Educadores Sanitarios de San Martín: una lucha que lleva más de 10 años

Son alrededor de 80 hombres y mujeres del departamento San Martín que hace casi 10 años iniciaron lo que para ellos representaría una salida laboral  casi inmediata: una carrera universitaria que les insumió 4 años de cursado, otro lapso para completar sus exámenes y la tesis, luego de lo cual recibieron sus flamantes títulos de Educadores Sanitarios.


Pero lo que el destino les deparaba no se lo hubieran imaginado nunca, más aún estudiando en una universidad estatal: que el título que obtuvieron con tanto esfuerzo es -a los fines de conseguir un puesto de trabajo- aún de menor reconocimiento que si fueran agentes sanitarios.
Eso es lo que sienten los educadores sanitarios que estudiaron y se recibieron en la Sede Tartagal de la UNSa  y que nunca pudieron ejercer su profesión por el simple hecho que en el Ministerio de Salud de Salta no figuran dentro del escalafón de personal, algo que de haber sabido antes, seguramente los hubiera llevado a elegir cualquier otra carrera universitaria y no la que cursaron, que solo les trajo frustraciones y sinsabores hasta el momento.

 
Tampoco la cartera de Educación los reconoce a pesar que sus competencias son precisamente la educación en materia de salud, fundamental en estos tiempos y cada vez más necesaria en una región donde además de la pandemia del COVID-19 las patologías como dengue, chikungunya, paludismo y otras de los climas tropicales, asuelan prácticamente durante todo el año.

Nunca fueron escuchados, pero en marzo de este año les llegó una posibilidad que les hizo renovar las esperanzas. “Desde el hospital Juan Domingo Perón, por un convenio con la sede Tartagal de la UNSa nos convocaron a 30 educadores sanitarios para realizarnos entrevistas laborales en el marco de la crisis sanitaria que se vivía en el norte,  antes de la pandemia”, dijeron.

 
“Fuimos todos, hicimos las entrevistas y de los 30 quedamos 6 seleccionados. Nos mandaron los contratos por un año de trabajo firmados por la ministra de Salud de la provincia Josefina Medrano y comenzamos a trabajar”, recordó Javier Laguna, uno de los jóvenes que recibió su título hace casi una década, con promedio de excelencia, pero nunca había podido desarrollar su profesión.


“Fuimos a trabajar 3 días y cuando nos presentamos el día 4 la encargada del servicio de APS (Atención Primaria de la Salud) del hospital Juan Domingo Perón de Tartagal nos dijo que no podíamos ingresar a trabajar porque los agentes sanitarios habían protestado por nuestra incorporación”, relató con desconcierto.
“Con ese argumento nos dijeron que los contratos de trabajo firmados por la ministra de Salud de la provincia dejaban de tener vigencia y así nuevamente nos quedamos sin trabajo”, precisó por su parte Jésica Olivieri, otra de las jóvenes del grupo de 6 educadores contratados por tres días.


 

¿Qué te pareció esta noticia?

Últimas Noticias

Últimas Noticias de Municipios

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...