Olmedo: “La sociedad está harta de fracasos y ve en mí un político diferente”

Alfredo Olmedo quiere ser gobernador de una Salta donde se propone restaurar “la familia, el orden, el trabajo, el respeto, el progreso”; además, piensa restablecer la enseñanza religiosa en las escuelas -a pesar del fallo de la Corte Suprema- y considera que el hartazgo de la sociedad va a producir en Salta un “efecto Trump”.
“Hay una realidad: la pobreza es un negocio para cierta política, y yo no pienso transar con eso”, enfatizó.
En una entrevista con El Tribuno se refirió a la alianza con Gustavo Sáenz y dijo que las encuestas le dan una ventaja de 27 a 21 sobre el intendente de Salta capital. “Yo respeto los acuerdos y cumplo mi palabra”, afirmó, ante la posibilidad de que las encuestas encargadas por Sáenz den un resultado inverso. “Si Gustavo no acepta los resultados, es cuestión de él”.
Acerca de su retirada de la campaña presidencial sostuvo que “la oposición, si no se une, favorecerá la polarización entre Mauricio Macri y Cristina Kirchner”.
Una de sus últimas incursiones televisivas terminó en un enfrentamiento fuerte con el ahora detenido Alberto Samid, que lo desafió a pelear luego de que Olmedo lo acusara de evasor. “El tiempo me dio la razón; yo siempre digo que hay que incrementar la seguridad en las fronteras, y él se escapó ilegalmente”, sostuvo.

En las campañas de habla mucho de candidatos, de individuos y de encuestas, pero parece que les cuesta demasiado hablar de lo que piensan hacer...
Creo que yo me diferencio del resto porque todos los días camino los barrios para hacer conocer mis propuestas, que expresan el camino a seguir por Salta, pero también escucho a la sociedad, para que de allí salga el mejor proyecto para resolver problemas de los salteños, muchas veces creados por el sector político.

Imaginándose gobernador, ¿Cuál sería su meta principal?

La familia, el orden, el trabajo, el respeto, el progreso .... debe volver la educación religiosa en las escuelas, respetando a quien tenga otro credo, o sea ateo. Pero lo sacaron a Dios de la escuela, de la familia, y eso se traduce en problemas graves.

El subdesarrollo del interior de la provincia y la situación de los barrios marginales, ¿qué inquietud le despiertan?

Orán, Rivadavia y San Martín requieren políticas de Estado, para áreas de frontera, bajando la carga impositiva, nacional y provincial; el combustible no debe costar más en la frontera que en Buenos Aires. Es decir, debemos generar las condiciones de empleo y capacitar a la gente para el trabajo, porque si no, la salida laboral, en la frontera, es el contrabando.

¿Y el desarrollo agropecuario?

Totalmente, un instrumento esencial. Pero hay una realidad: la pobreza es un negocio para cierta política, y yo no pienso transar con eso.

¿Negocio para quién?

Para algunos políticos. Son gente que gana con la necesidad, con la falta de seguridad, la ausencia de desarrollo, de bienes básicos. Y cuando desparraman droga por todos lados, la sociedad se fractura, la gente queda a la deriva y todos pasan a depender del caudillo. Mi meta es el desarrollo humano, total, en el lugar de nacimiento, para que los salteños no tengan que migrar. Estudio, formación moral y condiciones para salir adelante.

¿Su alianza con Gustavo Sáenz se mantiene sólida?

La alianza consiste en que quien vaya adelante en las encuestas sea candidato a gobernador. La foto que yo tengo hoy es que estoy arriba... Si Gustavo no acepta eso, será una decisión de él. No es la mía. Lo mío es muy claro, yo voy a ser un gobernador distinto. Los otros ya mostraron lo que son y yo voy a poder mostrar otro rumbo.

¿Qué porcentaje arrojan las encuestas?

Un 27% contra 21% de Gustavo.

Hay otros que le dan arriba a Gustavo Sáenz, ¿Qué pasaría en caso de las encuestas de uno y otro no coincidan?

Yo sé respetar los acuerdos. La sociedad demanda otro tipo de políticas; y así como reaccionó en EEUU y en Brasil, acá también va a reaccionar

¿Un “efecto Trump” o “efecto Bolsonaro” en Salta?

Sin duda. La gente está decepcionada, porque la seguridad no aparece. No siente seguridad de ninguna naturaleza: personal, social, sanitaria ni laboral. La política no se lo ha brindado, sino que se lo ha complicado. Tengo la certeza de que la gente ve en mí a un político diferente, que viene de otros espacios y de otras experiencias, con una mirada distinta.

Pero hay problemas serios, de tipo económico y social, que tienden a profundizarse. ¿Cómo se van a abordar estas demandas?

Con trabajo. Nadie habla de trabajo. Yo planteo los valores: Dios, Patria (o y Patria chica) ... familia, porque es el pilar para que Salta se ponga de pie.

Pero ¿cómo?

Agro, turismo, minería y bajando el costo político y eliminando el costo de la corrupción; así podremos bajar los impuestos y alentar la inversión.

¿Nada más?

Y con seguridad jurídica, que es lo que viene faltando en la provincia.

¿Cómo se puede garantizar esos objetivos con los problemas de déficit, inflación y falta de competitividad en el país?

La política lleva a las pymes a la quiebra y lleva a la gente a buscar un salvavidas en el Estado: un plan o un puesto. Es su negocio. Hay que impulsar el trabajo genuino, con un Estado ágil y liviano, una justicia independiente y una fuerte decisión de brindar seguridad jurídica.

Usted tuvo un duro cruce, al borde de la violencia, con Alberto Samid, y a las pocas semanas, él está en la cárcel...

Él me amenazó de muerte... pero ahora lo que hizo me dio la razón, porque yo siempre digo que hay que reforzar las fronteras ... y a él lo dejaron ir. No es la primera vez que termino confirmando mis intuiciones.

¿Cómo concluyó su experiencia en la candidatura presidencial?

Con la certeza de que la política tradicional carece de una visión para construir una oposición verdadera. Que tenga una figura y un candidato. Mientras se mantengan divididos van a consolidar una polarización excluyente entre Cristina y Macri.

Pero ¿hay alternativas a los pro blemas económicos?

El que más experiencia tiene es Roberto Lavagna, pero él tiene que decidirse y mostrarse como candidato y líder.

Nadie expresa cuál es su proyecto. Ni siquiera Macri y Cristina, de los que cabe suponer que van a hacer lo mismo que hicieron y están haciendo...

Por eso la sociedad está demandando un nuevo liderazgo.

¿Y en Salta?

Creo ser diferente al resto, y planteo un rumbo diferente, hacia una Salta productiva, ordenada, donde el maestro y el policía tengan autoridad y prestigio, construyendo una provincia con seguridad jurídica, salud en todo el territorio, educación de calidad y una familia consolidada.

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Debe iniciar sesión para comentar

Importante ahora

cargando...