Fin para una  banda interprovincial de narcotraficantes

La caída de dos narcotraficantes salteños sobre ruta 34 fue el puntapié inicial para terminar con una banda dedicada al traslado y comercialización de cocaína, que tenía como puntos de ventas ciudades de Río Negro y Córdoba.

Así lo informaron ayer fuentes cercanas a la investigación.

En la tarde del miércoles estas dos personas fueron detenidas sobre ruta 34 por la fuerza nacional, al hallarse 84 kilos de cocaína de máxima pureza en un doble fondo de un utilitario marca Chevrolet.

Los dos detenidos, uno con domicilio en Tartagal, el otro con residencia en la ciudad Autónoma de Buenos Aires, corroboraron las sospechas que tenía Gendarmería Nacional sobre sus movimientos, e inmediatamente el Juzgado Federal interviniente libró las órdenes de allanamiento sobre domicilios ubicados en la ciudad de Córdoba y en Río Negro, donde se encontraba el resto de la banda investigada y que tenía como punteros y transportistas a los detenidos sobre ruta 34.

Estos datos fueron confirmados ayer por el jefe de la VII Agrupación de Gendarmería Nacional, comandante mayor Héctor Osvaldo Cepeda.

El alto oficial federal dijo que la investigación tenía al menos siete meses de proceso y que finalmente dio los resultados esperados. Además, confirmó que siete personas en total fueron detenidas y que se secuestraron armas de fuego de grueso calibre y dinero en efectivo, además de cocaína aunque no precisó el kilaje de la misma.

La caída de la banda comenzó con la detención de uno de los autos en los que transportaban la droga, pero minutos después llegó al control de Aguaray un segundo automóvil que inmediatamente al ver que estaba siendo esperado intentó huir por un camino vecinal. La persecución incluyó una balacera que fue escuchada por todo el vecindario cercano.

Finalmente, el Ford Focus de color blanco se incrustó en un canal, huyendo por el monte sus ocupantes. Sin embargo, informó la Gendarmería que el conductor del rodado fue detenido a las 5 de ayer aunque también se confirmó que un tercer vehículo había eludido el cerco federal.

La persecución

En la tarde del miércoles los vecinos de la localidad de Aguaray se vieron sorprendidos por el gran despliegue operativo de Gendarmería Nacional por distintos puntos de la localidad y por una persecución de película por el barrio 20 de Febrero.

En ese lugar se produjo una persecución de un automóvil marca Ford Focus color blanco, cuyos ocupantes habían huido de un control de ruta y habían ingresado al barrio por un camino vecinal. La impericia del conductor determinó que el rodado cayera en el interior de un canal de desage, casi colindante con la ruta.

Al bajarse, los ocupantes abrieron fuego contra los gendarmes, logrando darse a la fuga entre medio del monte, según testimonio de los vecinos.

Las primeras informaciones que hubo del hecho vinculaban a gitanos con la banda desarticulada; sin embargo, desde Gendarmería Nacional se informó que se trata de una banda interprovincial con puntos de venta y distribución en Río Negro y Córdoba, y que reclutaba gente en el norte argentino para llevar cocaína en autos preparados para tal fin con doble fondo en alguna parte del vehículo.

Oficialmente, la Gendarmería a través del jefe de la VII Agrupación informó que la investigación llevaba siete meses de trabajo y que lo del miércoles permitió de un solo golpe y casi simultáneamente desbaratar una organización narcocriminal vinculada a los carteles internacionales.

También refirió que hubo allanamientos en Salvador Mazza, Acambuco y Tartagal

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...