Por estos días, prendidas a las radios, televisores y dispositivos móviles, miles de familias salteñas cruzan los dedos para en los reportes oficiales diarios no se confirmen nuevos contagios de coronavirus en la provincia.
Por el momento, con un solo caso confirmado, Salta transita las fases iniciales de la pandemia con una curva más aplanada que en otras provincias, incluidas algunas de la región, como Chaco y Tucumán, donde el COVID-19 empieza a mostrar sus impactos más sombríos.
En la cartera de salud de la Provincia, el Comité Operativo de Emergencia (COE) y la Central de Operación y Control que funciona en la Casa de Gobierno se respira la misma tensión. En las calles, sin embargo, no faltan las irritantes excepciones.
“Es muy importante que la población termine de entender que los contagios aumentarán y que el aislamiento social es fundamental en este momento para que el virus circule lo más tarde posible y de manera más gradual para que no tengamos un colapso en el sistema de salud”, insistió ayer la ministra Josefina Medrano.
Sin repuestas para los que se preguntan si alcanzarán los respiradores cuando llegue el pico de la pandemia, Medrano afirmó que “el sistema de salud pública, con todos sus competentes tanto públicos como privados, responderá en forma integral y coordinada” para optimizar los recursos disponibles”. 
La titular de la cartera de Salud aclaró que, si bien el foco de atención está puesto en el CODIV-19, “en Salta hemos definido estrategias para no descuidar las respuestas de urgencia frente a otras patologías que requieren atención esencial”. Citó, entre esas prioridades, al control de las embarazadas, el dengue, los pacientes oncológicos e inmunocomprometidos y la crisis sanitaria del norte de la provincia. 
En este punto, la funcionaria sostuvo que desde antes de la declaración de emergencia por el coronavirus “toda la estructura del gobierno está puesta y direccionada en torno de la priorización de la salud pública”. 
Sobre las medidas adoptadas para enfrentar la pandemia de COVID-19, precisó que inicialmente apuntaron a la contención. “A partir del primer caso confirmado en la provincia, los esfuerzos de todo el sistema de salud se enfocaron fundamentalmente en la mitigación del brote”, explicó. 

Nuevos órganos

Ante el avance de la pandemia, se creó un Comité Operativo de Emergencia (COE), que preside la ministra Medrano, para adoptar medidas de mitigación del brote.
A la par, se conformó una Central de Operaciones para coordinar el uso de los recursos de respuesta de los servicios de salud públicos y privados desde los niveles de menor a mayor complejidad. En esa Central, instalada en el Centro de Convenciones del Grand Bourg, ya trabajan funcionarios de Epidemiología, APS, Defensa Civil y otros organismos provinciales y municipales, junto a equipos de la Policía de Salta, Gendarmería y el Ejército. 
También se conformó un comité interinstitucional, denominado COVID-19, en el que participan organismos públicos, entidades del sector de la salud y los hospitales Militar y Señor del Milagro. Su finalidad central consiste en proponer medidas para prevenir, asistir, controlar y mitigar la propagación del virus.
Se conformó, por último, un Comité de Crisis Operativo, para coordinar medidas preventivas. Está integrado por los gerentes generales de los hospitales públicos.

 

 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Salta

Últimas Noticias de Pandemia del coronavirus

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...