Carta de Lectores

La historia, el relato y la escuela

Días atrás se publicó una noticia sobre el pedido de estudiantes del Colegio Secundario 5050, de la localidad de Vaqueros, dirigido al Gobierno de la Provincia para que su colegio lleve el nombre de “Memoria, Verdad y Justicia”. El Centro de Estudios en Historia, Política y Derechos Humanos (Centro de Estudios Salta-CES) manifiesta su rechazo a la iniciativa y, junto con ello, a que se acepte dicha solicitud. 
Los valores de la Memoria, la Verdad y la Justicia son universales y por todos reconocidos. Sin embargo, en nuestro país han sido utilizados ideológicamente para imponer un relato histórico que falsea los hechos sucedidos en suelo argentino reduciendo la historia a una memoria selectiva y generando grandes injusticias para un gran número de ciudadanos argentinos.
Los alumnos han elegido el nombre a partir de haber sido influenciados por una versión parcial de los hechos sucedidos durante la década del 70. 
La propuesta salió formalmente del Departamento de Ciencias Sociales del colegio y tuvo la participación de diferentes instituciones como la Municipalidad, el Concejo Deliberante, el centro de salud, la Iglesia local y el colegio San Cayetano; todos integrantes de una comunidad que votó “on line”.
Se evidencia el hecho de poner a la fecha del 24 de marzo de 1976 como el inicio de la violencia en la Argentina. Los gobiernos constitucionales (de Juan Perón, primero y de María Martínez de Perón, después) iniciaron la represión ante el ataque de las bandas terroristas al conjunto de la sociedad argentina. La fuerza paramilitar conocida como Triple A fue creada por el gobierno peronista para defenderse y/ o atacar a sus enemigos. 
También se obvió comentar a los alumnos la ola de crímenes siniestros que cometieron los subversivos en la guerra expresa y declarada que llevaron adelante para tomar el poder por las armas. Más bien, se trató de establecer dos bandos confundiendo a los alumnos al identificar a los subversivos con la democracia y a los militares con la dictadura. Se menciona el crimen del Dr. Ricardo Ragone como ejemplo de esa larga noche que comenzó el 24 de marzo de 1976 cuando ese crimen sucedió durante el gobierno peronista.
No se entiende qué quiso decir el director, Aldo Pastrana, al afirmar que “los y las estudiantes son sujetos de derechos, hacedores de su propia historia y por eso debemos apoyarlos en sus decisiones”. ¿Acaso piensa que con ser “sujeto de derecho” basta y sobra para habilitarse como historiador y decir cualquier cosa? ¿Y la investigación?
Todos los docentes, según la Ley de Educación Nacional (26.206), están obligados a proteger y garantizar los derechos de los niños y adolescentes que se encuentren bajo su responsabilidad (Art. 67); y teniendo en cuenta que en esta situación, parece no haber sido considerado el derecho de los alumnos, consagrado en el Artículo 126 de la misma ley, a ser respetados en su libertad de conciencia, en el marco de la convivencia democrática.
En virtud de lo anterior, solicitamos a las autoridades de la provincia que se abstengan de oficializar el nombre “Memoria, Verdad y Justicia” hasta tanto los alumnos solicitantes no tengan la oportunidad de conocer otras versiones de lo sucedido. 
Al respecto, el CES se ofrece a dar una charla a los alumnos como, así también, si existe la posibilidad, de entablar un respetuoso y académico debate con quien esté interesado de entablarlo. Proponemos, en el marco del debate, que la escuela tome el nombre del reciente fallecido Soldado clase 54 Rubén Adrián Segura quien combatió heroicamente y fue herido en el Combate de Manchalá producido el 24 de Mayo de 1975 en el cual el Soldado Segura y sus compañeros defendieron la República y sus instituciones democráticas en pleno gobierno de María Estela Martínez de Perón.

Centro de Estudios en Historia, Política y Derechos Humanos Salta

Ediciones Anteriores

Enero de 2017

L M M J V S D
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
cargando...