¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

21°
26 de Febrero,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Comienza el tiempo de reacomodamientos

Lunes, 27 de noviembre de 2023 01:03

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Comenzaron a sonar las primeras voces que hablan de los necesarios reacomodamientos después de una elección. En Jujuy, todas las miradas se posan sobre el Justicialismo, que además de haber soportado una derrota casi humillante frente al novel candidato de La Libertad Avanza, agrega a ello la magra performance de sus resultados locales, guiados por una intervención partidaria que hasta aquí no exhibe logros. También los ojos se posan sobre la inminente llegada al Poder Ejecutivo de un nuevo gobernador radical, que si bien, es hombre del riñón cercano al gobernador Gerardo Morales, nada menos que su ministro de Hacienda y Finanzas, tiene sus orígenes en la administración municipal de San Salvador de Jujuy de Chuli Jorge, a lo que se agrega una personalidad, que sin ser estridente es extremadamente firme. Tampoco se debe dejar de mirar con atención cuáles serán los primeros pasos de los libertarios debutantes, grupo de orígenes heterogéneos, que con los laureles de las resonantes victorias ceñidos en sus sienes, deberán procurar armar al menos, una cabecera de playa local si pretenden sobrevivir entre "los grandotes del barrio" en los próximos años. Todo, por supuesto, estará supeditado a los movimientos que las fuerzas nacionales de referencia, realicen en los próximos días, en los próximos meses.

Mucho se está hablando en las reuniones, los conciliábulos reservados, los esporádicos asados y por redes sociales, del rol del peronismo en Jujuy. Todos reconocen que "la gente les dio el rol de oposición", (algo que viene así desde el 2015), y desde cada sector, hay varios en pugna, pretenden apropiarse de la titularidad de ese rol. Carolina Moisés y Guillermo Snopek, que salvaron sus conchabos en el Congreso, pero paradójicamente cargan en sus espaldas las derrotas electorales de Octubre y Noviembre, y la comparten con quienes los apadrinaron, los popes enviados desde Buenos Aires para conducir la intervención al PJ, Gustavo Menéndez y Aníbal Fernández. Hasta aquí se apresuraron a autopercibirse líderes de la oposición local, sin haber ni medido, ni reconocido, la respuesta popular que tuvieron la convocatoria que estrenaron en las elecciones. El sector identificado como Jujuy Avanza que lidera Rubén Rivarola y que integran los legisladores Luis Horacio Cabana, Pedro Horacio Belizán, Daniela del Carmen Vélez, Alejandra Norma Patricia Armella, Valeria Iliana Gómez, Ernesto Cristian Rivarola, Fátima Rocío Tisera, Jorge Alberto Rodríguez y Juan Eduardo Ortega más un grupo de fuertes dirigentes del interior entre ellos Karina Paniagua, Dante Velázquez, Nilson Ortega, Ramón Ale, Walter Cardozo, Rubén Eduardo Rivarola, entre otros, ha optado por el silencio post elecciones, y se mueven con prudencia aceitando los motores de su sector, esperando la reacción, y la convocatoria, de las autoridades de la intervención. Los legisladores agrupados prelectoralmente en torno a Juan Miguel Cardozo y Alejandro Francisco Snopek, conformado por Emanuel Ángel Martín y Juan Sebastián Jenefes Quevedo, más referentes del interior, entre los que se destacan el sampedreño Julio Carlos Moisés, y el quiaqueño Blas Gallardo parecen no haber salido todavía del impacto del 22-O y también permanecen en una tensa espera. Los diputados peronistas que terminan su mandato en diciembre serán reemplazados por Martín Fellner, Facundo Figueroa, María Claudia Sánchez y María Uriondo y obviamente, aún no definieron posiciones. Sin embargo, ya hay voces como la del diputado y secretario general de Upcn Jujuy, Luis Cabana y la concejal y diputada electa Verónica Valente, que comenzaron a apurar la necesidad de una autocrítica interna, descarnada y rápida, que desemboque en el fin de la intervención partidaria. Las respuestas a sus proposiciones empezaron a escucharse en varios sentidos: 1- que esta vez, la autocrítica sea en serio y no un telón para cubrir errores; 2- que el fin de la intervención sea una interna exitosa, que deje en manos del afiliado peronista la decisión de una nueva conducción, y que se eviten los acuerdos oscuros justificados en la idea de "evitar que la sangre llegue al río". Flota en el ambiente el interrogante de la actitud que adoptaría el grupo de Primero Jujuy, liderado por el vicegobernador Carlos Guillermo Haquim, ahora diputado provincial electo, que formará un bloque con la otra legisladora electa Alicia Ester Sosa. ¿Mantendrían su independencia o apoyarían una reunificación de los legisladores peronistas? Al fin y al cabo, todos se manifestaron massistas de Unión por La Patria. Claro, para eso hay que resolver primero lo que está primero. Un verdadero intríngulis para el PJ jujeño, hoy, sin gobierno provincial, sin gobierno nacional y lo que es más grave, sin referentes indiscutidos ni aquí, ni allá. Y con Alberto Fernández, Presidente de la Nación y del Partido en retiro, dispuesto a irse a vivir a España después del 10 de Diciembre, lo que agrega leña a la hoguera que arde en el vacío de poder.

Tampoco será sencillo para el bloque de radicales que pasarán a integrar los 13 electos y reelectos en 22-O: Mario Fiad, María Teresa Ferrín, Iván Poncio, María Agustina Guzmán, Santiago Jubert, Noelia Isabel Quispe, Diego Rotela, Mirian Abel Burgos, Federico Manente, Mariela del Valle Ortiz, Guido Alfredo Luna, Angélica Fidela Castillo, Diego Orlando Cruz. Ellos no tendrán problemas de liderazgos: en la Legislatura estará Alberto Piqui Bernis, en el Gobierno provincial Carlos Alberto Sadir, y como figura de guía y consulta, siempre la fuerte figura de Gerardo Morales. Pero el problema para ellos será por un lado, ubicarse frente al Gobierno nacional de Javier Milei, y por otro lado, tomar partido en el inminente y seguramente escandaloso futuro de la UCR nacional que el GM dejará de presidir en diciembre y que ya se disputan de un lado el gobernador correntino Gustavo Valdez y el electo mendocino Alfredo Cornejo, el santafesino Maxi Pullaro y el chaqueño Leandro Zdero, y enfrente, el moralismo/larretismo que impulsa a Martín Lousteau. El problema del alineamiento será bravo a nivel nacional. En Jujuy sólo queda un breve interrogante: la diputada Cynthia Eunice Alvarado Castellanos, que responde al partido asociado Lyder, ¿pedirá su independencia?, (considerando que el partido que conduce Isolda Calsina apoyó con toda su energía a Patricia Bullrich y a Javier Milei). Todo indica que seguiría debajo del paraguas radical.

Hay otro sector del que no se tienen dudas: la Izquierda vuelve a tres bancas: Gastón Remy, Natalia Morales y Miguel López, recuperarán la voz de la oposición más rígida, aunque los resultados de su presencia, sean como hasta ahora, de un pleno simbolismo. Sólo es de esperar que en esta gestión, reciban mejor trato que en sus presencias anteriores en el cuerpo.

Estas son apenas, algunas referencias del mar de interrogantes y reacomodamientos que se vienen. De Jujuy a la Nación, y de ida y vuelta. Y todo, en medio de la más espantosa crisis económica que se deberá atravesar.