"El enfoque de la Dirección es pensar en la salud, no en la enfermedad"

-¿Cuáles son las funciones que cumple la Dirección Nacional de Abordaje por Cursos de Vida que está a su cargo?

-Esta Dirección tiene tres líneas de acción, que son la de Salud Perinatal y Niñez, la de Adolescencia y Juventudes, y la de Adulto y Persona Mayor. En sí, nosotros abarcamos todo el contexto de la vida desde la concepción hasta los últimos días.

En ese contexto Cursos de Vida tiene que ver lo que somos nosotros y cómo vamos creciendo a lo largo de nuestra vida, y ese crecimiento implica que hay momentos donde vamos a tener mayor fragilidad, por ejemplo desde el nacimiento hasta los dos o tres primeros años, momentos donde necesitamos que el sistema de salud se acerque a la persona como en la adolescencia porque hay transiciones que están ocurriendo en el ser humano y el adulto mayor que va a tener fragilidades, donde va a tener muchas más necesidades del sistema por la carga de enfermedades crónicas y entonces el sistema de salud debe estar alerta a este tipo de problemas.

-¿Qué es "Abordar por Curso de Vida"?

-Es un cambio en el paradigma de la atención, porque habitualmente los ministerios están construidos en relación a los problemas. En este caso los problemas son las enfermedades, entonces aquí se puede hablar de las propias de la niñez, de la infancia, las infectocontagiosas, la carga de enfermedad crónica que uno va adquiriendo cuando uno se va haciendo más grande como la diabetes, la hipertensión, las enfermedades transmisibles y no transmisibles son áreas jerárquicas en un Ministerio de Salud.

Lo que se ha intentado acá con el cambio de paradigma es pensar que en el curso de vida uno puede tener indicadores positivos, es decir pensar de que la vida la construimos con momentos buenos y que esos momentos buenos si lo perpetuamos en el tiempo, podemos llegar a ser un adulto mayor con mucha calidad de vida y con buena funcionalidad. En ese sentido trabajar sobre todas las acciones que sean de promoción y prevención es lo que cambia el paradigma en este caso y pensar que son acciones de bajo costo pero de mucho impacto.

-¿Cómo se logra ese impacto?

-Se trata de trabajar en una alimentación saludable, que nuestra cabeza razone y piense bien, que nuestra actividad física, la funcionalidad la vayamos adquiriendo progresivamente y sea una constante en nuestra vida, hará que problablemente la calidad sea sostenida de la mejor manera posible.

El enfoque por curso de vida es no pensar en la enfermedad sino pensar en la salud.

-¿Cuáles son los programas que se desarrollan en cada una de esas etapas?

-Es muy importante hoy lo que está pasando en salud perinatal y niñez, si tomamos el momento de concepción, mujer que se embaraza y a partir de allí va a tener nueve meses hasta el momento del parto, cuando se divide en dos, la mujer que va a amamantar y el niño que va a crecer.

Hay una serie de programas vinculados a lo que hoy estamos promoviendo que es la "Ley de los mil días", donde se toma a la mujer embarazada y vemos todo lo que se puede hacer cronológicamente para que tenga todos los controles, donde en los primeros tres meses tiene que realizarse una ecografía y realizarle múltiples análisis para saber si no hay enfermedades transmisibles que van a pasar de la madre al niño.

A partir de allí un análisis de morfología fetal al séptimo mes para poder decir el desarrollo de este niño viene de la mejor manera y en el momento del nacimiento saber que ha sido un bebé perfectamente evaluado y estudiado durante toda la gestación y saber que en ese momento de fragilidad el sistema de salud va a estar atento al desarrollo de esa criatura a través de esos programas que, primero, genera derechos, la "Ley de mil días", y por otro lado, obliga al sistema sanitario a estar actuando en cada uno de estos momentos para llevar adelante la mejor de estos niños hasta que llegue el momento de la autosuficiencia, donde no hay tanta necesidad de asistencia por la fragilidad. A eso se le debe sumar el programa de Salud Escolar que toma al niño a partir de su ingreso a su jardincito y a partir de allí pequeñas evaluaciones que permiten construir la salud desde un impacto positivo a lo largo de esos años.

-¿También existen programas para los adolescentes?

-En este caso muchas veces el adolescente tiene que construir una identidad. Entonces todos los programas están vinculados a eso, a la construcción de identidad donde el crecimiento y el desarrollo van a ser programas importantes, donde se contempla la salud sexual, donde se piensa en afianzar la personalidad, el consumo de sustancias que tiene que estar regulado y controlado y de esa manera el encuentro con los adolescente va a ser a través de asesorías.

Hay una política a desarrollar en el adolescente que se llama "política de asesoría", el encuentro a través de la escuela, de llamadas telefónicas donde uno puede saber que solo o en grupo uno puede asesorar para sostener este rol de agencia, de autocuidado en esa etapa.

-¿Estos programas son regionales o Nación elabora uno solo para todo el país?

-Nación lo que hace como órgano rector, trata de acordar con las jurisdicciones que son autónomas. Entonces vamos al encuentro de la Provincia para decirle qué tipo de herramientas tenemos y si tu problema es este, se desarrolla un programa a la medida de la provincia o la región de acuerdo a la vulnerabilidad, a cuestiones de equidad, cuestiones concretamente vinculadas a pueblos originarios o etnias que tienen culturas arraigadas diferentes. Es decir nosotros tenemos la matriz y el desarrollo se entrega al momento del encuentro, ya que sin las provincias no tendríamos razón de ser.

Vamos al encuentro. Por ejemplo, acá tenemos una gran Dirección de Maternidad e Infancia, entonces el encuentro es salud perinatal con maternidad e infancia o adolescencia y juventudes como programa que funciona en el ministerio local.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...