Denuncian a funcionarios sampedreños por la muerte de una empleada municipal por coronavirus

La madre de la joven empleada municipal Gisela Elizabeth Sánchez, quien falleció por COVID-19, en la madrugada de Navidad, luego de una larga agonía de 32 días, denunció penalmente a funcionarios municipales, por supuestamente haber exigido a su hija, a presentarse a trabajar, siendo una persona de riesgo. Este lunes a las 10 habrá una marcha para pedir justicia. 

En una entrevista con nuestro diario, Sandra Sánchez, sostuvo que su hija Gisela tenía 34 años y había ingresado a trabajar en el mes de diciembre de 2015, y pese a su problemas de artritis "necesitaba el trabajo" para mantener a su hijo.

Apuntó que cuando se desató la pandemia y se estableció la cuarentena, su hija se desempeñaba como secretaria administrativa del Mercado Municipal de Artes y Oficios y tal como lo dispuso el Gobierno Nacional, al ser paciente de riesgo, con certificado de discapacidad, fue aislada y trabajaba desde su casa. “Todos sabían que Gisela era paciente de riesgo, que tenía asma crónica y artritis reumatoidea, con certificado de discapacidad, presentado en la oficina de Personal desde su ingreso en el año 2015. Ella nunca dejó de trabajar, desde la casa enviaba su trabajo, pero el 20 de octubre, el municipio le hizo firmar una nota, dónde ella se hacía responsable para volver a trabajar. Volvió a trabajar y se contagió de COVID, con un desenlace fatal el día 25 de diciembre”, expresó la madre, tras indicar que a la nota se la hicieron firmar en la Dirección de Personal.

Explicó que, la citada  nota, expresa que su hija solicitaba volver a trabajar, cuando siendo una persona de riesgo y el municipio sabía de su situación de salud, tendría que haber denegado tal solicitud. “Tengo entendido que muchas personas firmaron esta misma nota y así que efectivamente, es el municipio, el que le hace firmar la nota. Había rumores que los que no se presentaban perderían su trabajo, ella tenía un hijo y ella era su único sostén por eso firmó la nota para volver al Mercado. Mi hija trabajaba de 14 a 20 hs., el jueves 19 de noviembre, llegó con un poco de tos y dolor de cabeza, se le pasó. Al día siguiente, el viernes, vino del trabajo con muchísima tos y fiebre, paso así el fin de semana, el lunes fue feriado, mi hija empezó a tener falta de aire, tosía. Los médicos pensaban que era una crisis de asma, el 23 la internan, ese mismo día le hacen el hisopado y el 25 ya tuve el resultado, donde me comunican que es positiva. Llamo y me comunico con la jefa para avisar que mi hija había dado positivo, solicitando que cierren el lugar, que se desinfecte para que no se siga contagiando más gente, porque anteriormente, antes de que mi hija vuelva se contagiaron compañeras, la otra secretaria y uno de los profesores, y no cerraron ni desinfectaron, sabiendo que ahí se daba clases y asistían niños y había personas todo el tiempo, y así expusieron a mi hija a trabajar”, prosiguió la madre.

Gisela falleció el 25 de diciembre debido a una falla multiorgánica, y para su familia es una situación "muy dolorosa" y subrayó la "negligencia de funcionarios que la obligaron a presentarse a trabajar y dejarla expuesta en un lugar que era de alto riesgo". Sostuvo que al momento de regresar al trabajo de manera presencial, la joven madre "buscaba explicaciones, ya que si estaba trabajando desde la casa y estaba bien de salud, por qué la obligaron a presentarse en la oficina, por qué lo hicieron, pero nunca obtuve respuesta”, pese a los intentos que realizó de contactarse con autoridades de primera línea municipal. 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...