Metán
Una multitud en la procesión del Señor y Virgen del Milagro
A 70 años el terremoto que dio origen a los cultos, los fieles renovaron su pacto de fidelidad con los patronos.

Las actividades se iniciaron a las 7 con una misa y a las 11 hubo otra celebración para los adoradores eucarísticos perpetuos. La procesión con las imágenes por las calles de la ciudad se inició a las 18 y a las 20 se desarrolló una misa concelebrada.

Cabe destacar que la novena se llevó a cabo, en distintos horarios y tuvo una muy buena participación de fieles.

"Querida comunidad: En un año extraordinariamente difícil, el Señor nos invita a renovar nuestra fidelidad al amor que, en su persona, el Padre nos ha regalado. La partida de seres queridos; de mujeres que fueron testigos, entre nosotros, de ese amor y que indudablemente son las que el Papa llama los santos de la puerta de al lado; el deterioro del templo parroquial; la envestida contra la vida; el ataque infundado e inesperado contra la educación católica y las decepciones políticas y económicas en nuestra provincia y el país, nos han golpeado y nos hacen sentir crucificados", dijo en su mensaje a los fieles el padre Carlos Castillo, quien está al frente de la parroquia Señor del Milagro de Metán.

"Pero celebrar el Milagro es descubrir que la buena noticia es que donde hay cruz está la vida, en el sufrimiento la fecundidad, en la angustia el consuelo y la cercanía de Dios. San Pablo nos anima enseñándonos que es en la debilidad cuando somos verdaderamente fuertes (2 Cor. 12,10), es con el dolor como transformamos el mundo y construimos el reino, es en la austeridad del agua donde se esconde el vino nuevo de las bodas del cordero (Jn. 2,6), es decir, en el aquí y ahora nuestro es en donde somos más fecundos, donde podemos reconstruir, crecer, madurando el llamado a la santidad (1 Pe. 1, 15-16)", destacó el sacerdote.

"Dejarnos purificar"

"Estoy convencido de que en este Milagro, como nunca los preparativos para vivirlo intensamente están dados por la providencia de Dios, no perdamos la oportunidad de dejarnos purificar, de dejarnos consolar, de aceptar que solo Él es la causa de la verdadera alegría (Flp 4,4). Los invito a participar de los Solemnes cultos para confirmar nuestra convicción cristiana de que solo Él basta y que buscando el Reino y su Justicia todo lo demás nos será dado por añadidura (Mt 6,33). Feliz Milagro si escuchamos a María diciéndonos de nuevo "Hagan todo lo que Él les diga" (Jn 2,5) y más feliz si al escuchar a su Hijo renacemos haciendo nuestro el Milagro de ser Santos", concluyó Castillo.

Recuerdo aciago

El Milagro metanense comenzó el 25 de agosto de 1948, cuando un fuerte terremoto asustó a los desprevenidos vecinos que se encontraban entregados al reposo en esa madrugada que luego se llenó de fe cristiana.

Fue esa, de acuerdo a los relatos, la causa determinante del origen de los cultos en Metán, debido a que minutos después vecinos acudieron a la parroquia San José, única existente en esa época, y solicitaron la apertura del templo para orar. Luego se organizó un novenario y una procesión.

Parroquia restaurada

En noviembre del año pasado, después de la medianoche, se desató un aguacero en Metán que fue acompañado por fuertes ráfagas de viento. El fenómeno duró un poco más de una hora, pero la ferocidad de los vientos dejaron secuelas, sobre todo en viviendas precarias de distintos puntos de la ciudad y de la zona rural. También se derrumbó parte del techo de la parroquia Señor del Milagro, que también sufrió otros daños, que ya fueron reparados.