Encantos y peligros que pueden tener las excursiones a la montaña

Lo que pudo ser una tragedia, a mediados de semana, con la desaparición de Analía Ibáñez Sierra en el cerro Pacuy en Campo Quijano durante 60 horas, nos advierte sobre los riesgos que conlleva una actividad de conexión con la naturaleza como es el montañismo y senderismo en la montaña. 
“El recorrido por la montaña permite una reconexión con la naturaleza, un disfrute y un momento de relajación. Pero hay que tener ciertos cuidados y advertir que se debe tener cierta preparación para poder alcanzar los objetivos que se plantean”, expresó Patricio Payrola, geólogo y guía de trekking, que además formó parte de los equipos de rescate de Analía Ibañez Sierra. 
En diálogo con El Tribuno, Payrola advierte que para realizar estas experiencia la mejor recomendación es contratar un guía profesional o realizar el circuito que se elige con una grupo especializado. 

 

“De no poder contar con este servicio, hay otros recaudos que deben tomarse para evitar situaciones que ponen en riesgo la vida”, advirtió Payrola. El montañista explicó que una de los primeras acciones que se debe tomar es realizar una actividad física previa, contar con un entrenamiento que focalice su trabajo en la parte inferior del cuerpo y consultar a los clubes de montaña sobre al destino elegido y sus complicaciones. “Conocer los sitios de ascenso y descenso y planificar teniendo en cuenta el clima es clave”, agregó. 

 

En este proceso de planificación, este especialista en montañismo agregó que se debe armar un ruta del paseo, verificar el pronóstico de clima para el momento de realizar la actividad, el tipo de terreno y la indumentaria y equipamiento adecuados. Se recomienda el uso de zapatillas o botas para la actividad, pantalones en preferencia impermeables, remeras, camperas y si se espera lluvia o cruces de agua, zapatillas o medias de recambio. “Si el recorrido supera la jornada de un día se debe llevar en la mochila una manta térmica, una bolsa de dormir y además los dispositivos que permiten mantenerse comunicados con el resto del grupo o un centro de comunicación que conozca de su paradero”, agregó. 

 

Plano, comunicación y alerta

Antes de concretar la salida los participantes deben realizar un mapa del recorrido, los puntos de descanso, ascenso y descenso y dejarlos en manos de un amigo o familiar que esté al tanto del paseo. También se debe contar con un sistema de radio para poder comunicarse en caso de extravío o algún otro problema. “El grupo debe avisar el tiempo estimado del recorrido y pasadas las 12 horas se debe emprender la búsqueda. Es importante señalar que el senderismo no es una actividad solitaria. El mínimo es de 2 personas y el máximo -por cuestiones sanitarias de la pandemia- de 10”, expresó Payrola. 
Como expresó el geólogo, esta actividad busca reconectar con la naturaleza y además es una practica que se realiza en grupos de amigos o grupos armados que comparten gustos comunes. 

 


Entrenados, sedentarios y niños

Si bien esta práctica va ganando terreno y amigos, es necesario reconocer cuáles son los límites físicos que reclama. Una persona sedentaria no está preparada para hacer un recorrido de 10 horas, lo mismo ocurre con un niño de hasta 10 años. “Más aún si las personas en cuestión tienen sobrepeso o dolencias que pueden afectar el ascenso. Un niño puede tener un paseo de montaña que se inicie a media mañana y termine en la siesta”, destacó. 
“Estas practicas tienen además una carga emocional en los niños. Hace que se acerquen más fácil a la naturaleza, a las piedras y vistas de la montaña de forma natural. Hay una emoción más intensa”, señala Payrola, al destacar que esas emociones también terminan afectando el rendimiento físico. 

 

"El trekking no es una competencia, es un recorrido entre compañeros", dijo Karina Sarmiento. 


Karina Sarmiento es guía montañista y miembro desde hace cuatro años del club SanLo Andino. Buscando recomendaciones para la práctica de senderismo y montañismo, El Tribuno la consultó sobre los puntos que se deben tener en cuenta al momento de elegir esta práctica. “Hacemos trekking en algunas áreas de San Lorenzo y en los últimos meses pude ver que mucha gente -tanto familias como personas mayores- eligen realizar esta actividad, por ejemplo en el cerro Elefante. Y este lugar no es recomendado para personas que no tienen entrenamiento. Se genera un desgaste y cansancio que no es lo que se busca con esta práctica”, expresó la montañista. 

Sarmiento expresó que las prácticas de senderismo y montañismo son actividades que se realizan en grupo, donde la competencia no es la finalidad. “No importa quién llega antes. Importa que lleguen todos y que además si alguno de los miembros del grupo no logra continuar, el grupo no lo deja solo. Regresan todos, porque es una práctica de grupo”, agregó. Al igual que Patricio Payrola, Sarmiento destacó que aunque el paseo sea por unas cuantas horas, la mochila debe llevar algunos elementos básicos, sin olvidar tener una ruta marcada e informar a familiares y amigos el recorrido y el tiempo de la travesía. “Es un momento para divertirse, pasarla bien con los amigos o las personas del grupo que comparten gustos comunes, pero hay cuidados que se deben tener”, expresó Sarmiento y agregó que una linterna y un medio de comunicación no deben faltar. Y además, teniendo en cuenta el clima y el recorrido, se debe llevar protección para la lluvia, agua suficiente y alimentos. “En el caso de las travesías cortas, es igual de importante llevar barritas de cereales o frutos secos, y comer un puñado cada dos horas para poder recuperar la energía”, agregó. 

 

 “La montaña es atractiva y por supuesto que además representa un desafío, pero si no se está preparado físicamente, lo mejor es dejar la travesía en recorridos cortos”, destacó Sarmiento, que agregó sin dudar que una persona que no tiene ningún tipo de entrenamiento y lleva una vida sedentaria, lo mejor es un recorrido de una hora en el cerro San Bernardo. Si quiere un recorrido largo e importante, “hay que tomar en serio el desafío y comenzar un entrenamiento previo, porque el desgaste en la montaña es importante”. 

La montañista destacó que el recorrido como el cerro Elefante en San Lorenzo no es recomendable para personas de la tercer edad que no tienen entrenamiento, pero sí para aquellas que le destinan al menos 2 horas diarias a alguna práctica de atletismo, por ejemplo. 

¿Y si me pierdo?

Las sorpresas en la montaña pueden ser muchas, pero si una de ellas es haberse desorientando, lo principal es quedarse en el lugar. “Es por eso que lo recomendable es dejar en manos de algún conocido la información sobre el recorrido, la frecuencia de radio que se utilizará para que se pueda emprender la búsqueda. Y, sobre todo, nunca quedarse solo”, agregó. “Los montañistas y senderistas vamos acompañados, nunca se pierde de vista al compañero y si se teme que pueda ocurrir,  se recurre a enlazarse con  alguna soga. Vamos y volvemos juntos”, recalcó. 
 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de vida-y-tendencia

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...