El Alto Valle Calchaquí une esfuerzos para salir de problemáticas comunes

El proyecto del Alto Valle Calchaquí se puso en marcha hace dos años. En la actualidad la Fundación Runas y el Grupo El Abra ya caminan la etapa de trabajo con los vecinos de los municipios de Cachi, La Poma, Molinos, Payogasta y Seclantás, a cargo de la consultora que dirige la arquitecta Silvia Fajre. Guadalupe Noble, presidenta del Grupo El Abra, explicó a El Tribuno que el proyecto entró en la etapa de ordenamiento territorial. La titular de El Abra destacó que luego de un concurso de propuestas, la ganadora fue Silvia Fajre, arquitecta, exsubsecretaria de Patrimonio Cultural de la Secretaría de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires, y exministra de Cultura de la Ciudad de Buenos Aires,

Fajre explicó que este proyecto de trabajo en los cinco municipios del Alto Valle requiere de un gran esfuerzo de todas las parte intervinientes. Además de las asociaciones se plantearon la necesidad de contar con el subsidio de la Unión Europea.

La arquitecta destacó que el Alto Valle tiene una unidad territorial extraordinaria, con un alto valor natural y cultural. "El poder desarrollarlo no siempre requiere que se pierdan las características naturales y culturales que hacen fuerte un determinado lugar y a sus habitantes. Hay que encontrar la manera de desarrollar un lugar desde un carácter sustentable". El cambio climático y los nuevos desafíos que impone el planeta son los puntos que se debe articular entre las cinco intendencias que integran este proyecto. La exministra destacó que esto requiere de un gran trabajo de gestión, que debe cumplirse en 16 meses, pero que comenzará a tener resultados antes de este término.

Durante este proyecto se llevan adelante talleres de encuentro y debate con los vecinos de estos cinco municipios. Los miembros de las organizaciones sociales destacaron que los artistas principales del proyecto son los vecinos, que trabajan con profesionales en medio ambiente, planificación y arqueólogos.

"Soy salteña y este proyecto me da la oportunidad de regresar a mi tierra. Es la oportunidad de aprender nuevas cosas", agregó Silvia Fajre.

El valor de la mujer rural

En agosto ya se realizaron cinco talleres y en diciembre se volverán a concretar otros cinco grupo de trabajo. Durante los cinco primeros encuentros se buscó que los vecinos logren determinar cuáles son los valores que identifican al pueblo y cuáles son los problemas que se deben resolver. En ese espacio, los miembros de El Abra y Runas descubrieron el interés de los pobladores, en particular de los jóvenes que quieren quedarse en su espacio y mejorar las condiciones de vida.

También se está trabajando en la valorización de la mujer rural. Fajre destacó: "La propuesta de un modelo nuevo de roles de la mujer en la sociedad es todo un cambio y es un trabajo que no lo haremos solo nosotros, sino los mismos actores". La arquitecta destacó que mucho del trabajo de la mujer rural no es reconocido ni siquiera por sus propios hijos, "no se puede tener en el olvido al 50% del sector productivo".

Las problemáticas que advierten los habitantes requiere de una norma común de cuidado patrimonial y ambiental.

¿Oportunidad o amenaza?

Liliana Guitián, de la Fundación Runas, explicó que este es el segundo trabajo que presentó la entidad a la Unión Europea y que cuenta con su apoyo. En el primer proyecto se trabajó solo sobre Cachi, mientras que en la propuesta actual se trabaja sobre toda la región.

"Somos conscientes de que debemos crecer como región y esta es una gran oportunidad", expresó Guitián que además analizó que el lograr el trabajo en conjunto entre los 5 municipios fue un gran desafío.

El turismo, la producción y el medio ambiente son parte del desarrollo de la región. Guitián alertó de que el turismo es una gran oportunidad pero también una gran amenaza si no se previenen las formas y el cuidado de los espacios.

Entre los temas comunes que identifican los municipios está el tratamiento de la basura y el uso del plástico.

Proceso de la basura, rutas y servicio de agua

Liliana Guitián, de la Fundación Runas, destacó que este proyecto busca que todos los vecinos se sumen.
Guitián destacó que en las mesas de trabajo que ya se llevaron adelante los temas de turismo y patrimonio fueron el eje. “Esto es un cambio importante, porque los valores patrimoniales de la zona ya fueron incluidos en las currículas escolares”, destacó. 
La arquitecta Silvia Fajre agregó que durante los talleres se pudo detectar que algunos municipios ya tienen en funcionamiento una serie de prácticas positivas que se deben reforzar, promover y replicar donde estén faltando. “Este es un trabajo de intercambio, en cada municipio hay una iniciativa interesante que deben emular los otros municipios”, expresó. 
En Cachi ya se está trabajando en la separación de residuos, en otras zonas con la plantación de árboles y, en otros, con la utilización de energía solar. 
Entre las obras que los vecinos advierten que se necesitan está en primer lugar la mejora de las rutas. Una zona destacada como el Camino de los Artesanos, en Seclantás, paralela a la histórica ruta nacional 40. Allí, los vecinos adviertan que los turistas no llegan porque el camino resulta intransitable. El servicio de agua potable es otro reclamo fuerte común. 
Guadalupe Noble, del Grupo El Abra, advierte que la zona está plagada de proyectos que lamentablemente luego no se llevan adelante. “Es por eso que la idea del Alto Valle Calchaquí busca la participación de los vecinos”, afirmó Noble y agregó que esto es una práctica de la democracia, un proceso que debe mantenerse a lo largo del tiempo. 
La presidenta del Grupo El Abra recordó que la elección de la zona del Alto Valle Calchaquí tiene que ver con sus recuerdos de la infancia. Si bien Noble vive desde hace 10 años en Cachi, agregó que este paisaje le recordaba al norte de Córdoba en Villa El Totoral. 
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...