resalta que “cabe atender como dato peculiarmente disvalioso la extrema violencia desplegada y el desprecio por la vida humana demostrado a partir de la conducta de los imputados”. Luego, Mancinelli afirma que “como si lo expresado aquí no bastara”, considera que “existen además otros peligros procesales que justifican el encarcelamiento preventivo de los sospechosos” y en ese punto menciona “la actitud asumida al momento de producirse el allanamiento fiscal y perjudicar a una persona totalmente ajena al evento con el propósito -estimó- de mejorar su situación procesal”.

Así se refirió el juez al intento que tuvieron los rubgiers de incriminar en la causa al remero de Zárate Pablo Ventura, quien fue detenido por los dichos de los hoy procesados, aunque luego liberado y sobreseído en la causa cuando se demostró que nunca había estado en Villa Gesell.

“Un artilugio”

El juez de Villa Gesell que dictó las prisiones preventivas de los rugbiers acusados del crimen de Fernando Báez Sosa rechazó el pedido de nulidad de una rueda de reconocimiento, de una testimonial y de las indagatorias de los detenidos planteado por la defensa, al considerarlo un “artilugio”. “Las alegaciones ahora traídas a análisis por el letrado defensor parecen más un artilugio para buscar -por una vía errónea por cierto- la libertad de sus defendidos, que una violación de una disposición expresamente prescripta bajo sanción de nulidad o de la defensa en juicio”, escribió el juez David Mancinelli sobre la petición del defensor Hugo Tomei.

Tomei además de plantear las nulidades denunció a la fiscal de la causa, Verónica Zamboni, por “privación ilegítima de la libertad”.

La defensa de los rugbiers apelará decisión del juez

La defensa de los rugbiers acusados por el crimen de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell, encabezada por Hugo Tomei, apelará en los próximos días la prisión preventiva dispuesta ayer por el juez que interviene en el caso, David Mancinelli, para los ocho acusados que permanecen detenidos, informaron fuentes de la investigación. El defensor se presentó ayer al mediodía en la sede del Juzgado de Garantías para notificarse de la resolución del magistrado, que fue en línea con el pedido formulado días atrás por la fiscal Verónica Zamboni, y en los próximos días apelará la prisión preventiva, para lo que cuenta con un plazo estipulado en cinco días.

Recurso de apelación

El recurso de apelación insistirá en los planteos de nulidad realizados por Tomei, y una vez presentado será remitido por el juzgado a la Sala I de la Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal de Dolores, integrada por Susana Darling Yaltone, Fernando Sotelo y Luis Defelito. La defensa planteará su disconformidad con la resolución de Mancinelli respecto de las nulidades que habían sido solicitadas tanto en la audiencia preliminar del jueves como en un escrito, ya que cree que “tienen incidencia decisiva en el auto de prisión preventiva”.

Tras abandonar la sede judicial en Villa Gesell, Tomei reiteró su opinión de que los rugbiers imputados “están sometidos a un proceso que no reúne las características de validez, y por lo tanto resulta difícil defenderse”. Tomei, defensor de los acusados, utilizó la audiencia del jueves para acusar a la fiscal Verónica Zamboni por la supuesta falsificación de actas que integran la causa.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...