Efectivos federales detenidos acusados de contrabando

Tres efectivos de la Policía Federal fueron detenidos acusados de intentar contrabandear mercadería al vecino país de Bolivia.

Pretendían contrabandear harina, fideos y una variedad de implementos para la lucha contra el Covid-19, como alcohol en gel.

Según las fuentes consultadas por nuestro diario, el hecho se registró el 22 de abril pasado, cuando los gendarmes del Escuadrón 21 de Gendarmería Nacional se toparon con esta escena y habrían aceptado desconfiados las explicaciones que les dieron los federales.

Habían manifestado que, patrullando la zona, habían encontrado a tres comerciantes de la ciudad de La Quiaca que pretendían contrabandear harina, fideos y una variedad de implementos para la lucha contra el Covid-19, como alcohol en gel o desinfectante, a Bolivia por el paso ilegal de la localidad de Ojo de Agua.

Cinco meses después, la versión de los policías se cayó a pedazos.

Por eso el miércoles de la semana pasada fueron detenidos, por orden del fiscal federal de Jujuy Federico Zurueta, dos altos funcionarios policiales y el chofer de esa dependencia. Los tres eran quienes iban en el móvil aquella madrugada del 22 de abril.

Al momento del operativo de abril, la carga valuada en casi dos millones de pesos puesta en el mercado, terminó secuestrada en sede de Aduana por disposición del Juzgado Federal.

El paso no habilitado

Ojo de Agua es un paraje muy usado como paso ilegal para el contrabando. Tanto comestibles, cigarrillos, droga, como hojas de coca tienen un ida y vuelta en esa zona. Es algo rutinario y los operativos son constantes.

Lo que hace este caso diferente son dos circunstancias: ocurrió en un momento especial cuando las fronteras estaban cerradas para no expandir el coronavirus, y los policías no se limitaron a cobrar para mirar para el otro lado, fueron más allá.

El primer indicio de que algo no era "normal" se tuvo cuando el juez federal le dio intervención en el caso a Gendarmería siendo que, al menos en los papeles, los federales habían "encontrado el camión cargado de mercadería".

Finalmente los entrecruzamientos de llamadas entre los contrabandistas y los policías terminaron por incriminarlos con algo más que sospechas. "La realidad fue que los policías de la Federal estaban escoltando al camión para que no tuviera problemas para cruzar a Bolivia. Iban unos metros adelante por el camino", explicó una fuente.

La principal hipótesis de los investigadores, no es que los policías cobraron una coima para dejar pasar la carga, sino que eran parte del negocio. Los tres comerciantes de La Quiaca detenidos el 22 de abril (uno de ellos iba en el móvil policial) habrían sido socios de los federales. "Creemos que se iban a repartir las ganancias una vez vendida la mercadería en Bolivia", señalaron.

Como en la provincia rige el nuevo Código Procesal Penal Federal acusatorio, los tiempos de las causas son muchos mas rápidos que, por ejemplo, en Capital Federal.

Por eso el viernes mismo los policías fueron informados de la acusación formal que pesa sobre ellos: "tentativa de contrabando doblemente agravado por haber sido cometida por más de tres personas y tratarse de funcionarios públicos", "incumplimiento de los deberes de funcionario público" y "violación del articulo 205" del Código Penal por transgredir la cuarentena.

Aunque los federales pidieron su excarcelación, el juez les dictó la prisión preventiva.

Quedaron presos y con el nuevo sistema acusatorio no sería difícil que hubiera veredicto antes de fin de año.

 

Últimas Noticias

Últimas Noticias de policiales

Últimas Noticias de Edicion Impresa

Sección Editorial

Comentá esta noticia

Importante ahora

cargando...