Brasil abre fábrica pública  para producir vacunas

El estado brasileño de San Pablo construirá a partir del 1 de noviembre una fábrica pública con 20 millones de dólares donados por grandes empresas nacionales y multinacionales para producir la vacuna contra el coronavirus del laboratorio privado chino Sinovac Biotech, que realiza una de las pruebas de inmunizaciones más avanzadas, anunció ayer el gobernador Joao Doria.

En paralelo, el Supremo Tribunal Federal, la máxima corte de Brasil, informó ayer que su flamante presidente, Luiz Fux, fue diagnosticado como positivo de Covid-19 apenas cuatro días después de haber asumido en el nuevo cargo, y, según los voceros del tribunal, se sospecha que adquirió el virus en una reunión familiar el sábado pasado.

Mientras la curva de contagios en el país sigue sin ser del todo controlada, el desarrollo y la producción de vacunas ocupa cada vez más la atención de las autoridades.

La nueva fábrica que fue anunciada ayer en San Pablo formará parte del complejo industrial del laboratorio paulista Instituto Butantan, que forma parte del Sistema Unico de Salud brasileño, y es el principal fabricante de vacunas contra la influenza de América Latina.

"Hemos cerrado una etapa de recaudación de fondos para la fábrica de la vacuna Coronavac. Logramos 97 millones de reales (unos 20 millones de dólares) en donaciones privadas", dijo Doria en conferencia de prensa.

La ciudad de San Pablo es el epicentro del coronavirus en Brasil y donde se reportó el 26 de febrero la confirmación del primer caso de América Latina, un hombre de 62 años que había estado de vacaciones en el norte de Italia.

La vacuna Coronavac del laboratorio privado chino Sinovac Biotech está en la fase 3, probándose en 9.000 brasileños y, según las autoridades paulistas, podrá tener su autorización, en caso de éxito, en diciembre próximo, por parte de la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria.

El Gobierno central del presidente Jair Bolsonaro aún se resiste a pasar a San Pablo fondos para la fabricación de 100 millones de dosis de la Coronavac, en el marco de una disputa que tiene con el alineamiento del Gobierno con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Es en ese marco que Brasil apoya con más de 200 millones de dólares la investigación local de la llamada vacuna de la Universidad de Oxford, del laboratorio Astrazeneca, que desarrolla la Universidad Federal de Sao Paulo (Unifesp), que ayer retomó los ensayos luego de un freno a nivel mundial por efectos colaterales detectados por el laboratorio en el Reino Unido.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Internacionales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...