Separemos Juntos:  el programa para  reciclar los residuos  sigue estancado

Este mes se cumplen ocho años desde que se empezó a implementar Separemos Juntos en la ciudad de Salta y los avances no son visibles. Este programa, por el cual los vecinos separan de la basura los materiales secos, como plástico, papel, cartón y vidrio, se lanzó en 2011 como un plan piloto que debía extenderse al resto de la ciudad de manera progresiva. De acuerdo con información oficial, ocho años después, el programa sigue funcionando en solo 13 barrios de los más de 350 que hay en la ciudad.

Hace dos años, la eficiencia del programa fue cuestionada en el informe preliminar de una auditoría ambiental que elaboró la ingeniera química Gloria Plaza, junto a colaboradores, a pedido del Concejo Deliberante. El análisis reveló que solo del 1 al 5 por ciento de los materiales separados era comercializable. Lo demás se depositaba en el vertedero San Javier con el resto de la basura, según los testimonios de recuperadores agrupados en cooperativas.

Este año el programa sufrió un ajuste, ya que no se entregan más a los vecinos las bolsas naranjas para tirar los residuos secos. Ahora deben sacarlos a la vereda en cualquier tipo de bolsa o caja. El subsecretario de Servicios Públicos de la Municipalidad, Normando Zúñiga, dijo a El Tribuno que era un "despropósito" entregar 12 mil bolsas por mes. Planteó que "muchísimas" personas las usaban para cosas que no estaban relacionadas con la separación de residuos: “Estábamos generando polietileno en mucha cantidad y la idea es la reducción”.
Según informó Zúñiga, en los barrios donde funciona Separemos Juntos se disminuirá la frecuencia de recolección de la basura. Se destinarán cuatro días a los residuos húmedos y dos, a los secos; en lugar de seis y tres, como sucede ahora. Explicó que esto se ampliará a otros barrios, empezando por las zonas más cercanas a donde se ejecuta el programa. Cuando se comience a implementar este sistema, habrá un plazo de tres meses de adaptación, con la meta de llegar al 100 por ciento de la ciudad.
Este proyecto se había anunciado en marzo de 2018, durante la primera reunión de la comisión de Medio Ambiente, Higiene y Seguridad del Concejo Deliberante, con el entonces flamante secretario de Ambiente y Servicios Públicos, el exconcejal Gastón Galíndez.

Sin reglamento

De acuerdo con la ordenanza 15.415, de Gestión Integral de Residuos Urbanos (GIRU), sancionada por el Concejo Deliberante a fines de 2017, la Municipalidad tiene un plazo de tres años a partir de su promulgación para implementar la separación en origen y la recolección selectiva en toda la ciudad. Como esta se promulgó en enero de 2018, cuando empiece 2021, todos los barrios de la Capital deberían formar parte de Separemos Juntos.
La concejal Mariana Reyes (Memoria y Movilización Social), presidenta de la Comisión de Medio Ambiente, Higiene y Seguridad, lamentó que esta ordenanza que “es muy rica y ambiciosa” no estuviera reglamentada por el Ejecutivo, a un año y medio de su promulgación. 
Según el artículo 95 de la norma, la Municipalidad debería haberla reglamentado “en el plazo de noventa (90) días contados a partir de su vigencia”, es decir, a principios de abril de 2018. Consultado por esta demora, el subsecretario se Servicios Públicos respondió: “Estamos trabajando”.
Reyes cuestionó que el secretario de Ambiente y Servicios Públicos, Gastón Galíndez, quien fuera el impulsor de esta ordenanza cuando era concejal, no la defienda ahora con la misma fuerza. “Hoy, estando dentro del Ejecutivo, le toca ejecutar lo mismo que propuso en su momento como norma”, señaló. 
La edil expresó que el municipio no tiene una política pública ambiental, “en miras a una programación o un desarrollo a futuro”. “Nosotros tendríamos que estar pensando en cuál va a ser el próximo lugar donde vamos a tener una gestión integral de residuos, no un relleno sanitario, sino donde haya clasificación de residuos, donde las cooperativas estén con todas las cuestiones de seguridad, donde haya un cercado perimetral bien establecido y que no permita el ingreso de personas que no están autorizadas”, detalló.
Mencionó que, en lugar de esto, se sigue reclamando por cuestiones básicas, como la instalación de la geomembrana en el módulo 4 del vertedero, el estudio de impacto ambiental de esta trinchera, el cerco forestal que pidieron los vecinos y la situación insalubre y precaria en que trabajan los miembros de las cooperativas. 
Aseguró que desde el Concejo se hicieron muchos pedidos de informes a la Municipalidad mencionando estas carencias: “Solicitamos todo lo que tiene que ver con el relleno sanitario y lo único que responden es que ‘la geomembrana está siendo tramitada para ser adquirida con fondos nacionales’”. 
Reyes adelantó que el 16 de julio próximo Galíndez deberá asistir al Concejo para hablar sobre el relleno sanitario, la geomembrana, Separemos Juntos y el cerro Aladelta, donde se impulsa la instalación de un gran centro turístico y gastronómico, lo que generó protestas de vecinos y una denuncia penal por posible daño ambiental.
 

¿Qué te pareció esta noticia?

Temas

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...