¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

20°
3 de Marzo,  Salta, Centro, Argentina
PUBLICIDAD

Los clubes en emergencia podrían quedarse sin jugar

Esta temporada la Liga Salteña de Fútbol no subsidiará el torneo y las entidades deportivas con escasos recursos podrían quedar fuera de la próxima edición del torneo Anual.
Domingo, 31 de mayo de 2020 00:27

Todo cambió, nada volverá a ser igual, al menos por ahora. La crisis económica por la pandemia del coronavirus golpeó fuerte a los clubes afiliados a la Liga Salteña de Fútbol, sobre todo a aquellas entidades que se mantienen vigentes o en competencia gracias al esfuerzo de sus dirigentes.
Si la temporada pasada del Torneo Anual fue difícil de solventar económicamente para algunos clubes, la que viene -en caso de que se juegue- será mucho más compleja, en algunos caso imposible, debido a que ya no contarán con el subsidio de la Liga Salteña, que absorbía la totalidad de gastos en el campeonato de divisiones inferiores. 
En caso de que el ente logre poner en marcha un nuevo torneo doméstico, las instituciones deberán afrontar la totalidad de los gastos, tanto en primera como en inferiores. 
Competir en el reducido que planifica la Liga Salteña le demandaría los clubes un gasto mensual aproximadamente de 50 mil pesos, una suma que muchos no están en condiciones solventar.
La crisis económica podría dejar a varias entidades deportivas tambaleando y muy cerca de quedarse sin competencia. 
Los clubes no estarán obligados a participar del torneo, pero en caso de confirmar su presencia deberán presentar un equipo en primera y cuatro categorías de divisiones inferiores (6ª, 7ª 8ª y 9ª).
Deportivo Atlas, un institución humilde que lucha por seguir creciendo, todavía no definió su participación, todo dependerá del aporte y el compromiso de los padres de los chicos, caso contrario le será imposible a los dirigentes sustentar los gastos que implica participar en la competencia.
En San Francisco, la idea de los directivos es jugar el Anual, aunque la última palabra no está tomada porque buscan fondos económicos para decir presente. Como muchos de los clubes que no poseen ingresos significativos, todo está supeditado al apoyo que puedan aportar las familias de lo juveniles en formación. 
Sanidad es otro de los clubes con futuro incierto, sobre todo teniendo en cuenta que el año pasado estuvo muy cerca de quedar fuera de la Liga Salteña por problemas financieros.
Los próximos días serán decisivos para los enfermeros porque las máximas autoridades decidirán si participarán del torneo de la Liga o pedirán licencia hasta el año próximo.
Diferente es el presente de otras instituciones que están dispuestas a hacer un enorme esfuerzo económico y competir en el reducido, que si bien no está confirmado pondría en juego un plaza para el próximo Regional Amateur.
Peñarol, pese a que no atraviesa un buen momento en sus finanzas y tuvo que dejar pendiente las obras de su estadio, jugará en el campeonato doméstico, eso sí, los dirigentes realizarán algunos recortes.
Camioneros Argentinos del Norte, como la mayoría de los clubes denominados grandes, también estará presente, al igual que Pellegrini.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Todo cambió, nada volverá a ser igual, al menos por ahora. La crisis económica por la pandemia del coronavirus golpeó fuerte a los clubes afiliados a la Liga Salteña de Fútbol, sobre todo a aquellas entidades que se mantienen vigentes o en competencia gracias al esfuerzo de sus dirigentes.
Si la temporada pasada del Torneo Anual fue difícil de solventar económicamente para algunos clubes, la que viene -en caso de que se juegue- será mucho más compleja, en algunos caso imposible, debido a que ya no contarán con el subsidio de la Liga Salteña, que absorbía la totalidad de gastos en el campeonato de divisiones inferiores. 
En caso de que el ente logre poner en marcha un nuevo torneo doméstico, las instituciones deberán afrontar la totalidad de los gastos, tanto en primera como en inferiores. 
Competir en el reducido que planifica la Liga Salteña le demandaría los clubes un gasto mensual aproximadamente de 50 mil pesos, una suma que muchos no están en condiciones solventar.
La crisis económica podría dejar a varias entidades deportivas tambaleando y muy cerca de quedarse sin competencia. 
Los clubes no estarán obligados a participar del torneo, pero en caso de confirmar su presencia deberán presentar un equipo en primera y cuatro categorías de divisiones inferiores (6ª, 7ª 8ª y 9ª).
Deportivo Atlas, un institución humilde que lucha por seguir creciendo, todavía no definió su participación, todo dependerá del aporte y el compromiso de los padres de los chicos, caso contrario le será imposible a los dirigentes sustentar los gastos que implica participar en la competencia.
En San Francisco, la idea de los directivos es jugar el Anual, aunque la última palabra no está tomada porque buscan fondos económicos para decir presente. Como muchos de los clubes que no poseen ingresos significativos, todo está supeditado al apoyo que puedan aportar las familias de lo juveniles en formación. 
Sanidad es otro de los clubes con futuro incierto, sobre todo teniendo en cuenta que el año pasado estuvo muy cerca de quedar fuera de la Liga Salteña por problemas financieros.
Los próximos días serán decisivos para los enfermeros porque las máximas autoridades decidirán si participarán del torneo de la Liga o pedirán licencia hasta el año próximo.
Diferente es el presente de otras instituciones que están dispuestas a hacer un enorme esfuerzo económico y competir en el reducido, que si bien no está confirmado pondría en juego un plaza para el próximo Regional Amateur.
Peñarol, pese a que no atraviesa un buen momento en sus finanzas y tuvo que dejar pendiente las obras de su estadio, jugará en el campeonato doméstico, eso sí, los dirigentes realizarán algunos recortes.
Camioneros Argentinos del Norte, como la mayoría de los clubes denominados grandes, también estará presente, al igual que Pellegrini.

PUBLICIDAD