¿Quieres recibir notificaciones de alertas?

22°
24 de Abril,  Jujuy, Argentina
PUBLICIDAD

“Buscábamos irnos del país por la situación económica “

Guillermo Bellmann es ingeniero informático jujeño y migró con su pareja a Nueva Zelanda. Tiene 42 y vive en Auckland.
Domingo, 12 de noviembre de 2023 00:40

El jujeño Guillermo Javier Bellmann se graduó hace quince años de ingeniero informático en la Universidad Nacional de Jujuy (Unju) y logró un crecimiento profesional en Buenos Aires pero la crisis lo impulsó a emigrar. Abrazó la profesión y logró una oportunidad en Nueva Zelanda donde lleva un año y medio con su pareja, disfruta del mar y las bondades de ese país.

Alcanzaste el límite de notas gratuitas
inicia sesión o regístrate.
Alcanzaste el límite de notas gratuitas
Nota exclusiva debe suscribirse para poder verla

El jujeño Guillermo Javier Bellmann se graduó hace quince años de ingeniero informático en la Universidad Nacional de Jujuy (Unju) y logró un crecimiento profesional en Buenos Aires pero la crisis lo impulsó a emigrar. Abrazó la profesión y logró una oportunidad en Nueva Zelanda donde lleva un año y medio con su pareja, disfruta del mar y las bondades de ese país.

Tras recibirse de Analista Programador Universitario (Apu) en la Unju en 2008, partió a Buenos Aires con una oferta laboral en Tenaris del grupo Techint, y poco después terminó la carrera de Ingeniería Informática, que fue clave para su futuro. "En julio del año pasado nos mudamos acá a Nueva Zelanda a la ciudad de Auckland. Estábamos buscando irnos del país por toda la situación económica y de inseguridad que tiene la Argentina, empezamos a buscar opciones en Australia, Nueva Zelanda y Canadá, países muy receptivos con inmigrantes", dijo Bellmann.

EN HOBBITON | DONDE SE FILMÓ “EL SEÑOR DE LOS ANILLOS” Y “EL HOBBIT”.

Inició la búsqueda por Linkedin y aunque el mismo día recibió respuesta de un argentino en Australia la desestimó porque no podía acceder a la visa Working Holiday por sus 40 años y estudiar no era opción. A los pocos días surgió otra posibilidad en Nueva Zelanda, tuvo una entrevista en inglés pese a que eran empresarios argentinos, luego otras y llegó la oferta concreta, ingresó a la empresa de desarrollo del software Smartpay, de terminales de pago para cobrar con tarjetas, similar al posnet.

Por la pandemia, Nueva Zelanda estaba cerrada y tramitar la visa se complicó pero al tratarse de una profesión crítica pudo tramitar la excepción al ingresar, y desde abril tienen la residencia, una sola visa en pareja. No era de trabajo al inicio por lo que su pareja no podía trabajar pero ella aprovechó para hacer cursos gratuitos de inglés, de inserción laboral y de carta de presentación que se usa allá, luego pudo trabajar en lo mismo que en Argentina, en una peluquería.

EN QUEENSTOWN | CON AMIGOS EN LA CIUDAD AL SUR DE NUEVA ZELANDA DURANTE JUNIO DE 2023.

No fue un problema alquilar por la pandemia, pero luego se complicó por la demanda que hay. Se paga por semana ya que el salario también se abona por semana o cada dos. Según dijo, la adaptación fue fácil porque además hay jóvenes de diferentes nacionalidades. "La gente siempre habla que Australia y Nueva Zelanda son muy relajados y es cierto, lo cual es muy beneficioso en algunas cosas y no tanto en otras. Cuando uno necesita hacer un trámite, del otro lado están todos relajados y el trámite no avanza. No es tan divertido", dijo. Sin embargo el régimen de trabajo es favorable; Bellmann trabaja de 9 a 5, y le queda tiempo para aprovechar.

Ahora los días comienzan a ser más largos, se hace de noche cerca de las 8, es templado con días de 21 grados frente a los 30 de Jujuy que experimentó al visitar hace dos semanas. Va mejorando el tiempo con más sol dejando atrás el invierno, bastante lluvioso.

A ambos le gusta probar cosas, nuevos sabores, por lo que tampoco fue difícil adaptarse a la comida que es muy diferente debido a que hay mucha influencia de Asia; se encuentra comida de Tailandia, Vietnam, Malasia, China, Japón e India. Es casi inexistente la comida nativa neozelandesa, y al haber sido colonia inglesa el plato típico es pescado empanado frito con papas fritas, envuelto en papel y se come en la playa o en una plaza. La maorí es típica y se cocina en recipientes de barro o bajo tierra pero no se consigue a menos que haya un pariente que lo haga.

GUILLERMO BELLMANN EN AUCKLAND

Hablar inglés le facilitó todo, ya se había formado desde la niñez, pero reconoció que debió ajustar el cerebro al acento del país, más parecido al británico con variaciones ."Es un país muy diverso, tengo compañeros de Sudáfrica, Vietnam, China, Reino Unido, argentinos, brasileños, chilenos, australianos y neozelandeses. Hay mucha diversidad de India, de Pakistán entonces cada quien tiene su acento diferente", dijo

Se preparó

Bellmann tuvo sus primeros pasos en Tenaris de Techínt en Buenos Aires, también trabajó en Autocosmos, una página web dedicada a compra venta de autos, pasó por la jujeña Nubimetrics, luego en una consultora que le permitió vincularse con Microsoft en Estados Unidos en 2018 y quedarse cinco meses en varios viajes hasta que fue adquirida por Mercado Libre, donde trabajo en prevención de fraude en 2020 hasta que partió a Nueva Zelanda. En Jujuy tiene a su familia directa, a quienes visitó hace poco, creció en San Salvador, hizo la primaria en la Escuela Normal y secundaria en el Nacional 1.