¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

14°
19 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

El gobierno de Carlos Sadir

Lunes, 01 de abril de 2024 01:00
GOBERNADOR SADIR: tensa espera de la autorización legislativa para su plan de emergencia.

Pasado mañana, en la Legislatura de Jujuy, se analizará en plenario de comisiones el proyecto de Ley del "Plan de Acción gubernativa de Emergencia", enviado la última semana, prácticamente un relanzamiento del Gobierno de Carlos Sadir. Apenas iniciado el tratamiento del estado parlamentario, cumpliendo una rutina, los diputados comenzaron a enviar el proyecto a las comisiones que tendrían que ver con el mismo. Casi todas. Un despropósito cortado por la propuesta del presidente del bloque Frente de Todos Partido Justicialista, Rubén Armando Rivarola: "Si lo pasamos a todas las comisiones, recién en meses vamos a sacar esta iniciativa. En cambio, convocando a un plenario, le daremos una solución rápida, porque es un problema de nuestra provincia y de la Argentina, tenemos que estar todos y buscar la solución lo más rápido posible". Y completaría su idea: "En comisión por comisión seguramente vamos a tratar esto en dos o tres meses, y por la situación que se vive en la Provincia como en el país debe ser tratado súper rápido", y luego consideró que los diputados: "...querrán modificar o sacar lo que consideren, ya veremos qué se hace, pero tiene que ser tratado rápidamente, caso contrario quedará en intenciones". Así fue que RR solicitó al presidente alterno del Poder, Pedro Horacio Belizán, también peronista, que se detuviese el trámite y se realizara un plenario de comisiones para tratar el tema.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Pasado mañana, en la Legislatura de Jujuy, se analizará en plenario de comisiones el proyecto de Ley del "Plan de Acción gubernativa de Emergencia", enviado la última semana, prácticamente un relanzamiento del Gobierno de Carlos Sadir. Apenas iniciado el tratamiento del estado parlamentario, cumpliendo una rutina, los diputados comenzaron a enviar el proyecto a las comisiones que tendrían que ver con el mismo. Casi todas. Un despropósito cortado por la propuesta del presidente del bloque Frente de Todos Partido Justicialista, Rubén Armando Rivarola: "Si lo pasamos a todas las comisiones, recién en meses vamos a sacar esta iniciativa. En cambio, convocando a un plenario, le daremos una solución rápida, porque es un problema de nuestra provincia y de la Argentina, tenemos que estar todos y buscar la solución lo más rápido posible". Y completaría su idea: "En comisión por comisión seguramente vamos a tratar esto en dos o tres meses, y por la situación que se vive en la Provincia como en el país debe ser tratado súper rápido", y luego consideró que los diputados: "...querrán modificar o sacar lo que consideren, ya veremos qué se hace, pero tiene que ser tratado rápidamente, caso contrario quedará en intenciones". Así fue que RR solicitó al presidente alterno del Poder, Pedro Horacio Belizán, también peronista, que se detuviese el trámite y se realizara un plenario de comisiones para tratar el tema.

Fue el presidente del oficialismo Santiago Omar Jubert quien aprobó entusiasta la idea: "Me parece muy buena esta propuesta del diputado Rivarola, nuestro bloque está de acuerdo", y propuso para el 3 de abril la convocatoria para "avanzar con este proyecto que es de suma urgencia y necesidad para nuestra gestión de gobierno y para los jujeños". Hasta aquí la crónica de lo sucedido en la "Casa de piedra", pero bien se puede decir, que obligado por el imperio de las circunstancias, tras la aprobación o no de este proyecto de ley, o bien, de su aceptación como fue enviado o con las modificaciones que se le puedan introducir, con el "Plan de Acción gubernativa de Emergencia", recién se estará marcando el comienzo real del gobierno de Carlos Sadir.

Ocurre que el gobernador vino flotando sobre la herencia de una gestión, en la que si bien ocupó el importantísimo rol de Ministro de Hacienda y Finanzas, durante ocho años, todo absolutamente todo, estuvo impregnado de la fortísima conducción y las decisiones del gobernador Gerardo Morales, quien permanentemente su ufanó de mantener una Provincia no sólo en paz y orden, sino particularmente sostenida por una nueva matriz productiva y económica, apoyada sobre equilibrio fiscal y superávit en las cuentas públicas. Hoy, la emergencia solicitada por Carlos Sadir, más que para sostener en el ritmo existente, pide que se lo autorice a reorganizar el estado jujeño, prácticamente comenzando desde cero. Inmediatamente asoman las primeras consideraciones: o el estado de la Provincia no era tan espléndido como se decía, o los cien días de Javier Milei desequilibraron tanto las cosas que mostraron que así como vamos, las Provincias, especialmente las pequeñas y periféricas, pueden volverse realmente inviables y llenas de convulsiones sociales a muy corto plazo, si no se toman medidas de grueso calibre de manera inmediata. O ambas cosas.

Así cundió el temor en las dirigencias sindicales y en la oposición que advirtió luces de alerta al rojo vivo en temas como la reasignación del personal de todos los escalafones según la voluntad de los funcionarios, se podrían dilatar las fechas de pago de haberes, habría recorte de adicionales, de horas extras, de recategorizaciones y se bloquearía el acceso a las plantas permanentes en el Estado. También hasta se podría llegar a jubilar compulsivamente a trabajadores en determinados estado de revista. La misma ley autorizaría a la revisión de contratos, aún en plazos retroactivos al de su posible aprobación. También los municipios se verán compelidos perentoriamente a adherir a la emergencia, para no perder las ayudas económicas de la Provincia, mientras esperan la llegada de una nueva ley de coparticipación municipal prometida por el Gobernador Sadir. Naturalmente, cierto grado de temor se extendió en los últimos días a los poderes Judicial y Legislativo, ya que esta especie de superpoderes, lo ubicarían con potestades que alcanzarían a todos.

La contraparte desde el Estado: referentes del círculo más próximo al gobernador, aseguran que el Plan permitirá asegurar los servicios que se brinda, como educación, salud, construcción de viviendas y equipamiento comunitario, mejor atención al deporte, el cuidado ambiental, garantizar el acceso al transporte público y proveer al equilibrio fiscal y a la disminución del gasto público. En síntesis, promover la defensa de la economía y su reactivación ocupacional. Esas fuentes aseguran que se trata de resguardos que evitarían que cualquier movimiento o decisión como las que viene tomando el gobierno nacional, sorprendan a Jujuy sin las herramientas para enfrentarlos. Y por supuesto, afirma un vocero oficioso: "La reconocida prudencia y los valores democráticos mostrados por Carlitos a lo largo de su extensa vida pública, garantizan que jamás iría más allá de lo razonable e imprescindible en resguardo del Jujuy y los jujeños". Dan cuenta de la austeridad ya demostrada por el jefe del Ejecutivo y adelantan que seguirá con su compromiso de achicar el Estado sin que pierda ni su capacidad de funcionamiento ni su presencia donde deba estar.

De todas maneras, los recortes de las asistencias nacionales en Educación (Fondo de Incentivo), apoyo a comedores escolares y sociales, transporte, entre otros, y los graves retaceos a los presupuestos universitarios y de organismos nacionales que funcionan en la Provincia, como Anses y Pami, obligarán al gobierno local a atender temas que hasta aquí no figuraban en los cálculos del presupuesto. Mientras, los gremios estatales (especialmente salud y educación), esperan que las convocatorias a paritarias den a luz algún acercamiento real de las partes, todos los jujeños esperan que los legisladores provinciales hayan podido aprovechar el feriado XXXL, para calibrar los apoyos, rechazos o modificaciones, con que pasado mañana puedan enriquecer el Plan de Emergencia, para este virtual relanzamiento del gobierno del contador Carlos Alberto Sadir.