Política
En el recinto, Sández agravió pero no pudo desmentir nada
Ensayó una réplica política y acusó a Romero, Brito y Olmedo

Visiblemente afectado por el informe que publicó El Tribuno sobre la probable manipulación del "superfiscal" para Anta, el presidente del Bloque Justicialista, Pedro Sández, pronunció un discurso de 19 minutos donde aseguró que "hace treinta y pico de años que vivo de la política" y que solo tiene "una casa en Quebrachal y otra en parque Belgrano". También negó que maneje "tanto poder" como el que se desprende del entramado de vínculos que describió el diario y que el legislador en ningún momento negó. Al contrario reconoció que Ernesto Gómez (anteño, presidente del bloque oficialista de senadores y padre del fiscal Gonzalo Gómez) es su amigo, lo mismo que el intendente Nardo García. Contó que suele reunirse en asados con los abogados del departamento, pero no detalló para qué. De haberlo hecho, hubiera tenido ocasión de demostrar la transparencia de esas relaciones.

No lo explicó. como tampoco lo hizo respecto a viejas denuncias de pobladores anteños que involucran a Sández en presiones para la ocupación d e tierras.

El diputado anteño optó por un discurso sin límite. Es habitual en su oratoria. Aunque la exposición se volvió por momentos ininteligible, calificó de "banda de delincuentes" a Juan Carlos Romero, Alfredo Olmedo (padre), al titular del Banco Macro, Jorge Brito e incluyó al presidente Mauricio Macri. "Esto recién empieza", desafió. Primero en tono militante y luego en clave de un extraño sentido del humor, les atribuyó numerosas irregularidades. Así como no fundamentó la defensa de sus amigos, tampoco en el ataque aportó pruebas.

Luego, su compañero de bancada Javier Marcelo Paz advirtió que "en Anta, la sensación de la gente es de que no hay Justicia". Mario Abalos (Salta nos une) le reclamó que "si tiene esas denuncias, lleve las pruebas a la Justicia" y Claudio del Pla lo desafió a que las entregue al procurador general.

El diputado Carlos Zapata, al salir del recinto, dijo a la prensa: "Hoy quedó demostrado: hay que pegarle al chancho para que aparezca el dueño".

Postulantes y comensales

 * César Gustavo Jorge, un abogado de Santiago del Estero que contaría con solo dos años de residencia efectiva en la provincia en uno de los candidatos a superfiscal. La reglamentación exige un mínimo de cuatro años, pero esa dificultad se compensaría con un parentesco político. Su suegro, Rodolfo Díaz Salem, amigo del diputado Sández, compensaría esa falta. Díaz Salem fue en 2011 candidato a senador suplente en la lista que postulaba a Arturo Cifre, luego detenido en la sonada operación antidroga “Carbón blanco”. En 2008, el abogado Jorge fue imputado por el juez federal Jorge Ballestero por un millonario fraude a la Nación con el gasoil subsidiado. 
* Mariana Barrera, la abogada de Metán que hoy renunciaría al concurso de superfiscal, es hija del exsenador provincial Guillermo Barrera, un excompañero de Sández en la Cámara Alta provincial, y esposa del juez de Garantías de Joaquín V. González, Héctor Sebastián Guzmán. Este último es habitué de los asados que ofrece Sández en El Quebrachal.
*José Horacio Retuerta,  abogado metanense denunciado junto al juez Sebastián Fucho por tráfico de influencias y cobros ilegales. Intervino en casos que terminaron con violentos desalojos de familias campesinas en El Quebrachal. Otro comensal.
 * Marcela Elías, una de las candidatas que renunció al concurso es fiscal auxiliar de Las Lajitas. En octubre de 2016 productores la acusaron de liberar a nueve cuatreros. Entre los postulantes a superfiscal también resaltan Nancy Ríos, sobrina de Sández, y el fiscal auxiliar de Apolinario Saravia, Sergio Ariel Dantur, quien trabajaba con Sández en Diputados.