En la UNSa habrá adaptaciones para estudiantes con discapacidades

El jueves último, el Consejo Superior de la Universidad Nacional de Salta (UNSa) aprobó por unanimidad un proyecto de resolución que establece que todas las facultades deberán adaptar las currículas para los y las estudiantes con discapacidades y brindar capacitaciones a los docentes para que las lleven a cabo. Como anexo, se adoptó un reglamento general, que establece cómo se harán estas adaptaciones.

Esta resolución forma parte de los compromisos que asumió el Rectorado de la UNSa durante una mediación propuesta por el Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi), tras la denuncia que hicieron la madre y el padre de Eva Godoy Ortín (20), la primera persona con síndrome de Down que estudia una carrera universitaria en esta casa de estudios.

La familia expresó en su reclamo que la UNSa no garantiza los derechos que tiene su hija, contemplados en la Ley de Educación Superior y en las normas nacionales e internacionales de Personas con Discapacidad.

A principios de este año, Adriana Ortín y Juan Godoy acudieron al Inadi, tras dos años de gestiones infructuosas ante el Rectorado de la UNSa y la Facultad de Ciencias Naturales, donde Eva estudia Ingeniería en Recursos Naturales y Medio Ambiente, para que los profesores adaptaran los exámenes de su hija. Como no había rendido los finales de algunas materias, Eva no pudo empezar a cursar las correlativas y este cuatrimestre solo asiste a una asignatura, de forma condicional.

El reglamento, que aprobó el órgano de gobierno máximo de la universidad -en la última reunión de la gestión-, incluye las formas en que se pueden adecuar las currículas, como fragmentar evaluaciones, generar espacios de tutorías y facilitar equipo, instrumental y material didáctico. Según este documento, la adecuación curricular tiene que ser consensuada con el estudiante y con el acompañante pedagógico; no se pueden disminuir los contenidos ni quitar incumbencias laborales futuras.

El secretario académico de la UNSa, Pablo Ortega, quien presentó el proyecto junto con la coordinadora de Posgrado y Asuntos Académicos, Silvia Shring, consideró, al hablar con El Tribuno, que esto marca un antes y un después: "Con esta resolución, la universidad ha dado un paso adelante muy significativo en el tratamiento de los estudiantes, un paso crucial para empezar a mirar con más atención al estudiante con discapacidad".

Ortega observó que uno de los puntos más cuestionados fue la promoción de las asignaturas: "Hay aspectos que van contra nuestra forma tradicional de abordar las cursadas de las materias o de aprobar a un estudiante". Señaló que esta es un modo de adecuación curricular: "El estudiante que tiene un cursado diferente va aprobando ese trayecto y no hay necesidad (de un final), sobre todo por el estrés que significa para los estudiantes que no tienen problemas imaginemos para los que tienen discapacidad".

El hombre dijo que en un momento de la discusión sintió "como si hubiera una pared, una falta de sensibilidad hacia la problemática" y destacó las intervenciones de los estudiantes en apoyo al proyecto y los aportes de experiencias personales de algunos profesores, sobre todo auxiliares de la docencia. Comentó que quienes mostraron más reticencia hacia la adecuación fueron los profesores de mayor jerarquía: adjuntos, asociados y titulares.

Adriana Ortín, la madre de Eva, consideró que esta resolución implica "un gran paso para todas las personas con discapacidad", aunque evaluó que "queda mucho por andar".

"Nosotros habíamos pedido que se dieran las materias por promoción, pero hubo una serie de cuestionamientos de lo que figura en los planes de estudios, así que eso no salió como queríamos. Está puesto como una posibilidad para los docentes", explicó.

Ortín dijo que espera que la Facultad de Ciencias Naturales cumpla con los compromisos asumidos ante el Inadi: "No puede pasar de esta semana porque a Eva se le pasan los días y no fue evaluada en ninguna asignatura. Estamos a tres meses del segundo cuatrimestre y no va a poder cursar nada, si no se la evalúa en las materias anteriores".

Otra chica discriminada en Naturales

Nadia Esteban sufrió un pico de estrés y decidió dejar la UNSa.

El domingo pasado, después de que se publicara la nota en El Tribuno sobre la denuncia de Eva Godoy Ortín contra la UNSa ante el Inadi, una joven publicó una “carta abierta a la comunidad” en Facebook.

Nadia Esteban (22), que tiene una discapacidad visual, contó que vivió situaciones de desigualdad y discriminación por parte de la mayoría de los docentes de la Facultad de Ciencias Naturales de la UNSa, mientras cursaba la Licenciatura y el Profesorado en Ciencias Biológicas. Reconoció que no hizo una denuncia formal por miedo a represalias.

“El ser docentes no los hace ser personas. Me refiero a que muchos tienen el título pero no se comportan como tales. Un docente es aquella persona que incluye y no excluye, que aprecia y no desprecia, que ayuda y no que ignora, que aprende y no solo enseña...”, manifestó.

La joven consideró que los profesores convirtieron la carrera en “inaccesible” y pidió cesara la discriminación a las personas con discapacidad.

Tras sufrir un pico de estrés y después de cuatro años de estudio, decidió dejar la UNSa.

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...