Alarma la caída de venta en los súper y la compra-venta de casas

De acuerdo con el informe de coyuntura elaborado por el economista jefe del Ieral (Instituto de Estudios sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana) NOA de la Fundación Mediterránea, Lucas Dapena, la severa crisis económica que atraviesa el país golpeó duramente a la provincia.

Casi todos los sectores que movilizan la economía en la provincia, excepto el turismo, tuvieron resultados negativos durante los primeros nueve meses del año, que fueron una continuidad de lo negativo que fue el 2018 en materia económica para Salta y el NOA.

Particularmente la provincia de Salta registró un incremento en los niveles de desocupación, tasa de actividad e informalidad. Las ventas en supermercados cayeron un 12% en términos reales, las compra-

ventas de inmuebles un 15,3%. El nivel de actividad económica arrojo una caída del 11,3% promedio. El único indicador con resultados favorables fue el sector turismo.

"El informe es una muestra para la región de que tiene un escenario similar e incluso peor que la Nación. ¿Quién es el culpable de esta situación? Por supuesto la Nación, que te fija las reglas de juego de la macroeconomía o generales, pero después uno ve que hay provincias a las que les pega más y provincias a las que les pega menos. Salta es una provincia que está muy elástica a lo que pasa con Nación. Si a Nación le va bien, a nosotros nos puede ir incluso mejor, pero si a Nación le va mal, a nosotros nos va peor", expresó Lucas Dapena.

Según el informe, los sectores más afectados durante el tercer trimestre del 2019 para la región NOA fueron el de la construcción y el automotor. En ambos sectores no se registró una variación positiva con respecto al 2018 hasta el tercer trimestre del 2019.

El informe detalla que para el acumulado entre enero y septiembre del 2019, a nivel regional, las ventas de autos se contrajeron fuertemente, esto se tradujo en una caída del 51,4% y de igual manera las ventas de motos disminuyeron un 49,4% respecto al acumulado del año anterior.

Para el economista, el claro ejemplo de esa situación está en los números que arrojó la pobreza durante este año. La tasa de pobreza de Salta registrada para el primer semestre de 2019 fue del 41,8%, la misma se encuentra por encima del promedio regional (39,9%) y nacional (35,4%). Comparada con el primer semestre del 2018 la pobreza tuvo un fuerte aumento de 15,4 puntos porcentuales.

"Cuando a principios del 2018 Macri anunciaba la pobreza del segundo semestre del 2017, la pobreza era menos en Salta que a nivel nacional. Ahora, que la pobreza está en un 42%, hablando de la zona más rica de la provincia, no es todo culpa de Nación, porque la provincia podría actuar de otra manera o podría trabajar para que no te afecte tanto", afirmó el economista.

Deterioro

"Con el informe mostramos el fuerte deterioro que tuvo la actividad económica salteña", declaró Lucas Dapena y explicó por qué. A ese deterioro se lo puede ver por las actividades que fueron afectadas en todos los niveles económicos.

"Afecta a aquellas personas que tienen un ingreso medianamente alto, porque ha caído todo lo que es la venta de inmuebles. La venta de automóviles también ha caído, es decir que aquellos que no les alcanza para comprarse un inmueble pero si les alcanza para comprarse un auto, tampoco lo han comprado. Hay un estrato social que no tiene para comprar casas ni autos, pero consumen motos, también cayó", explicó el economista.

Que el consumo de supermercados haya caído es un indicador preocupante, porque que se caiga el consumo significa que "cuando la gente va al súper en lugar de elegir una yerba de primera marca compra la yerba más barata" porque tiene que ahorrar.

Las ventas en los supermercados correspondientes al acumulado enero-agosto de 2019 sumaron $7.416.454 (en términos nominales). Implicando esto un aumento de 35,8% con respecto al acumulado anual de 2018. Las ventas totales en términos de precios constantes, para el 2019 sumaron $881.408 (en pesos del mes de enero del 2012), mientras que para el 2018 las ventas ascendieron a $1.001.315, lo que muestra una caída del 12,0%. Las ventas por boca de expendio en términos nominales se incrementaron un 31,1% y en términos reales cayeron un 15,2% para el año 2019 contra el 2018.

"El indicador más serio es cuando te caen las ventas de supermercados. Si me caen las ventas en los demás indicadores pero sube el consumo, yo me quedo tranquilo, porque el consumo básico de cualquier unidad familiar está creciendo, o sea no hay problemas en ese consumo. Ahora, lo que estamos viendo nosotros es que en esta crisis económica hay culpa por parte de la Nación, pero también de la Provincia, porque a nosotros nos pega más que al resto y lo vemos en todos los niveles económicos que tiene Salta", finalizó el economista Lucas Dapena.

Turismo: la única actividad que tuvo resultados positivos

Los visitantes que llegaron a Salta en los primeros ocho meses se incrementaron un 8%. 

De todos los indicadores negativos que tuvo la provincia durante todo este año uno se despegó. El turismo tuvo resultados positivos, que muestran que las políticas de Estado dieron algún resultado.

La cantidad de visitantes que arribó a la ciudad de Salta durante los primeros ocho meses del 2019 se incrementó en un 8% en relación con los que llegaron durante el 2018. 

“De los 490.946 visitantes registrados en 2019, 419.101 (un 9,7% superior a los que habían llegado en 2018) eran residentes y 82.521 (un 13,6% superior a los del 2018) del resto del mundo. El porcentaje de habitaciones ocupadas en el acumulado del 2019 fue del 46,8%, porcentaje superior al año anterior. La estadía promedio de un viajero fue de 2,052 días, promedio que es levemente superior al reflejado en 2018 (2,049 días). La estadía promedio de los residentes registró una variación negativa de 2,9% y la de los no residentes una variación positiva de 3,6%”, expresa el informe.

Otras bajas

El consumo de cemento y los permisos de edificación también registraron disminuciones. En Salta se observó una caída del 16,2% en el consumo total de cemento, demandando 245 mil toneladas en el 2018 y 205 mil en el 2019.

En el acumulado enero-julio del año 2019 los permisos de edificación en la ciudad de Salta fueron para el sector privado de 161.200 m2 para la construcción de nuevas obras o ampliaciones. Lo que implicó una caída del 9,4% con respecto a los 177.904 m2 en el acumulado del año 2018 y un descenso del 26,5% con respecto a los 219.284 m2 del año 2017. En julio del 2019 los permisos de edificación sufrieron una caída de 18,6% con respecto al mes de junio del mismo año y un 17,6% con respecto al mismo mes del año anterior.

En relación con la tasa de desocupación, Salta se ubicó tanto por encima del NOA como del total de aglomerados, 3,3 puntos y 2,1 puntos, respectivamente. Por último, la tasa de informalidad laboral de Salta fue superior al promedio del NOA (5,5 puntos porcentuales) y muy por encima del promedio nacional (15,5 puntos porcentuales).

La actividad económica de la provincia de Salta, medida a través del índice compuesto coincidente de la actividad económica de Salta, arrojó una caída del 11,3% para el primer semestre del 2019 respecto a igual período del año 2018. Cabe destacar que en el año 2019 el indicador arrojó una caída del 13,6% para dicho período en comparación al año 2015.

En el mercado inmobiliario de Salta para el período considerado de enero a septiembre del año 2019 el volumen de transacciones analizadas de compra-venta de inmuebles ascendió a 3.151 operaciones, lo cual significó una caída del 12,7% con respecto al año 2018. Por otra parte, se produjo un incremento del 2,8% en el monto promedio por transacción nominal y una contracción 33,7% en el monto real en relación al acumulado del año previo. 

¿Qué se puede hacer?

Para Lucas Dapena, una de las cosas que debería hacer Salta es desarrollarse económicamente. Todos los números de la provincia son desfavorables, excepto la política de Estado que fue el turismo. 

“Salta tiene cinco sectores que son económicamente genuinos, es decir que no son artificiales: minería, turismo, agroindustria, energías renovables y educación. Entonces, ¿qué es lo que tiene que hacer la provincia? Desarrollarse en esa línea. Si estos cinco sectores se desarrollan, traccionan para arriba al comercio y a la construcción, que son los generadores de puestos de trabajo. Esa es la lectura, la cuestión fundamental de la economía salteña, pero no se hizo”, expresó Lucas Dapena. 

Para el economista, en la política económica de la Provincia no hubo “una claridad o una certidumbre” de decir invertir los recursos provinciales en esta línea “porque eso nos va a permitir salir adelante”. 

Según Dapena, la política económica salteña es reactiva. Eso significa que a medida que los grupos de presión de las distintas áreas de la provincia piden algún tipo de obra o algún beneficio, de acuerdo a quien tiene la mayor capacidad de presión, se hace. “O sea, es una reacción del Gobierno provincial a presiones de las distintas áreas geográficas de la provincia”, agregó. 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...