El 10 de junio pasado la Escuela de La Falda, de Cerrillos, cumplió 94 años. Fue creada en 1919 por gestión de doña Gabriela Toranzo de Peretti ante autoridades del gobierno de don Hipólito Yrigoyen. Originalmente se llamó Escuela Nacional N§ 148 pero en 1974 se le impuso el nombre de su creadora: “Gabriela Toranzo de Peretti”.

Años después, cuando el establecimiento fue transferido a la provincia, pasó a ser Escuela N§ 648 hasta que un nuevo ordenamiento la transformó en Escuela N§ 4.449.

Lo cierto es que ni los años ni los sucesivos cambios de números pudieron con el nombre original asignado, según mentas, por don Pedro Peretti. Los cerrillanos siguen llamándola con afecto y cariño, “Escuelita de La Falda”, tal como dice la zamba de su exalumno “Tela” Guantay .

Pero más allá del nombre, hay que recordar que estas escuelas se crearon en el país gracias de dos leyes nacionales: la 1.420 de 1.884, y la 1.874 de 1.905. La primera estableció la educación “obligatoria, gratuita y gradual”; y la segunda o “Ley Lainez”, que posibilitó la creación de “escuelas rurales, infantiles, mixtas y elementales”, en todo el país.

“Alto y pintoresco”

En el “Cuaderno Histórico” de la escuela, su fundadora anotó: “El local destinado a su funcionamiento está ubicado en la finca “La Falda”, jurisdicción del departamento de Cerrillos, propiedad del señor Pedro Peretti, quien lo cedió al Honorable Consejo Nacional de Educación, con carácter gratuito y por dos años. El local, está situado en la falda del cerro, un lugar alto y pintoresco, con hermosas vistas panorámicas”.

Inauguración y docentes

A poco de crearse la escuela, comenzó la matriculación supervisada por el Consejo Nacional de Educación a través de don Santiago Jándula. Finalmente, el 16 de junio de 1919, comenzaron las clases con 47 alumnos inscriptos en primer grado inferior.

Al año siguiente (1920), doña Gabriela ya debió atender dos grados: primero inferior y primero superior. Así lo hizo hasta 1921 cuando llegó la primera maestra auxiliar: María Esther Gorostiaga. Una década después (1929) ingresó la segunda maestra auxiliar: María Adelina Peretti, y en 1939 la tercera docente: Sara Giampaoli, que vivía en Cerrillos.

En 1942, llegó la hora de la jubilación y el descanso para doña Gabriela de Peretti, fundadora del establecimiento. La reemplazó María Adelina Peretti de Aranda, segunda directora de la escuela. Y al año siguiente (1943) ingresó la cuarta maestra auxiliar, también de Cerrillos: Adela Castiella de Gallo.

Medios de transporte

Como hasta 1947 la provincia aún no tenía un normal servicio de colectivos, las primeras docentes de La Falda debieron utilizar cualquier medio de transporte para cumplir con la tarea diaria de enseñar. Así, en 1940, Sara Giampaoli echó mano al automóvil de su padre para cubrir los 8 Km (ida y vuelta) que diariamente debía hacer entre Cerrillos y La Falda. En un Chevrolet "34, llevó desde el pueblo a la escuela unos diez chicos por día, hasta 1942. Algunos de los viajeros fueron los alumnos Ahanduni, Usy, Rada, Casimiro, Salinas, Patrón, Morales y Chasne, entre otros.

En 1942, Sara Giampaoli, cambió de movilidad; dejó el auto de su padre y adquirió una “Americana” tracción a sangre. En ese carruaje de cuatro ruedas transportó alumnos de su escuela hasta 1951.

Otra recordada docente que también echó mano a la tracción a sangre fue doña Adela Castiella de Gallo. Ella lo hizo desde 1943 a bordo de un “Breke” con el que también transportó alumnos.

Tanto Sara Giampaoli como Adela Castiella usaron sus carruajes hasta que la escuela se mudó del cerro de La Falda a la vera de la Ruta Nacional 9, en 1951. A partir de entonces viajaron en el ómnibus que las dejaban en la puerta de la escuela.

Los edificios

El primer edificio de la Escuela N§ 148, fue la sala de la Finca La Falda de don Pedro Peretti. Utilizaba las tres piezas del edificio que daban a la galería de adelante. La sala era una construcción del siglo XIX. Cuando se produjo el terremoto del 25 de agosto 1948, la casona sufrió graves daños lo que hizo que se suspendieran las clases. En 1951, se inauguró el nuevo edificio construido a la vera de la Ruta Nacional 9.

El advenimiento del peronismo trajo a la Escuela de la Falda dos cambios notables: en lo pedagógico, comenzó a dictar el primario completo (hasta entonces solo era hasta 3§ grado); y en lo físico, contó con un nuevo y confortable edificio erigido en un predio donado por el primer y permanente benefactor que siempre tuvo la escuela: don Pedro Peretti.

Los cambios

Con el paso del tiempo, la Escuela de La Falda tuvo muchísimo cambios. Por ejemplo, en la actualidad sus docentes y alumnos están en íntimo contacto con el mundo a través de internet, algo impensable en el año 1919. Ahora los cambios están a la vista; en 2012, la escuela participó de la Feria de Ciencia y Tecnología donde ganó la zonal. A nivel provincial participó con el trabajo “La Falda a través del tiempo”, lo que les posibilitó estar en Tecnópolis, Buenos Aires junto a la docente Alba Gladis Salazar. Su actualmente director es don Alfredo Paz, quien hizo posible junto a doña Alba Salazar, escribir esta breve historia.

 

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...