Duplican consultas y algunos llegan con cáncer de colon

Pese a que el Covid-19 se presenta comúnmente mediante síntomas respiratorios, los digestivos también surgen en una minoría de casos e incluye náuseas, vómitos, diarrea y dolor abdominal, que no definen el cuadro sino junto a fiebre y otros signos. En Jujuy, según médicos gastroenterólogos, la demanda de consulta se duplicó tras finalizar el aislamiento, y preocupa la gente que no hizo controles en meses, ya que alguno llegan con cuadros graves a control o avanzado cáncer.

"Los síntomas del Covid hoy son muy inespecíficos. O sea no se tiene muy en claro cuáles son los verdaderos. Hay muchos que lo tienen relacionado con dolor abdominal, diarrea y eso acompaña muchas veces al síndrome gripal que produce el Covid, porque es un virus. Entonces a nivel intestinal de dolor abdominal generalizado acompañado con diarrea, no es muy puntual", explicó el especialista en gastroenterología, Mario Pablo Alvarado.

Sostuvo que esto se sabrá con precisión con el correr del tiempo, porque hay muchos síntomas que están relacionados y apareciendo ahora en relación con el virus, y no son puntuales, como el de la conjuntivitis a la que se asoció con el Covid. Puntualmente se conoce el dolor abdominal difuso, diarrea, dolor abdominal más alto tipo dispepsia, pero son genéricos y todos se comportan como síndromes virales.

Las complicaciones en torno a problemas gastrointestinales que trajo el Covid fueron indirectas, debido a que muchos pacientes dejaron los controles durante los meses de aislamiento y no concurrieron, incluso cuando se abrieron las consultas. "La gente tenía mucho miedo a recurrir a los sanatorios, el virus estaba circulante y no querían los tumultos, igual los pacientes que tenemos acá están en inmunidad cerrada. No aumentó por el Covid sino que los que no se hicieron controles, ni aquellos que se tenían que hacer endoscopías, entonces después del confinamiento comenzaron a venir", explicó el médico.

Planteó que desde octubre del 2020 en adelante las consultas fueron aumentando. "De ver el 10 a 15% de pacientes al 80% y a 100%. En noviembre ya estuvo con normalidad. Hubo más cirugías y casos de cáncer que probablemente le hubiéramos agarrado más temprano, y cuando llegaron a la consulta, luego de seis meses, ya eran tardíos, otro estadío, eso también pasó en muchos casos y en todas las especialidades", afirmó Alvarado.

Ratificó que hubo casos que si se hubiera tratado en su estadío inicial pudo haber tenido más sobrevida, pero cuando llegaron estaban muy avanzados lamentablemente.

Por otro lado, el especialista en gastroenterología aclaró que los pacientes con hígado graso o cirrosis no son más propensos a tener un cuadro de riesgo al contraer Covid sino más bien los del grupos de riesgo, obesos, que luego pueden hacer hígado graso severo, esteato hepatitis y luego cirrosis. Entonces aclaró que los que más riesgo tienen son las personas obesas, diabéticas, hipertensas, o aquellos con otras patologías de base que disminuyan el sistema inmune, como artritis reumatoidea que es autoinmune.

Incluso, explicó que el mismo estrés juega, si bien no es una patología orgánica sino funcional. Planteó que hubo pacientes que luego de haber tenido un cuadro fuerte de estrés se contagiaron de Covid, y está vinculado a la baja de las defensas.

Sucede que muchos de las patologías mencionadas usan corticoides a larga data o en dosis alta con otros inmunosupresores, que hacen que les bajen las defensas. La otra punta se da también con pacientes mal nutridos, que resultan más vulnerables por las defensas bajas; además de aquellos que tienen Epoc, problemas pulmonares, bronquitis crónicas, o son efisematosos, fumadores crónicos y asmáticos.

Llegan con cáncer de colon

En coincidencia, otro gastroenterólogo local, Carlos Perovic, también explicó que los síntomas gástricos en Covid son los menos frecuentes, con diarrea y vómitos, sumado a fiebre, falta de apetito, de olfato, gusto y dolor de garganta, que en conjunto hacen la sospecha de la presencia del virus. Además, explicó que no se vio secuelas de Covid en la parte digestiva.

En torno a la demanda de consultas, en su experiencia tuvo más por entonces. Coincidió en que cuando se liberó de restricciones hubo más consultas de aquellos que se habían descuidado por el aislamiento. "Hemos empezado a encontrar mayor cantidad de patología maligna por falta de chequeo de la gente", explicó Perovic y agregó: "llamó la atención que cuando empezó aparecer de vuelta la gente en los consultorios, empezaron aparecer las patologías neoplásicas", afirmó refiriendo a que hubo casos de cáncer de colon especialmente.

También sostuvo que si bien durante el aislamiento hubo cirugías, cuando se abrió aumentó la cantidad de estudios y diagnósticos, y el más importante fue en cáncer de colon.

En el cáncer colorrectal es clave la consulta temprana para la curación

El cáncer colorrectal es el segundo tipo de tumor más frecuente en el país, solo superado por el cáncer de mama. Debido a las restricciones impuestas por la pandemia por Covid-19, muchas personas retrasaron sus controles y eso atenta contra las posibilidades de su tratamiento, ya que si se lo detecta en estadios tempranos puede lograrse su curación en más del 90% de los casos. Se puede detectar tempranamente con la visita al especialista, estudios frecuentes, examen de sangre oculta en materia fecal y colonoscopía.

“Entendemos el temor al contagio por el coronavirus, pero todos aquellos que presenten algún factor de riesgo para desarrollar la enfermedad, deben realizarse los controles de acuerdo con lo que su médico tratante sugiera”, sostuvo Karina Collia, cirujana proctóloga del hospital de gastroenterología “Dr. Carlos B. Udaondo”. Son factores de riesgo del cáncer de colon y recto ser mayor de 50 años, tener antecedentes de pólipos o de cáncer colorrectal en la familia o padecer enfermedad inflamatoria intestinal. También influyen una alimentación poco saludable, el exceso de alcohol, tabaquismo, sobrepeso y sedentarismo. 

Sin embargo, la actitud frente a los controles y exámenes no era ideal antes de la pandemia pero hubo un incremento respecto a la anterior medición de la 3º Encuesta de factores de riesgo. Datos de la 4ta del año 2018 muestran que solo 1 de cada 3, 31,6% personas de 50 a 75 años se había realizado alguna vez en su vida un examen de detección de cáncer colorrectal. En la de 2013 solo el 24% lo había efectuado.  “En general existe mucho desconocimiento sobre la importancia de realizar estos controles preventivos, y afortunadamente contamos con herramientas poco invasivas, que nos ayudan en la detección temprana y la posibilidad de iniciar tratamientos con elevados índices de curación. Sin embargo, si ese mismo paciente llega a la consulta en forma tardía, es muy probable que el pronóstico sea totalmente diferente”, afirmó Ubaldo Gualdrini, especialista en cirugía, coloproctología y gastroenterología del Servicio de Coloproctología del hospital Udaondo y expresidente de la Sociedad Argentina de Gastroenterología.

El examen de sangre oculta en materia fecal es un método no invasivo que permite sospechar un cáncer colorrectal; ante esa primera sospecha, el especialista solicitará otros, como la colonoscopía. Una vez confirmado el diagnóstico el tratamiento incluye cirugía, quimioterapia como complemento u radioterapia antes de una cirugía, en los tumores localizados en el recto. “Para los estadios más avanzados existen terapias de blanco específico, con resultados muy alentadores”, dijo Collia. Planteó que lo importante es no hacer la consulta solo cuando aparezcan síntomas.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...