Clima y costos altos inciden en brecha de precios de verduras

Tras el aumento de precios en frutas y verduras existe también una brecha entre lo que se paga a los productores y se les cobra a los consumidores. Tres productores frutihortícolas de distintas zonas de Jujuy coincidieron en que el factor climático impacta, pesa el costo cada vez más alto y en dólares de los fertilizantes y la creciente participación de los intermediarios que impacta en esa brecha.

Recientemente la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (Came) informó que el consumidor pagó en promedio 5,8 veces más de lo que cobró el productor por esos alimentos. Guillermo Berardi, productor hortícola de Pampa Blanca y San Pedro, explicó a El Tribuno de Jujuy que la inflación está causando aumento de costos muy fuertes en agroquímicos y fertilizantes. "Algunos fertilizantes en dólares aumentaron entre un 100 y 300%, y el otro problema son los agroquímicos específicos para cultivos regionales hortícolas. Por la restricción de dólares, las empresas priorizan importar los productos que usan en soja y trigo, y lo poco que hay, aumentó un poco de precio", afirmó.

Reconoció la distorsión grande entre lo que recibe un productor y paga el consumidor. Dijo que se dio en la cebolla, por lo que se dejó en el potrero 60 a 80% de lo producido en la zona. "Cosechada, al productor se le pagaba 120 pesos la bolsa de 25 kilos, pero en la góndola 50 pesos el kilo al consumidor, que daría un precio de bolsa de más de 1.000 pesos", dijo, y aseguró que el sector intermediario está captando la renta. Por el tomate a muchos productores le pagan entre 800 a 1.000 pesos el cajón de 20 kg, y en la góndola está a $200 el kg; y la papa se vendió a $320 la bolsa de 25 kg y está a $580 este año.

Los factores climáticos también afectaron, algunos productores perdieron los almácigos por no tener agua para plantar, y el granizo afectó a otras pocas zonas. Berardi estimó que esto va a seguir incrementando el precio al consumidor, lo que no llegará al productor.

"Los dos extremos de la cadena están perjudicados, el consumidor porque paga fortunas, y al productor le pagan una miseria, y eso hace que cada vez se vaya a plantar menos y aumente el precio, va a ser como una espiral en caída y el productor va a seguir sin recibir plata", dijo Berardi. Aseguró que hay aumentos ilógicos que no se condicen ni con el dólar blue, y también se refleja con tractores que subieron su precio del 50 al 70% en dólares.

Por su parte, José Luis Checa, presidente de la Asociación de Productores de Frutas y Hortalizas, planteó que cuando suben los precios es por factores climáticos, lluvias, heladas o sequía, que hace que baje la producción, haya poca oferta y demanda, y hace que los precios se disparen, pero que no persiste porque llegan productos de otra región y baja el precio. Dijo que pasó con el tomate que hace 15 días, por afectación de invernaderos en Buenos Aires y daños en Mendoza, redujeron la cantidad y aumentó, pero bajó esta semana porque se empezó a producir en otras zonas.

Sobre la brecha entre el precio que recibe el productor y el que paga el consumidor, dijo que siempre existió. "De lo que se le paga a un productor, en promedio llega al mercado de concentración a un 100% más del neto del productor, ya que se incluye el cajón, el flete y comisión de venta. Después la frutería pone otro 100% de lo que lleva del mercado", precisó.

Por otro lado dijo que el factor climático afectó mucho a las bananas en el último año, ya que hubo heladas y sequías que repercutió en el volumen y calidad de la fruta, por lo que esperan que se normalice la situación en verano para que sean mejores éste año.

En relación a los insumos coincidió en que al margen que siempre estuvieron dolarizados, recordó que hubo una suma mundial de los fertilizantes nitrogenados, por lo que una tonelada de brea valía 400 a 500 dólares el año pasado y ahora vale 1.100, explicados por falta de urea y nitratos. Eso implica que el productor deba pagar por ello hasta dos veces y media de lo que valía este insumo.

Pérdidas en manzanas y peras

En la Quebrada la brecha de precios no es diferente, y los pequeños productores se ven afectados mucho por los factores climáticos. Inocencia Zapana, pequeña productora de la localidad de Ocumazo, departamento Humahuaca, aseguró que ya impactó en la pérdida de la producción de manzana y pera.

"Antes de Navidad y hasta Reyes los camiones pagaban 100 pesos el fardo de lechuga, pero vimos tres kilos de lechuga por cien pesos. A la otra semana ya estaba a $200 el kilo de lechuga, porque el productor se molesta y pasa la máquina, porque dice que entre pagar quien coseche y los cajones, no conviene, y ahí subió la lechuga más por el granizo", explicó, señalando que luego se vendía a $50 el kilo. Enfatizó que tampoco favorece el rol de los intermediarios.

De hecho aseguró que al principio afectaba la falta de agua y ahora el granizo. "Éste año no vamos a tener ni manzana ni pera. Estaba chiquitita la pera, vino el granizo y lo tiró todo, así que estamos complicados los productores", afirmó. Aseguró que también perdió su producción de haba y arveja.

Sostuvo que si bien está saliendo verdura, debido a que los precios se elevan y a la especulación, se afecta al productor. En remolacha dijo que mientras en la Quebrada pagan 60 pesos el paquete a los productores, se cobra a $150 allí y en San Salvador se comercializa a 250 pesos.

Zapana también produce papa andina, que comercializa a 140 pesos el kilo en venta directa, mientras otros la venden a $200, y lo mismo sucedía con la arveja a $150. La haba la vende a $100 y otros a $160.

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Informacion General

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...