"El programa me dio visibilidad"

El lunes volvió a cantar en el programa, convocado para por la producción para un repechaje. Y aunque no quedó, todo lo que consiguió con esta participación es muy auspicioso.

Tiene 30 años y estuvo viviendo en Córdoba, hasta que llegó la pandemia. Desde entonces, volvió a Jujuy.

Cuenta que se fue para estudiar arquitectura, "pero no terminé", dice risueñamente aludiendo a su pasión clara por la música. Obviamente terminó estudiando música con los profesores que eligió, y trabajando y viviendo de la música, que es un gran aliento.

Un dato muy emocionante es que es nieto del gran Carlos Marquez, cantor de tangos ya fallecido, que marcó a fuego con su presencia y su voz el ritmo del dos por cuatro de Jujuy.

¿Estás decidido totalmente a dedicarte a la música?

Sí, la música y la comida (es cocinero también) son mis dos pasiones.

¿Cómo comienza tu historia musical?

Lo primero que creo que hice fue cantar, porque mi abuelo nos hacía cantar los domingos, a mis primos, a mis hermanos, a mí, en la mesa familiar. Nos hacía afinar a todos. Todos salimos afinados. Nos hacía cantar tangos, el himno, canciones infantiles. La voz fue el primer instrumento que exploré.

Cuando me fui para Córdoba a estudiar. En una residencia comencé a hacer amigos y me animé a hacerlo más. De caradura empecé a convocar músicos y "showcitos" y a cobrar.

Por otro lado, yo siempre tuve el folclore en mí, porque soy bailarín de folclore. Este ritmo siempre estuvo ahí, pero lo cantaba más para mí.

En Córdoba empecé a explorar el góspel, el soul y el jazz. Eso fue mi inicio profesional. Y es muy simbólico que en el programa ("Canta conmigo ahora") me haya tocado un funk.

Cuando empezás a descubrirte en Córdoba, ¿cómo encarás tu formación?

Me instruí, estudié, pero me resultó complicado seguir el ritmo de la facultad. Entonces decidí estudiar de forma particular. Después sí, me inscribí en la carrera de Dirección Coral, y no la terminé porque me volví a Jujuy.

¿Cómo se llamó la banda que formaste en Córdoba?

Mister Grove. Ese fue el primer proyecto que tuve. Después estuve en una banda grande allá de Córdoba que se llamaba Fanky Animal Orquesta, como sesionista.

Después integré el único coro de soul de Argentina, que se llama Mistic Soul Choir dirigido por Ángel Vilkelis, que vino a Jujuy hace unos años. Yo actué con ellos acá, los llevé a Palpalá, al centro cultural "Héctor Tizón" y otros espacios por aquí. De este coro formé parte desde sus inicios y por cuatro años más o menos, hasta que me vine de nuevo a Jujuy.

A partir de tu regreso a Jujuy, ¿cómo te proyectás como artista?

Ahora estoy presentándome como solista, por supuesto acompañado por una banda integrada por Seba Guerrero en batería; Juanjo Díaz en la guitarra; Leandro Batallanos en las teclas; y Luis Bernal en el bajo. Se armó el "dream team". Yo los admiro un montón a todos, además de grandes músicos, son mis amigos y eso hace que tengamos otra conexión. Estoy feliz con esta formación.

Lo de tu participación en el reality, ¿lo tenías pensado?

No lo tenía pensado. Voy porque me llamó un amigo que es Juan Martínez, coordinador del Caja (Centro de Arte Joven Andino), donde se realizó la audición. Estaba medio renegado con la música, y me estaba yendo a Perú por otro proyecto que tengo. Me insistió tanto que fui, y cuando llegué no había nadie en la audición. Entré con la guitarra y me dijeron "te estábamos esperando". Lo tomé como una señal. Audicioné, me fui y me olvidé. Estando en Perú, donde me fui con unos amigos, con la idea de abrir un centro cultural en la base del Machu Picchu, que incluso lo vamos a traer acá a Jujuy también.

Estoy muy entusiasmado con ese proyecto, y tengo que volver a ir para allá, cuando surgió todo esto. Estando allá me llamaron para decir que había quedado. Volví y a los dos días me fui a Buenos Aires para grabar.

¿Qué te aportó esta experiencia?

Creo que lo primero que me dio fue la visibilidad. Esa era mi meta, ser visible, no importaba para qué, porque yo tengo muchas aristas en mi vida, la música, la cocina, y todo lo que estoy estudiando sobre los códigos andinos. Todo eso forma mi persona.

Ahora por las redes sociales, veo la repercusión que tuvo mi participación en el programa. Me sorprendió mucho, hasta el día de hoy me siguen llegando mensajes, de Uruguay, Chile, de todas partes del país. Me dicen que les gustó lo que hice. Muchos comentarios muy positivos. No me esperaba esa repercusión. Yo pensé que, porque no había llegado al puntaje, ya estaba, "ya fue", me dije, pero realmente se siguen subiendo las reproducciones del video en Youtube. La gente me sigue escribiendo, me sigue agregando, y se nota que dejé esa marca.

Vos que tenés varias facetas, ¿te pensás en un espectáculo integral?

Sí, totalmente. De hecho, el año pasado hicimos un evento así con el fotógrafo Mariano Cícero, en el centro cultural "Héctor Tizón", con comida y música. Ese fue nuestro primer evento de este tipo. Ahora estamos también con Agustina Maldonado, una artista culinaria jujeña espectacular, y vamos a armar de nuevo estos eventos integrales, con fotografía, música y comida, relacionados con la cultura andina, con los saberes del buen vivir. Queremos transmitir ese mensaje a través de todas estas aristas.

Contame también de esta filosofía que practicas y seguís estudiando, sobre todo porque el centro cultural que están abriendo tiene que ver con esto, ¿verdad?

Sí, lo que estamos haciendo en la base del Machu Picchu tiene que ver con eso. Nosotros lo que estudiamos son los saberes ancestrales andinos, saberes milenarios, que, dependiendo de la región geográfica o la época, se los toma de distinta forma y se los transcribe. Nosotros lo que tomamos es toda la región de los Andes. Trabajamos con los códigos andinos.

El centro cultural va a ser museo, se dictarán talleres, y también habrá un lugar para residencia. Ya hay un movimiento que se está viendo en Jujuy, y da la casualidad que de la filosofía esta que nosotros estudiamos, el epicentro energético se ubica en esta zona.

Jujuy ahora se está haciendo visible en muchas formas. A mí, lo que me interpela ahora es la música junto con Leo y con Lu (Leo Jurado y Lu Araya, que están en La Voz Argentina). Ahora hay tres jujeños en la tele nacional, entonces hay como un movimiento que está surgiendo. Estoy chocho con eso.

Es muy auspicioso que gente de tu edad esté interesada en los saberes ancestrales. Antes esto estaba reservado a los mayores y casi escondido. ¿Qué crees que está pasando? Ustedes se enorgullecen de aprenderlo y practicarlo.

Es que a mí me cambió la perspectiva de vida. Aprendí las instrucciones del juego de la vida, porque los saberes hablan de eso, de cómo vivir en paz, tranquilo, en plenitud, con felicidad. Eso me permitió por ejemplo hacer ciertos movimientos que me permitieron hoy estar en la tele.

Todo esto gracias a un contacto con Jorge Lara, que es un maestro espiritual y con quien también hicimos el evento del año pasado. Llegué a él porque andaba buscando terapias alternativas para un estado de ánimo complicado que tenía yo.

¿Cómo te proyectás a partir de ahora?

Ahora estoy en plena cocción de mis temas propios, de mi primer EP, y por eso me voy a quedar acá. Ese trabajo va a tener temas propios, covers y todo va a ser en español. Quiero fusionar todos los géneros que me gustan, como el funk, el soul, el jazz, y los quiero llevar al español, con este mensaje que quiero dar. Es un desafío realmente.

Hasta fin de año, creo que voy a sacar por lo menos dos temas, y a mediados del próximo año, el disco completo, que lo estoy grabando en Estudio Mantra en Huayco, de Sebastián Guerrero.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Espectáculos

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...