Con 77 muertos piden a la gente que vaya a trabajar

A un mes del primer enfermo por coronavirus, Brasil registró ayer que existen 77 muertos por el covid-19 y 2.915 personas contagiadas, mientras que el presidente Jair Bolsonaro convocó ayer, entre risas, a la población a salir a las calles y a abrir los comercios e industrias para evitar un caos económico con saqueos, desafiando a los médicos y a los gobernadores.

El Congreso y 27 gobernadores pidieron al Gobierno acelerar las medidas para asistir a la población que está sin poder trabajar, sobre todo los más pobres, del sector informal y servicios, pero hasta el momento Bolsonaro intentó hablar directamente con los ciudadanos, descartando las medidas sanitarias de los gobernadores, con los que entró en colisión.

Bolsonaro se negó a mostrar los análisis que se hizo para saber si tiene coronavirus y en tono jocoso invitó a una periodista si quería dormir con él para confirmarlo, además de posar con el remedio cloriquina para la malaria, al que quiere imponer como último recurso para los enfermos terminales de covid-19.

"Yo lo haría con mi madre de 93, si es el último recurso, firmo", dijo Bolsonaro, pese a que el remedio aún está en fase de test y no está autorizado para coronavirus y sí para malaria y lupus.

El mismo remedio fue el que usó ayer en la teleconferencia del Grupo de los 20 (G20).

Bolsonaro no quiso comentar la curva ascendente en la que entró Brasil al cumplirse un mes del coronavirus: "No hay más turismo, Uber, hotel, empleada doméstica, esta ola es peor que el virus. Es una búsqueda de títulos de la prensa para desgastar al presidente. Yo hice mi parte, advertí a la nación sobre el pánico de no ir a trabajar".

"El brasileño tiene que cuidarse a sí mismo. Quien va a salvar la vida del brasileño es el concejal, el intendente, el gobernador. El Gobierno tiene que volver a trabajar", afirmó a periodistas en el Palacio de la Alvorada.

Y pese a que ya llegó a 77 la cifra de muertos en un mes, el presidente dijo que "el brasileño no se enferma de nada, hasta nadan en las cloacas en las inundaciones". Siempre entre risas, en un tono contra lo "políticamente correcto" que impuso sobre todo en las redes sociales y fue su garantía de victoria en 2018.

El presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia, planteó que pese a que el Gobierno no se ha movido para dar respuesta a un paquete de auxilio hubo consenso en el Congreso para destinar 2.500 millones de dólares para entregar un "coronavoucher" a la población.

Sería una ayuda de 41 dólares mensuales ofrecidos por el Gobierno, pero el Congreso quiere aumentarlo para 100 dólares.

Va en línea con el pedido de los gobernadores que firmaron un petitorio a Bolsonaro para romper las metas fiscales y perfilar las deudas de los estados por 12 meses incluso con el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo.

Los gobernadores, incluso los ultraderechistas y neoliberales, firmaron un petitorio para poner en marcha la renta mínima universal que sancionó como ley en 2005 el entonces presidente Luiz Inácio Lula da SIlva, líder opositor que en Facebook comentó que llegó la hora para la renuncia o impeachment de Bolsonaro. Dirigentes del Partido Socialismo y Libertad (Psol) comenzaron a reunir a famosos para pedir el juicio político, que debe ser autorizado por el llamado "equilibrista" del poder en Brasilia, el diputado Maia.

En San Pablo, el estado más afectado por el coronavirus, con 58 fallecidos y 1.052 casos, el gobernador Joao Doria alertó sobre la posibilidad de mandar a la policía a detener a los mayores de 60 años que violen la cuarentena. San Pablo se encuentra en estado de distanciamiento social y puede avanzar para el aislamiento obligatorio y el llamado "lockdown". Todas las regiones brasileñas tienen muertos por coronavirus. A San Pablo le siguen Río de Janeiro con 9 muertes, Ceará con 3, Pernambuco con 3, y con uno cada uno Amazonas, Santa Catarina, Goiás y Rio Grande do Sul.

Los casos positivos subieron de 2.433 a 2.915 en un día.

El secretario de Salud del estado de San Pablo, José Germann, reveló que las medidas de restricciones fueron positivas para evitar un mayor contagio. Pero también apuntó que en un día creció 42 por ciento el número de graves enfermos internados en terapia intensiva. El gobernador de Rio, Wilson Witzel, dijo que el lunes deberá reabrir el comercio en caso de que el Gobierno no ayude a las personas que deban quedarse en sus casas.

Suben a 34 los casos fatales en Ecuador y casi 1.400 los infectados

Otras cinco personas murieron de coronavirus en el último día en Ecuador y los fallecimientos ya suman 34, mientras que más de 150 nuevos contagios detectados desde la víspera elevaron el total de casos a 1.382.

En una comparecencia virtual, la directora nacional de Gestión de Riesgos y Emergencias, Alexandra Ocles, precisó que hay otros 1.778 casos bajo sospecha. La provincia con más casos sigue siendo Guayas, cuya capital es Guayaquil, con 1.000 infectados, seguida de lejos por Manabí, con 38, precisó la funcionaria. Ocles expresó su preocupación por el hecho de que aún se registran aglomeraciones de personas, especialmente en Quito, informó la agencia de noticias EFE. En ese sentido, mencionó el caso de los mercados y pidió a los responsables y la ciudadanía que permitan que puedan operar “brindando la seguridad necesaria” tanto para vendedores como compradores en cumplimiento de los reglamentos y medidas establecidas.

Ecuador, que transcurre su segunda semana bajo el estado de excepción decretado por la pandemia del coronavirus, se ha convertido en el país con la tasa de infectados más alta de Sudamérica en términos relativos. El lunes 16 de marzo, cuando el presidente Lenín Moreno anunció al país la suspensión de vuelos internacionales, limitó la actividad comercial y productiva, restringió la movilidad entre provincias e impuso un toque de queda nocturno, los casos de infectados eran 37 y los muertos dos. Hoy, los casos se han multiplicado por 37 y las muertes, por 17.

Ayer, ante el aumento imparable del número de casos, Moreno amplió el horario de toque de queda de las 14 a las 5. El jefe de Estado advirtió que “quien incumpla será sancionado!, en una primera ocasión con el pago de 100 dólares de multa, por segunda vez con un salario básico (400 dólares) y por tercera ocasión con una pena de prisión. Hasta el martes, el toque de queda en el país, salvo en Guayas, la provincia más afectada, así como Santa Elena y Galápagos, era de las 19 a 5.

Perú: 14 días más de cuarentena

Con 10 muertos, 580 contagiados y se extiende dos semanas la cuarentena por el coronavirus.  El presidente de Perú, Martín Vizcarra, anunció ayer que el coronavirus afecta a 580 personas en todo el país, que causó la muerte de 10, y una prórroga de 13 días del estado de emergencia nacional declarado por la pandemia. “Hemos tomado la decisión de que, a través de un decreto supremo, ampliamos el estado de emergencia por trece días, de tal forma que es de cumplimiento obligatorio hasta el domingo 12 de abril, inclusive”, señaló Vizcarra en una comparecencia ante los medios de comunicación. El mandatario declaró la emergencia nacional el 16 de marzo pasado por un período de 15 días, por lo que debía expirar la semana próxima.

Vizcarra explicó que, aunque esperaba hacer oficial la prórroga tras reunirse con los gobernadores regionales el lunes, ha decidido “no alargar la incertidumbre”. Además, aclaró que la extensión del estado de emergencia nacional implica asimismo la del toque de queda que rige a diario entre las 20 y las 5 y la del cierre de fronteras. “Sabemos que no es una decisión fácil (...). Seguramente con la extensión del estado de emergencia vamos a generar incomodidades y malestar de muchos, pero tengan la seguridad que lo hacemos por el bien de todos: la vida y la salud”, dijo Vizcarra, citado por la agencia de noticias Europa Press.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...