Tecnología
Messenger Kids y un nuevo debate sobre los riesgos de la tecnología en los niños

Messenger Kids, una versión para niños de la aplicación de mensajería de Facebook, desembarcó en la tienda de apps de Android rodeada de una controversia sobre los riesgos del uso de tecnología digital en los más chicos, que según expertos no están preparados para usar redes sociales, entender de privacidad y otros peligros.
Si bien ya existía una versión previa para iPhone, Messenger Kids para equipos con Android fue lanzada ayer y esta tarde tenía aún menos de 50 descargas, un número que -todo indica- crecerá de forma exponencial pese a las advertencias de organizaciones y especialistas sobre los riesgos de exponer a los más chicos a la tecnología digital.
De hecho, su llegada al sistema operativo más popular del mundo fue precedida por una carta abierta en la que la Campaña para una Infancia No Comercial, una entidad que nuclea a varias organizaciones civiles, urgió al CEO de Facebook, Mark Zuckerberg, a ‘discontinuar‘ la que consideró ‘la primera app social diseñada específicamente para chicos de menos de 13 años‘.
Dado el enorme alcance de la red social (tiene más de 2.100 millones de usuarios), ‘Messenger Kids probablemente se convierta en la plataforma social más usada por los chicos de escuelas primarias‘, advirtió el colectivo, y enfatizó: ‘Los más chicos simplemente no están listos para tener cuentas en redes sociales‘.
‘No son lo suficientemente grandes como para navegar las complejidades de las relaciones online, que a menudo llevan a desentendimientos y conflictos incluso en usuarios maduros. Tampoco tienen un entendimiento desarrollado de la privacidad, incluido lo que es apropiado compartir con otros o quien accede a sus conversaciones, fotos y videos‘, cuestionó.
Messenger Kids es una plataforma de chat que apunta a los niños de entre 6 y 12 años, creada para que éstos ‘estén en contacto con sus amigos y familiares‘ y ‘diseñada para construir relaciones más fuertes entre los niños y las personas que más les importan‘, según la describe Facebook.
Se trata de ‘una aplicación de mensajería y chat de video independiente que se aloja en la tableta o el smartphone del niño‘, afirmaron desde la empresa de Zuckerberg, y señalaron que la creación de esta aplicación responde a que a la hora de mensajearse con su familia los chicos usan apps y tecnologías construidas para adultos.
‘Messenger kids es una aplicación de mensajería que ayuda a los padres y a los niños a chatear de una manera más segura, con los padres siempre teniendo el control sobre los contactos de los chicos y sobre con quién pueden mensajearse‘, señaló un vocero de Messenger en un mail enviado a Télam. 
‘Para crear Messenger Kids trabajamos con un comité asesor de padres y expertos en desarrollo, así como con las propias familias y con la Asociación PTA (padres y profesores)‘, agregó, y aseguró: ‘Hemos sido muy claros en que no hay publicidad en Messenger Kids‘.
Sin embargo, un número creciente de estudios muestran que el uso excesivo de dispositivos digitales y redes sociales es perjudicial para chicos y adolescentes.
Un documento publicado la semana pasada por el Centro para Humanizar la Tecnología, creado por ex asesores y empleados jerárquicos de grandes tecnológicas, llamó la atención sobre los problemas para la salud que generan las redes sociales y los smartphones.
El informe, titulado “La verdad sobre la tecnología: Cómo consigue tener a los niños enganchados”, señala que el 50% de los adolescentes encuestados se considera adicto a su teléfono, mientras que el 78% lo chequea cada hora; y que el 48% de los que pasan más de cinco horas con su teléfono ha reportado sentimientos de depresión, aislamiento o suicidio.
Los números son más preocupantes que en los adultos, un segmento en el que el 27% se consideran adictos.
Desde el Centro advierten que las redes sociales ‘están inundados de bots, noticias falsas, discursos de odio y aplicaciones que están diseñadas para captar sus identidades digitales y hacer que sigan haciendo clic‘, entre otras tácticas con las que las plataformas buscan mantener a los chicos enganchados.
Para la psicoanalista y especialista en niños y adolescentes Nora Koremblit de Vinacur, coautora del libro ‘Parentalidades‘, ‘se habla mucho de la adicción de los chicos pero no se habla de la de los adultos. Creen que es más seguro estas apps para cuidarlos mejor, pero hay otros métodos‘.
‘No sé para quien es necesario, aunque muchas veces tranquiliza a los padres‘, sostuvo en diálogo con Télam, y aclaró que ‘para nada se la recomendaría a un padre‘. 
Darle teléfonos y otros dispositivos a los chicos ‘es la salida fácil para evitar la comunicación (como prender la tele a la hora de la cena)‘ y lleva a que la familia ‘termine entrando en un circuito del que no pueden salir ni los chicos ni los padres‘.
Para controlar estas situaciones ‘es clave el rol de los adultos, que marquen reglas claras sobre lo que se puede y lo que no se puede‘, afirmó la especialista, para quien ‘se puede vivir sin una aplicación de esta característica‘.