Más venezolanos eligen Salta para empezar una nueva vida

Oficialmente, entre 2017 y 2018, 608 venezolanos ingresaron a la provincia. Sin embargo, se estima que ese número puede ser mayor, ya que hay inmigrantes que todavía no pudieron tramitar su documentación en la oficina de migraciones por cuestiones económicas o personales.

Los datos de la Dirección Nacional de Migraciones reflejan la cantidad de venezolanos que han realizado las gestiones por la radicación, ya sea permanente o temporal, en Salta. Desde la organización Colectividad Venezolana, aseguran que la cifra real puede superar las 800 personas.

"Están entrando muchos inmigrantes venezolanos a Salta. Somos una de las colectividades que más está ingresando a la provincia. Lo que pasa es que Migraciones no puede dar el número exacto porque hay todavía venezolanos que no hicieron su documentación", expresó Ana Colina, presidenta de Colectividad Venezolana en Salta y residente desde hace 10 años en el país.

Mientras la crisis humanitaria en Venezuela se fue agravando, el número de refugiados en la región fue aumentando. En el caso de Salta, en 2018 la cantidad de inmigrantes de ese país creció un 161%.

En 2017, se realizaron 168 trámites de radicación en la Delegación de Migraciones de Salta. En 2018, fueron 440 los que escaparon del régimen de Nicolás Maduro, ingresaron a la provincia y realizaron el trámite para legalizar su situación.

Aunque todavía no están los datos de 2019, desde la oficina de Migraciones explicaron que la cifra de inmigrantes venezolanos que se asientan en la provincia "es ascendente".

Colina está casada con un salteño, con el que tiene una hija, y señala que el aumento en la cantidad de compatriotas en Salta se debe a que Buenos Aires está "colapsada de venezolanos" y las posibilidades de encontrar trabajo se achican.

"Los que estamos en la provincia estamos conectados entre nosotros. Tenemos dos grupos de WhatsApp en los que varios somos administradores y nos ayudamos cuando alguno lo necesita. A veces, se pide ayuda económica, comida o cualquier otra cosa. Entonces, nos reunimos y cada quien colabora con lo q tiene", expresó a El Tribuno.

La ola migratoria también se da a nivel nacional. Elisa Trotta Gamus, embajadora designada por Juan Guaidó en Argentina, comentó a Clarín que en la Argentina se había registrado a 180.000 venezolanos y que podrían ser más porque no todos figuran en los organismos oficiales.

Trabajo y profesión

Según el informe "Caracterización de inmigrantes venezolanos en Argentina", del investigador de corrientes migratorias Roberto Aruj, el 67% de los inmigrantes de Venezuela son profesionales.

En Argentina, el Gobierno ya ubicó a 278 profesionales de la salud en provincias como Corrientes, Jujuy, Neuquén, Río Negro, Tierra del Fuego, Catamarca, Entre Ríos, Córdoba y Salta, gracias a un programa de Migraciones promueve la reorientación de extranjeros según las necesidades del interior.

Pese a su capacitación, a muchos venezolanos que llegan a la provincia les cuesta encontrar trabajo. Colina contó que en Salta hay ingenieros, profesores, abogados; sin embargo, están dispuestos a trabajar de lo que sea.

En 2018, desde la Asociación de Ingenieros de Salta ya se habían referido a esta situación. En los últimos años llegaron muchos ingenieros venezolanos a Argentina, escapando de la realidad económica. Desde la institución remarcaron que los inmigrantes estaban especializados en petróleo, trenes, energía.

"Los venezolanos estamos acostumbrados a trabajar en lo que se pueda, más si tenemos necesidades. Muchos trabajan en servicio doméstico, cuidando chicos o como mecánicos. Hay de todo, pero si tienen que limpiar la calle lo hacen. Nos enseñaron que cada trabajo es honra", explicó.

Ana Colina es maestra de preescolar pero no ejerce su profesión. En cambio, tiene un "kiosquito" frente a la universidad. Vende sandwiches, almuerzos, gaseosas y golosinas. "A nosotros, nuestros padres nos decían: "La herencia que te dejo son tus estudios'. Es por eso que cada uno es profesional", agregó. Hace 10 años que no pisa Venezuela y desconoce cuánto tiempo pasará hasta su regreso. Aclara que "sólo Dios lo sabe". Sin embargo, esa incertidumbre no le quita la esperanza de volver a ver el cielo venezolano alguna vez.

A miles de kilómetros, no pierden las esperanzas

Los refugiados siguen de cerca la crisis política y económica en Venezuela.

Desde Salta, los venezolanos siguen los pasos de Juan Guaidó y las marchas en Venezuela. 

Juan Guaidó, presidente del Parlamento y presidente interino de Venezuela, representa la ilusión de volver a tener un país libre para muchos de los que debieron emigrar hacia la Argentina. Ana Colina consideró como algo positivo el levantamiento contra Nicolás Maduro, denominado “Operación Libertad”, liderado por Guaidó.

“Lo que pasó está bien, creo que los militares están tramando algo. Las fuerzas armadas que apoyan al presidente Guaidó están silenciosamente tratando de encontrar y convencer a otros. Guaidó está despertando a Venezuela. Creo que en cualquier momento se levantarán más militares, solo hay que tener paciencia”, analizó la mujer.

Ana también se refirió a las víctimas mortales en las masivas manifestaciones que hubo en Venezuela. Ana consideró que Maduro está rodeado de militares cubanos y son ellos los que matan al pueblo. “No les duelen los venezolanos, ya que ninguno es su familia”, sostuvo.

La mujer critica con dureza al presidente de Venezuela y expresa que es “una bestia” y un imitador de Hugo Chávez, presidente de Venezuela desde el 2 de febrero de 1999 hasta su fallecimiento en 2013. “Por si no te das cuenta, lo imita, es un asesino”, dijo.

Juan Guaidó irrumpió en la política venezolana el 11 de enero de 2019, cuando se autoproclamó como presidente de la Asamblea Nacional de Venezuela, pero se hizo mundialmente conocido a partir del 26 de enero, cuando se proclamó presidente interino del país, en el marco de manifestaciones opositoras en Caracas y en otras ciudades.

“Guaidó es un hombre con guaramos, como decimos nosotros. Significa una persona con coraje, sin tapujos ni miedos para enfrentarlos. Para muchos es el que volvió la esperanza y fe a cada venezolano. Inyecta positividad y esperanza cada vez que habla”, consideró Ana.

Enamorada de Salta

Maduro pudo sobrevivir a la revuelta que buscó derrocarlo. Por ahora parece firme. Sin embargo, para los venezolanos exiliados existe una posibilidad de que finalmente lo saquen del gobierno. 

“Hay manera de derrotarlo, solo que no ha llegado el momento. Si se unen todos los militares corruptos a los que ya son aliados de Guaidó, se puede. Venezuela tuvo dos dictadores que fueron vencidos y a este sé que en cualquier momento lo derrotarán”, expresó Ana Colina.

La esperanza de volver a su tierra no se desvanece, pese a no haber regresado durante diez años. “Tiene que llegar el día y sé que no soy la única que quiere volver a mi país tan hermoso”, agregó.

Ana tiene 45 años. Es de la localidad de Cabimas, Estado Zulia, en la costa oriental del Lago de Maracaibo. Es una zona petrolera que hoy está destruida. En la zona hay saqueos y la luz se corta todos los días durante seis horas.

“El otro día me contó mi tío que la Policía te detiene y te revisa tu celular para ver si estás hablando mal del gobierno. No hay ni privacidad. Algunos te quitan el celular y chao, no lo vuelves a ver”, lamentó.

Pese al desarraigo que sufre, Ana está enamorada de Salta. Cree que los salteños son muy solidarios y que la provincia es hermosa por “su calidez”.

“Acá tengo muy buenos amigos, además tengo a mi tesoros que son salteños: mi hija y mi esposo”, añadió la mujer.

Travesía

La familia Colina se instaló en Salta de a poco. A la llegada de Isadora (hermana de Ana) y sus hijos se sumó en noviembre la de su madre, hermano, cuñada y sobrina.

Orlando Colina, de 37 años, cruzó cinco países, casi sin parar, durante once días con su madre, de más de 70 años, su mujer y su hija, de 13 años. 

La vida se le había vuelto cada vez más cara y más difícil, así que decidió vender su auto por cien dólares y emprender el viaje. 

Hoy, a la distancia, se preocupan por sus casas, ya que el gobierno amenazó con expropiar las viviendas de los que se fueron. “A mi mamá no la veía hace ocho años”, recordó, emocionada, Ana.

La mujer pidió que Dios bendiga a todos los argentinos, porque los “han hecho sentir como en casa”. Por más que haya nacido en Venezuela, considera que este es su país: un lugar donde comenzó una nueva vida.

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...