¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

25°
23 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Adiós a un genial pintor y extraordinario docente

José Prego marcó toda una época de la plástica argentina. Sus obras forman parte del patrimonio jujeño.
Lunes, 26 de febrero de 2024 01:00
ADIÓS QUERIDO PROFESOR | SUPO LLEGAR AL CORAZÓN DE SUS ALUMNOS CON SUS PALABRAS DE ALIENTO.

Se fue José Prego, el genial pintor, que si bien había nacido en España, adoptó a Jujuy para producir las más bellas obras de arte y formar una familia maravillosa. Con él se fue también un gran docente que no solo se ocupó de incentivar a sus alumnos de escuelas secundarias, sino también se interesó por la educación de las personas privadas de su libertad en tiempos en que nadie reparaba en la necesidad de que los presidiarios contaran con la educación como una herramienta más para su reinserción en la sociedad.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

Se fue José Prego, el genial pintor, que si bien había nacido en España, adoptó a Jujuy para producir las más bellas obras de arte y formar una familia maravillosa. Con él se fue también un gran docente que no solo se ocupó de incentivar a sus alumnos de escuelas secundarias, sino también se interesó por la educación de las personas privadas de su libertad en tiempos en que nadie reparaba en la necesidad de que los presidiarios contaran con la educación como una herramienta más para su reinserción en la sociedad.

Sus obras, con unas combinaciones increíbles de colores y originalidad, sin duda, forman parte del patrimonio de la plástica jujeña.

José Prego falleció el pasado 9 del corriente a los 92 años edad, rodeado del amor de su esposa Elsa Borges y sus hijos José y Silvia.

Prego compartió exposiciones con maestros de la talla de Raúl Soldi y Lino Spilimbergo. Amigo personal de Medardo Pantoja y Lucio Acosta Cerra, hace unos años recibió a nuestro diario en su casa y la memorable entrevista transcurrió en tres escenarios: en el hall de ingreso a la casa, cuyas paredes atesoran colores y formas de los cuadros, de todos los tamaños, que las visten; en el coqueto living, donde las obras compiten con las fotos de familia, y finalmente, en la planta alta, en el atelier. En ese espacio convivían pinceles, óleos y las obras de Prego con libros de arte, bocetos y una gran carpeta conteniendo artículos periodísticos y los catálogos de las innumerables exposiciones en las que participó el notable pintor.

José Prego nació en La Coruña, España, en el seno de una familia estrechamente ligada a la cultura. A los 21 años llegó a la Argentina ya con una sólida formación adquirida en la Escuela de Artes y Oficios de su ciudad natal. En Buenos Aires continuó estudiando en la Escuela de Bellas Artes, mientras se ganaba la vida vendiendo las obras que, con escenas de La Boca, pintaba en la calle Corrientes. Ingresó luego a la Escuela de Artes Visuales, donde se vinculó con grandes artistas argentinos y comenzó a realizar exposiciones en galerías porteñas.

En marzo de 1964, un amigo le propuso incursionar en la docencia, indicándole que había 22 horas disponibles en la Escuela de Artes de Jujuy que años más tarde iba a llevar el nombre de Medardo Pantoja, un gran amigo suyo. "Las tomé encantado", dijo Prego en esa entrevista concedida a El Tribuno de Jujuy. Y así fue como llegó a nuestra provincia que se convirtió en su lugar en el mundo.

ATELIER | CONVIVÍAN PINCELES, ÓLEOS Y LAS OBRAS DE JOSÉ PREGO ADEMÁS DE LIBROS DE ARTE, BOCETOS Y UNA GRAN CARPETA CON NOTAS PERIODÍSTICAS Y CATÁLOGOS.

Definía a sus obras como estilo libre, ya que a lo largo de los años había estudiado en todas las escuelas -realismo, surrealismo, cubismo, expresionismo-, hasta hallar una opción de valores, sumando elementos de América, siempre influenciado por la herencia española.

Transitó por todas las corrientes en la búsqueda de la belleza y aunque definitivamente el óleo fue la técnica favorita de Prego en cuyos comienzos se inclinó por las acuarelas.

En la década del 60 expuso en Buenos Aires con artistas de la talla de Raúl Soldi y Lino Spilimbergo. En nuestra provincia compartió muestras con sus amigos Medardo Pantoja y Lucio Acosta Cerra, como también Juan Carlos Entrocassi, Pedro Portugal, Carolina Álvarez Prado, Luis Pellegrini, entre otros grandes de la plástica local.

En 1965 ganó un concurso nacional de murales y al año siguiente, en una exposición realizada en Chile, la prensa trasandina lo definía como "el mejor pintor que llegaba a Antofagasta". Con el correr de los años siguió exponiendo en Buenos Aires, nuestra capital y Tilcara, al tiempo de ofrecer conferencias y cursos de composición plástica.

La poesía también fue importante en su vida, al igual que la docencia. Fue profesor de Historia del Arte y de Plástica en establecimientos medios de la capital (como las escuelas Normal y de Arte) y en la ciudad de San Pedro. Al mismo tiempo fue promotor de la educación en contexto de encierro en el ámbito del Servicio Penitenciario de Jujuy.

Sus amores

En 1965, José Prego conoció al amor de su vida. En aquel momento enseñaba Historia del Arte en una escuela de San Pedro de Jujuy. Fue un flechazo fulminante. Inmediatamente supo que Elsa Borges iba a ser su compañera de toda la vida. Con ella formó una hermosa familia y tuvieron dos hijos, José y Silvia.