¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

17°
25 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

Fuerte crítica a Israel por ley que legaliza colonias | Palestina, territorios ocupados de Cisjordania, Ley de Regularización

Miércoles, 08 de febrero de 2017 01:30
<div>RECLAMO/ CASAS UBICADAS EN COLONIAS DE CISJORDANIA Y CONSTRUIDAS ILEGALMENTE.&nbsp;</div><div>
Israel enfrentó ayer una ola de cuestionamientos internacionales luego de que el Parlamento aprobara una polémica ley que regulariza de manera retroactiva miles de casas ubicadas en colonias de los territorios ocupados de Cisjordania y construidas ilegalmente en propiedad privada palestina.
La Ley de Regularización causó controversia no sólo fuera sino también dentro de Israel, y varias organizaciones israelíes defensoras de los derechos humanos dijeron que es "inconstitucional" y que preparan una petición al Tribunal Supremo israelí para que la impugne.
La norma, aprobada a última hora del lunes, es la más reciente de una serie de medidas de expansión de la colonización de Palestina adoptada por el Gobierno de derecha israelí desde la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, en noviembre pasado.
Se esperaba que la ley desatara críticas externas, luego de que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobara en diciembre una resolución que declaró ilegales todas las colonias israelíes en Palestina y de que el enviado para Medio Oriente del organismo advirtiera que la norma alejaría las chances de paz.
"Vamos a trabajar con tribunales internacionales para preservar nuestra existencia y nuestras tierras", dijo el presidente palestino, Mahmud Abbas, en declaraciones a periodistas en París tras reunirse en el Palacio del Elíseo con el presidente francés, Fran‡ois Hollande.
Por su parte, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, se pronunció a través de su vocero, Stéphane Dujarric, sobre la aprobación de esta ley y sostuvo que "contraviene la legislación internacional y tendrá consecuencias legales de alcance para Israel".
También ayer, el Gobierno británico consideró que la nueva ley "daña la posición de Israel a nivel internacional", mientras que Francia la calificó de "nuevo ataque a la solución de los dos Estados" y Alemania dijo que su aprobación "ha quebrantado de manera duradera" la confianza que tenía en el compromiso de Israel con la paz.
Nabil Abu Rudeinah, vocero del presidente palestino, Mahmud Abbas, calificó a la ley de "inaceptable" y urgió a la comunidad internacional a reaccionar de inmediato para evitar mayor "inestabilidad y caos".
La ley fue aprobada por 60 a 52 votos luego de un intenso debate en el que legisladores opositores interrumpieron varias veces a los gritos a diputados oficialistas que hablaban a favor de la norma.
Tras años de rechazo del gobierno de Obama a la construcción de colonias, Israel aceleró la expansión de sus asentamientos desde que Donald Trump llegó al poder anunciando planes para levantar 6.000 nuevas casas en Cisjordania y Jerusalén y para construir una nueva colonia para los evacuados de Amoná.
Los palestinos reclaman la soberanía de Cisjordania, Jerusalén este y la Franja de Gaza, territorios que Israel capturó en una guerra en 1967, para fundar allí un Estado independiente, algo que la comunidad internacional considera la fórmula para la solución de este conflicto de décadas.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla
Israel enfrentó ayer una ola de cuestionamientos internacionales luego de que el Parlamento aprobara una polémica ley que regulariza de manera retroactiva miles de casas ubicadas en colonias de los territorios ocupados de Cisjordania y construidas ilegalmente en propiedad privada palestina.
La Ley de Regularización causó controversia no sólo fuera sino también dentro de Israel, y varias organizaciones israelíes defensoras de los derechos humanos dijeron que es "inconstitucional" y que preparan una petición al Tribunal Supremo israelí para que la impugne.
La norma, aprobada a última hora del lunes, es la más reciente de una serie de medidas de expansión de la colonización de Palestina adoptada por el Gobierno de derecha israelí desde la elección de Donald Trump como presidente de Estados Unidos, en noviembre pasado.
Se esperaba que la ley desatara críticas externas, luego de que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobara en diciembre una resolución que declaró ilegales todas las colonias israelíes en Palestina y de que el enviado para Medio Oriente del organismo advirtiera que la norma alejaría las chances de paz.
"Vamos a trabajar con tribunales internacionales para preservar nuestra existencia y nuestras tierras", dijo el presidente palestino, Mahmud Abbas, en declaraciones a periodistas en París tras reunirse en el Palacio del Elíseo con el presidente francés, Fran‡ois Hollande.
Por su parte, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, se pronunció a través de su vocero, Stéphane Dujarric, sobre la aprobación de esta ley y sostuvo que "contraviene la legislación internacional y tendrá consecuencias legales de alcance para Israel".
También ayer, el Gobierno británico consideró que la nueva ley "daña la posición de Israel a nivel internacional", mientras que Francia la calificó de "nuevo ataque a la solución de los dos Estados" y Alemania dijo que su aprobación "ha quebrantado de manera duradera" la confianza que tenía en el compromiso de Israel con la paz.
Nabil Abu Rudeinah, vocero del presidente palestino, Mahmud Abbas, calificó a la ley de "inaceptable" y urgió a la comunidad internacional a reaccionar de inmediato para evitar mayor "inestabilidad y caos".
La ley fue aprobada por 60 a 52 votos luego de un intenso debate en el que legisladores opositores interrumpieron varias veces a los gritos a diputados oficialistas que hablaban a favor de la norma.
Tras años de rechazo del gobierno de Obama a la construcción de colonias, Israel aceleró la expansión de sus asentamientos desde que Donald Trump llegó al poder anunciando planes para levantar 6.000 nuevas casas en Cisjordania y Jerusalén y para construir una nueva colonia para los evacuados de Amoná.
Los palestinos reclaman la soberanía de Cisjordania, Jerusalén este y la Franja de Gaza, territorios que Israel capturó en una guerra en 1967, para fundar allí un Estado independiente, algo que la comunidad internacional considera la fórmula para la solución de este conflicto de décadas.